Te gusta

El carajillo perfecto sí existe ☕

La costumbre que nació de la tradición española de mezclar el café con un licor, que se dice que se hacía para ahorrar tiempo antes de la batalla o el trabajo por la mañana, es hoy una de las prácticas más populares de la sobremesa mexicana. A pesar de que está presente en todo el mundo, la versión nacional se suele preparar mezclando un licor de hierbas español famoso por su contenido de azúcar, con una carga de espresso sobre hielos, resultando un trago complejo y estimulante.

¿Cuántas veces te has decepcionado por el carajillo que te sirven en un restaurante o por el que resulta cuando lo preparas casualmente en tu casa? Sorprendentemente, preparar el carajillo perfecto es posible en cualquier hogar, con tan solo dos ingredientes. Conocer por qué funciona es la mejor forma de hacerlo, aquí te lo explicamos.

 

 

La receta

Como todos los cocteles, un carajillo es solo tan bueno como sus ingredientes. Por lo tanto, necesitas un buen licor de hierbas y café express recién extraído, ya que su espuma es crucial para el éxito y la apariencia de este trago. Puede parecer extraño servir café caliente en un shaker con hielo y agitarlo inmediatamente en lugar de usar café frío, pero la clave de su preparación está en conservar la espuma del café en el trago.

La ciencia que existe detrás del gran maridaje que hacen el café y el popular licor de hierbas está en sus propiedades de sabor y complejidad, compartiendo notas de sabor tanto similares y complementarias. El dulzor, así como los perfiles cítrico, botánico y floral son algunos de los elementos que hacen esta gran mancuerna.

 

 

La garnitura

Aunque tradicionalmente el carajillo no lleva una garnitura, te sugerimos elevar tu juego con un zest de naranja, cuidando no extraer los aceites esenciales de la piel, ya que su potencia puede opacar las sutiles notas del coctel.

 

 

Carajillo shaken

  • 50 ml de licor de hierbas español
  • 30 ml de café espresso

Técnica: shake

Para decorar: zest de naranja sin exprimir, flotando en la superficie.

Preparación: enfría tu vaso; coloca el licor, el café y hielo en el shaker y agita bien. Cuela con la tapa del shaker y sirve en un vaso old fashioned o copa globo.