Te gusta

Cristina Piño Villar; la tecnología y la profesionalización como método de crecimiento

El vino mexicano se encuentra en uno de sus mejores momentos, y eso ha sido posible gracias al esfuerzo y dedicación de miles de personas que día a día trabajan en la cadena de valor para su creación y, por supuesto, teniendo en cuenta al consumidor.

En el marco de Global Wine 2022, reunimos a cinco enólogos mexicanos de las bodegas más importantes del país y a un catedrático en viticultura de origen español, para ser parte del panel de cata del concurso. Platicamos con ellos (que tienen y han tenido en sus manos las decisiones que dictan el rumbo del vino mexicano) sobre el pasado, el presente y el futuro de la industria vitivinícola nacional, y también nos compartieron su percepción de nuestra historia vitivinícola. ¡Y toma vino mexicano!

Cristina Piño Villar – Bodegas de Santo Tomás

__________________________________________________________

La enología mexicana ha alcanzado una calidad internacional que apuesta por las tendencias modernas que tanto gustan al consumidor. Se han dejado atrás los vinos dulces, muy pesados, con mucha barrica…, se han quedado en otra era.

__________________________________________________________

El desarrollo

Durante los 11 años que he sido parte de la industria mexicana, he visto un crecimiento en su calidad. Cada vez se apuesta más por el uso tecnología en las bodegas, hay una mayor inversión en personal cualificado y especial atención en el aprendizaje.

La labor de los enólogos se ha profesionalizado con experiencia y licenciaturas, y esto hace que la calidad de los vinos haya mejorado mucho. También ha habido un incremento exponencial en los proyectos en todo México, y eso ayuda a que crezca la cultura del vino.

La apuesta

Bodegas de Santo Tomás tiene puesto todo el esfuerzo en su capital humano y en su bodega. En los últimos cuatro años se ha invertido mucho en la infraestructura de la planta y la mejora de todas las áreas de elaboración del vino, incluyendo las oficinas. Este año toca el turno al campo, vienen nuevas plantaciones, la reconversión de algunos viñedos y, sobre todo, nos centramos mucho en el sistema de riego para las plantas.

Un paso al mañana

Veo en el futuro una industria del vino mexicano muy unida, en donde incluso creemos una marca colectiva (México), con una mayor extensión de viñedos para poder satisfacer la demanda de vino del país y ampliando en todo el territorio nacional, no sólo en Baja California, sino en muy buenos terruños como Coahuila, Zacatecas, Aguascalientes y Querétaro, donde ya vemos muy fuertes inversiones. Aún queda mucho tiempo, pero también hay que plantar muchas viñas.

Disfrute y placer 

En México se ha entendido muy bien el tema del enoturismo. Se está haciendo fenomenal, se están creando salas de degustaciones impresionantes, experiencias sensoriales y un sinfín de alternativas que se dan en la visita a las bodegas, no sólo al realizar el típico recorrido, sino al hacer tu propio vino, catas a ciegas y catas con maridaje, visitar el viñedo en bicicleta o a caballo, tratamientos de spa … está muy pensado en el placer y el disfrute en torno al vino, más allá del consumo de una copa.