Te gusta

Convite de mis sabores: experiencia con el vino riojano

Desde pequeña recuerdo a mi papá comprando vino para las reuniones familiares o con amigos. Mi mamá en la cocina preparaba todo lo necesario para la paella, y aunque ella es hasta la fecha la que controla todo, es mi papá quien toma control de la leña que prepara en el jardín y luego se dispone a dominar el fuego que servirá de cómplice para degustar la paella más exquisita del año.

Con curiosidad reviso las etiquetas del vino que mi papá compra cada vez que hace este platillo y veo que es un vino riojano, ¡no falla! Tampoco falla el jamón ibérico que circula por las mesas y el queso manchego de oveja que hacen que el vino y la felicidad se desborden entre los invitados. Confieso que el vino tinto predomina al blanco, pero siempre ambos son riojanos.

Y conforme fui creciendo con la seguridad que me da acompañar mis platillos con vino de esta región, descubrí el maravilloso maridaje que resulta apreciarlo con la variedad de tapas que provocan una reunión casual entre amigos. El pantomate dispuesto en un platón junto con quesos, boquerones, aceitunas, chistorra, setas al ajillo y jamón ibérico, son la fórmula perfecta para disfrutar del vino seleccionado. Así, cada reunión es memorable y en algún sentido enriquece y fortalece los lazos de amistad.

picking-the-perfect-wine-for-your-dinner_hero

Cuando conocí España

Hace relativamente poco tiempo conocí España. Bien dicen que las cosas llegan cuando tienen que llegar, ni antes ni después. Fue en el 2011 cuando viajé con mi familia a Madrid y decidimos hacer un recorrido en coche por algunas regiones. Me esperaba un experiencia maravillosa, pero este viaje superó mis expectativas. Los olores y sabores que experimenté me siguen llevando a lugares que me gusta revivir cuando preparo ciertos platillos, como el chorizo a la sidra o un buen chuletón.

Sin duda, la influencia española en nuestro país es muy marcada y esto nos ha enriquecido de muchas maneras. El cada vez mayor consumo de vino es un claro ejemplo; me atrevo a decir que nuestra curiosidad y demanda hacia el vino mexicano se deben, en gran parte, al ejemplo de los producidos en España.

regiones-de-vinos-españa

Consumir vino para acompañar nuestros alimentos es un estilo de vida. Para mí es indispensable disfrutar de un buen vino en la comida, y la oferta de vinos mexicanos actualmente es un deleite gracias a que la demanda ha crecido en los últimos años. Cada vez somos más los mexicanos que apostamos por consumir los vinos que el país produce. De hecho, me declaro ferviente consumidora de vino mexicano, pero eso es otra historia.

En la vida y en la cocina… menos es más.