Te gusta

D.O. para el vino mexicano, ¿es el momento?

 

La denominación de origen se refiere a la certificación de un producto que viene de una región específica, cuya calidad y características se deben exclusivamente al medio geográfico, incluyendo factores naturales y humanos. Entre los factores naturales pueden considerarse las características de suelo, temperatura, humedad, altura sobre el nivel del mar y clima; mientras que tocante a los factores los humanos, están la tradición y los procesos que se llevan a cabo en la elaboración del producto.

México cuenta con menos de 20 denominaciones de origen (principalmente en la industria de alimentos y bebidas), en comparación con países como Estados Unidos, que tiene más de 900, y los de Europa, en donde hay más de 6000.

El sello de la denominación de origen proporciona reconocimiento internacional, ya que brinda certeza de que esos artículos tienen características que los hacen únicos, así como la protección contra la piratería o imitaciones.

Vinos mexicanos y la D. O.

En nuestro país, la regulación para obtener esta denominación se ha hecho muy compleja y pocos son los que apelan a obtenerla. En materia de vinos, con el ejemplo de otros países, la D. O. garantiza al consumidor un nivel de calidad constante y características específicas de elaboración.

Sin embargo, muchas veces en tema de D. O., enólogos de distintas regiones han opinado que realizar esto puede ser un freno a la creatividad y a la elaboración del vino. Otros expertos opinan que en México aún no se cuenta con los años que se deberían tener para identificar las características propias del vino mexicano.

La D. O. en vinos debe contemplar delimitación geográfica, variedades de uvas utilizadas, normas de cultivo como recolección de uva, lineamientos de vinificación y crianza, así como requisitos de comercialización, por mencionar algunos.

El Valle de Guadalupe, es una región en donde se produce el 80 % del vino mexicano y que conserva las características propias de una región geográfica debido a su particularidad del terruño y del clima. Contamos con especialización en los procesos y formas propias del lugar para la cosecha y proceso de vino. Según lo anterior, contaríamos casi con el cuadro completo que nos permitiría irnos por la D. O. únicamente geográfica, ya que es más fácil de administrar y controlar sin limitar la creatividad, proporcionándole una seriedad y compromiso a la industria del vino mexicano, para exportar y ser reconocidos a nivel mundial.

La preocupación actual de los productores y de bodegas como Monte Xanic, es continuar fomentando la cultura del vino entre los mexicanos. Por ello trabajamos para que más bodegas puedan continuar una garantía de consistencia en sus vinos y su profesionalización, que debe ser nuestro enfoque principal.