Te gusta

El discreto encanto de los vinos californianos (Parte 2)

California

A partir de la segunda mitad del siglo XX, en California se produce el 90 % de vino de origen estadounidense. La zona cuya fama ha crecido es Napa, en la cual se produce un Cabernet Sauvignon robusto, sedoso en boca y gran capacidad de guarda; los expertos le llaman el paulliac del oeste, haciendo referencia a los vinos de Francia.

Napa es una región vinícola que se caracteriza por la producción de grandes vinos, es decir, al igual que Burdeos, goza de unas condiciones climatológicas favorables para el cultivo de la vid. Cabe mencionar que algunos de los vinos más caros del Nuevo Mundo provienen de esta región. Napa, al igual que el modelo francés, creó un sistema de calidad que controla los rendimientos y las calidades de los vinos. A este sistema se le conoce como AVA (approved viticultural area): las AVA son un tipo de identidad geográfica que se utiliza en toda la nación; cuando en la etiqueta aparece el signo AVA, el vino contiene el 85 % de uvas de esa región; si menciona una uva deberá contener el 75 % de la uva de esa área; o bien si menciona añada, el vino deberá contener el 95 % de uvas de ese año en específico. Algunas marcas importantes son: Stag’s Leap, Oak Ville y Howell Mountain.

La historia de la viticultura del Nuevo Mundo, proviene de los esfuerzos compartidos por los diferentes enólogos que salen de Europa y llegan a América a compartir sus conocimientos y a buscar nuevas formas de hacer vino. Eso sí, conservando la idea de que el mejor vino es el francés. En Napa, el tema de la globalización permeaba en dos formas: la primera era que Estados Unidos contaba con el recurso económico suficiente para invertir en sus viñedos, es decir, en importar enólogos, técnicas de vinificación, vides e inclusive tipos de suelo que favorecieran la producción de vino; y la segunda en la apertura de mercados, donde este país tenía en mente que su vino se vendería dentro y fuera del mismo.

La significación cultural del vino en Napa no estaba basada en un pasado histórico como en el caso de Francia, sino en una búsqueda de un estilo propio y diferente al ideal francés donde se buscaba romper con el estilo europeo pero conservando la calidad, con un estilo amigable, fresco, y que generara ventas. Sin embargo, California aún no encontraba la manera de atraer la mirada de los mercados internacionales y fue hasta 1976 cuando la historia daría un giro para dar paso a nuevas regiones de vino, nuevos estilos y la inclusión de gastronomías ajenas a las europeas para el tema del maridaje: la apertura de estilos y la conformación de una nueva identidad vinícola

Para la segunda mitad del siglo XX, Estados Unidos contaba con una producción de vino significativa. El vino que se producía en California era calificado como “malo” desde el punto de vista europeo, específicamente del francés. No obstante, esta calificación descubría el prejuicio de los franceses hacia los vinos de otras regiones, lo cual limitaba las opciones vinícolas del consumidor.

Uno de los personajes que contribuyeron a la conformación de una tradición vinícola en California, sin duda es Robert Mondavi, quien en 1966 fundó su propia bodega instaurando técnica, innovación y mercadotecnia para la comercialización de sus vinos. Dentro de su línea Premium encontramos al Opus One, cuya mezcla es bordelesa, es decir, Cabernet Sauvignon con Merlot.

vinos2

La Chardonnay en suelo californiano

En 1997, el vino de nombre Robert Mondavi Chardonnay fue evaluado como el mejor vino blanco del mundo dentro de los concursos europeos y en cierta manera es comprensible, ya que el vino expresaba a una uva Chardonnay que se da dentro de las mejores regiones de California: Napa y Sonoma.

El estilo de la Chardonnay californiana se puede direccionar principalmente en dos sentidos; uno es hacia el estilo francés, lo cual nos remite a que algunos vinos blancos nos recuerden los paisajes y los aromas borgoñeses, y el segundo es hacia lo amable y atractivo del suelo californiano, ideal para después de una jornada ardua de trabajo. El Chardonnay se ha logrado adaptar al suelo californiano y permite que los vinos puedan envejecer adecuadamente, desarrollando una complejidad aromática importante. Para disfrutar de un buen Chardonnay, se debe permitir un envejecimiento en botella para que sus aromas y sabores se acentúen.

El estilo de los vinos blancos de California marcaron un rumbo diferente dentro de la historia del vino, por lo que lo amigable de sus vinos permitió que diversos paladares se dejaran seducir por una copa, incluyendo hasta los más exigentes, como eran los franceses.

El “Juicio de París”

En 1976, el británico Steven Spurrier decidió enfrentar los vinos de origen californiano contra los franceses, seguro de que los ganadores serían los últimos. La cata se celebró en París y para sorpresa de todos, se les dio la victoria a los vinos de Napa Valley derrotando al modelo a seguir en el cultivo, producción y consumo del vino: Francia.

El llamado Juicio de París”, fue un concurso celebrado hace 30 años en el que sólo participaron caldos californianos y franceses, lo cual produjo un terremoto en la industria vinícola francesa y puso de moda en el mundo entero a los victoriosos vinos californianos.

Tres décadas después, Steven Spurrier decidió convocar nuevamente a los contrincantes, pero el resultado fue el mismo en la reedición del combate. El encuentro, que tuvo lugar en el corazón de los mejores vinos californianos del valle de Napa y en una importante vinoteca de Londres, ha vuelto a dar la victoria a Estados Unidos. Al igual que entonces, los expertos han examinado los mismos caldos de la cosecha de 1976 y otros recientes. Los catadores han tenido que degustar los vinos tintos y blancos a ciegas, sin saber su procedencia, con el fin de dar un juicio objetivo.

vinos3

A partir de esta cata el vino comenzó a permear dentro de diversas culturas que le eran ajenas anteriormente. Por ejemplo en México, a pesar de que ya se hacía vino en la época de la Colonia y de que en 1545 surgió Casa Madero como la primera vitivinícola, no fue sino a partir de 1970, cuando se comenzó a invertir de manera formal en el cultivo, crianza y cultura del vino, es decir, una vez que la zona de California se reconoció como una región con potencial para producir vinos de calidad. Después de la cata de 1976, se habló de estilos de vino y se dejó atrás la idea fija del vino como una bebida para paladares expertos y gente conocedora, por lo que se debe reconocer el esfuerzo que California hizo en mostrar una cara del vino más amigable y accesible para el resto de las personas que le temían al vino.

¿Sabías que…

Cada año cerca de 8 millones de personas visitan el valle de Napa, convirtiéndolo en una de las atracciones más populares atracciones turísticas de California, después de Disneylandia?