Te gusta

Don Julio, el tequila más reconocido del mundo

Charlie Greener, Daniela Guerra y Enrique de Colsa, tres personajes detrás de Don Julio, charlaron con El Conocedor sobre el tequila de México con mayor reconocimiento y sus nuevos proyectos.

Enrique, ¿cuáles son las bases de Tequila Don Julio?

Don Julio González comenzó a hacer tequila a los 17 años de edad, en una época donde esta bebida aún no alcanzaba la calidad de nuestros días. Sin embargo, hace 80 años aquel joven tenaz enfocó su dedicación en crear el mejor tequila del mundo, y luego de perfeccionar cada proceso de elaboración, logró despertar los especiales aromas y sabores que caracterizan a este destilado, creando las bases de Tequila Don Julio, marcando una nueva era para la industria tequilera.

La pasión, la entrega y el esfuerzo son tres valores que don Julio nos transmitió a quienes tuvimos la fortuna de trabajar con él, y hoy son los pilares que respaldan al tequila mejor reconocido del orbe.

¿De qué forma Don Julio ha sido partícipe de la historia del tequila?

Para las nuevas generaciones, Don Julio ha existido desde siempre. Es la marca que revolucionó la industria y que con el tiempo se convirtió en un clásico. Nuestros lanzamientos han sido siempre en ese sentido, buscar hacer cosas diferentes.

Don Julio Añejo 1942, por ejemplo, se lanzó en 2002 cuando celebramos 60 años de que don Julio comenzó a hacer tequila. Pero hace dos décadas no existían los tequilas suaves con notas tan delicadas y a la vez complejas, por ello surgió como una edición limitada, pues no estábamos seguros de la forma en la que gente reaccionaría a algo tan revolucionario. No obstante, podemos ver que con 16 años en el mercado, es un gran tequila que la gente conoce y adora.

En 2012 llegó Don Julio 70, el primer tequila Añejo Cristalino en el mundo, no se había hecho un añejo igual. Fue creado para respetar las notas características que aporta el añejamiento en barricas, con la juventud y frescura de un tequila blanco. Hoy es la etiqueta con mayor crecimiento en el país, y ha sido acreedor a precios nacionales a la Mejor Marca por cuatros años consecutivos. No es coincidencia que encontremos más de una decena de marcas tratando de replicarlo.

De forma interna seguimos rindiendo homenaje a don Julio, por ello creamos una edición especial de 75 años: Don Julio Reposado Dos Barricas, una colaboración con Buchanan’s disponible sólo en México.

¿Cuál ha sido la última apuesta de Don Julio?

Nuestro último lanzamiento es Don Julio Reposado Claro, un tequila en el que utilizamos los sistemas que creamos para elaborar Don Julio 70, pero en esta ocasión a partir de un reposado para crear un tequila más noble, más suave y que se puede mezclar perfectamente en coctelería. Al ser filtrado con carbón, recupera sus notas de alcohol y sus perfiles herbales; termina más fresco, no es tan complejo y va muy bien en tragos largos que se pueden disfrutar toda la noche.

Al diseñar este tequila pensamos en crear un perfil joven, fresco y amable, totalmente transparente, y gracias a su potencia se puede disfrutar derecho o en coctelería.

Charlie, ¿hacia dónde avanza el tequila en México y el mundo?¿Qué tendencias veremos en los próximos años?

Esta categoría se está transformando en una de las más emocionantes y populares a nivel mundial, y a medida que la cultura mexicana contemporánea se hace más conocida y tradicional, esperamos que la tendencia mundial en tequila deluxe (al alza), continúe en los próximos años.

En ninguna parte es esa tendencia más pronunciada que aquí en su mercado nacional. Vemos una clara preferencia hacia lo Premium en la categoría, con un crecimiento masivo de este tipo de tequilas (liderados por el crecimiento de Tequila Don Julio), con un estancamiento o declive de las principales marcas, ya que este destilado se convierte en un símbolo de estado contemporáneo que responde directamente a los deseos del consumidor para productos locales con procedencia, historia y artesanía.

La gran novedad en los últimos años ha sido el surgimiento de los tequilas cristalinos, un nuevo segmento que fue pionero con el lanzamiento de Don Julio 70 en 2012. En los próximos años esperamos siga aumentando esta línea, así como de la continua popularidad de los blancos, que cada vez son más frecuentes en la cultura de la coctelería en el país.

Daniela, platícanos un poco sobre los proyectos especiales de Don Julio, La última generación de artesanos y Mano a mano, ¿qué es lo que esperan?

Tenemos grandes planes. Don Julio es una marca a la que le gusta sorprender a sus consumidores, pero principalmente enaltecer el trabajo de cientos de manos que están detrás de cada botella y que hacen posible que cada una llegue hasta sus mesas.

Mano a Mano, por ejemplo, es una plataforma cooperativa que intenta la conservación de las tradiciones y técnicas del pasado mediante la unión de artistas emergentes con artesanos bien consolidados y que siguen trabajando con técnicas que les enseñaron sus antecesores. Con esto, pretendemos que las nuevas generaciones reinterpreten estas tradiciones manteniéndolas vigentes y actuales.

La última generación de artesanos, es con lo que presentamos la problemática; la artesanía está despareciendo, ya que las nuevas generaciones prefieren invertir menos tiempo en el trabajo a mano.

Enrique, ¿cuál es el secreto para ser un clásico y al mismo tiempo mantenerse a la cabeza en temas de innovación?

La clave es respetar a cada generación en su debido tiempo. Estamos orgullosos de ser siempre el cambio, lo que sentimos es agradecimiento. Nuestro impulso es la pasión, el ser pioneros y reinventar la industria tequilera. Impulsados por el espíritu de don Julio seguimos reinventándonos y apostando por hacer las cosas de forma diferente.

Fotos: Edgar Xolot