Te gusta

De Singapur a México: arte comestible

Periodista María de los Ángeles Elizalde

[email protected]

Janice Wong, egresada de Le Cordon Bleu de París, nombrada como la mejor Chef pastelera de Asia, propietaria del restaurante de postres 2am Dessert Bar en Singapur, vino a México con la exposición Edible Art.

Por ello, la chef Daniela Lara (chef repostera) y Josué Rodríguez (chef ejecutivo) del hotel Live Aqua, dejaron volar su imaginación y decidieron realizar la primera exposición de arte comestible en México. Ocho meses atrás esta idea era sólo palabras, conceptos e imágenes impalpables, pero después de un paulatino proceso ambos lograron formar un grupo de talentosos chefs que estaría liderado por la reina del edible art (arte comestible): Janice Wong. De esta manera Mario Terrés, Fernanda Prado y Mao Montiel, se unieron a este atractivo proyecto.

e1

El tema sería “El todo y la nada, el blanco y el negro”, dos colores que, en palabras de Montiel, son “distintos en significados, pero a la vez pueden tener la misma definición gracias a la perspectiva de cada persona”. Fue así como los colores blanco y negro, con toques de morado, verde, rojo, naranja o gris, tiñeron los malvaviscos, las gelatinas, o los lienzos a base de chocolate, bombones y paletas que formaron las “gotas” de mezcal, las “cuatro estaciones” de malvaviscos, el “movimiento en punto muerto” (instalación hecha a base de tubos pintados con chocolate pintado), los “globos de chocolate”, o la impresionante pared de chocolate hecha con 100 kg de cobertura, una altura de 4.2 x 2 m de ancho desde la cual Janice Wong (propietaria del restaurante 2:am Dessert Bar y ganadora por segundo año consecutivo del premio Mejor chef pastelera de Asia) derramó chocolate tibio para seguir “pintando” su obra mientras el público se encargaba de devorar el exquisito líquido.

Janice Wong o la pasión por la pastelería

Mientras los cuadros saciaban el antojo de los visitantes, Janice Wong conversó con nosotros para adentrarnos en su mundo. Esa pasión llegó a ella hace diez años cuando estudiaba economía en Melbourne, Australia. En ese lejano continente, los ingredientes frescos de los campos la atraparon y desde ese momento supo que su vida estaría dedicada a la cocina. Después de estudiar en Le Cordon Blue en París, Wong perfiló su estilo hacia la pastelería; tras laborar por varios años en restaurantes de alto nivel como Per Se o Alinea, encontró su propio estilo, que define como “pastelería progresiva”, ya que utiliza técnicas clásicas cambiando la forma de presentar los platos y sabores. Así nacieron diversas ideas, pero en 2010 cerró los ojos por tres días y lo único que existió fueron ella, su libro (Perfection in imperfection) y su imaginación. Terminada su obra (que define como lo mejor que ha hecho en su vida porque fue algo de ella para ella), deseaba que las 400 personas invitadas a la presentación de su ópera prima probaran su libro, así que hizo su primera instalación de arte comestible: The marshmallow ceiling (el techo de malvavisco) y lo demás es historia.

e3

Así, después de tantos años Janice Wong (apasionada del chocolate, los huevos y las sales), montó su primera exposición en el Distrito Federal gracias a la visión de chefs mexicanos quienes cumplieron su deseo de romper barreras y crear por primera vez esta maravillosa propuesta de edible art en la Ciudad de México.