Te gusta

Dulces tradicionales mexicanos maridados con vino

Las fiestas patrias son un pretexto perfecto para además de celebrar la libertad de nuestro país, festejar y deleitarnos con una de las maravillas de México: la cultura gastronómica.

¿Quién no ha disfrutado de una palanqueta, un merengue o un tamarindo? Los dulces tradicionales mexicanos son un pedazo de sabor que nos representa y que además su proceso de elaboración se ha conservado de una forma 100% artesanal. Pero ¿alguna vez habías pensado en maridar estos dulces con vino (claro, mexicano)? Carlos Parrodi, sommelier corporativo de Bodegas Domecq nos da una guía de cómo hacerlo con los dulces típicos más populares:

Cocada

Una mezcla de coco, con leche, azúcar y en algunas ocasiones nuez, es uno de los principales representantes de esta gama de tradición. Gracias al coco como predominación en el sabor, te recomendamos maridarlo con vino blanco.

Pepitoria

Oblea de harina de arroz doblada por la mitad, que en su interior tiene hilos de miel generalmente de piloncillo con pepitas de calabaza. Para balancear lo dulce, el vino tinto será su mejor amigo

Ate de membrillo

Un dulce muy fácil de elaborar a base de membrillo, azúcar y agua, pero con un sabor potente y notas agridulces. Una copa de vino blanco, un poco de queso manchego y el até explotan de sabor en boca

Fruta Cristalizada

Las más comunes son el camote, calabaza, higo, piña, kiwi y manzana, estas pasan un proceso donde primero son sumergidas durante 24 horas en agua con cal para después ser sumergidas en piloncillo y así permita generar la textura endurecida. Vino tinto para deleitarse con las notas que brindarán juntos.

Palanquetas de cacahuate

Uno de los dulces mexicanos más clásicos y conocidos, la miel, el azúcar y el piloncillo generan unas notas agridulces que serán fantásticas en boca con el vino blanco.

Cajeta

Generalmente elaborada a base de leche de cabra con notas a vainilla y canela, la cajeta es un dulce que puede acompañar a galletas, pasteles, panes entre otros, disfrútalo con vino tinto.

Alegrías

Amaranto y miel, una combinación saludable y deliciosa, gracias a las diferentes texturas que aporta y notas dulces dentro de esta barra de sabor el vino blanco aportará gran definición y balance de sabores delicados.

Dulce de tamarindo

Una de las explosiones de sabor más interesante y diferente, el tamarindo con vino tinto es hacer honor a dos grandes sabores que en boca son persistentes y distintos, pero que generan una conexión única.

Los vinos mexicanos que te recomendamos para maridar estos dulces son Chateau Domecq tinto y blanco; dos vinos de Bodegas Domecq originarios del Valle de Guadalupe con peculiaridades y características que te harán pasar un momento asombroso. Disfruta y juega con los dulces y el vino; ve ir reconociendo sabores y texturas mientras deleitas un cachito de nuestro país.

¡Viva México y viva el vino mexicano!