Te gusta

De gustos y matices: el maridaje de la vida

La Real Academia Española define maridaje como: “enlace, analogía o conformidad con que algunas cosas se enlazan o corresponden entre sí”. En términos de gastronomía, el maridaje hace referencia a “matrimoniar” metafóricamente la comida y el vino. En realidad, más que un matrimonio, hablamos de armonías… Armonías para equilibrar e incluso potenciar los sabores.

Más allá del nombre, lo cierto es que se trata de una pareja: comida y vino. Y mejor aún, se trata de disfrutar el momento. ¡Cuántos momentos nos otorga la vida para poder disfrutar con los amigos, cuántos instantes podemos capturar alrededor de una botella de vino, aún sin que la comida le vaya a la bebida, y cuántas historias se pueden tejer en un bello atardecer!

Aunque existen principios básicos de maridaje, para no sentir que sólo bebimos y no comimos (o viceversa, que sólo comimos y no bebimos), la verdadera armonía del vino está en la vida misma, en los instantes en que disfrutamos, en las personas que nos rodean y comparten esa botella con nosotros.

Maridaje-BG

 Maridajes y celebraciones para compartir

Una rica cochinita pibil con un vino espumoso mexicano será una práctica y económica opción para celebrar con los amigos. Se puede solicitar servicio a domicilio o que alguien pase por la orden para llevar a casa y taquear a gusto. El vino se puede conseguir en tiendas de autoservicio y listo, a disfrutar con los amigos.

Si la ocasión es una cena romántica en pareja, tal vez con un anillo de compromiso o simplemente para disfrutarse el uno al otro, una terrina de foie gras con cerezas y almendra tierna será un excelente testigo de amor junto con un Cava Rosé Semi-Dulce. Las burbujas no sólo se sentirán en el paladar, sino también en el estómago.

La-temperatura-de-servicio-de-los-vinos-1

O qué tal aprovechar esta fecha para celebrar tu aniversario con unas tartaletas de mole poblano y champagne. Ya sea que festejes tu primer año o tus Bodas de Oro, en este maridaje encontrarás la armonía perfecta junto a los amigos que te han acompañado a lo largo de la vida.

Si la fecha te tomó por sorpresa y no hay pareja ni amigos, ¿por qué no disfrutar el momento con una rica ensalada de atún casera con un vinito rosado para brindar contigo? El estrés diario que has vivido bien merece una recompensa.

Hoy, el brindis es por esos momentos especiales, por esa persona que tanto amamos (aún si ya no está con nosotros). Hoy, brindemos por aquellos maridajes cotidianos, no sólo de comida y vino, sino de personas, lugares e ilusiones: ¡salud por el maridaje de la vida!