Te gusta

El mejor maestro ronero del mundo: Tito Cordero

Nombrado como el Mejor Maestro Ronero del mundo durante el Uk Rum Festival en octubre de 2011, este año repite con el mismo nombramiento en el mismo festival. Un orgullo para su país y para DUSA (Destilerías Unidas, S.A.).

Paulina Monarrez Córdoba

Apasionado, íntegro, dedicado, orgulloso, respetuoso de la tierra, de cada proceso en la realización del ron hasta la obtención del producto final, ése es Tito Cordero, maestro y experto en la creación de los rones venezolanos: el Ron Diplomático.

Este venezolano de 56 años, casado y con dos hijos universitarios, tanto él como su esposa son ingenieros químicos, egresados del Instituto Universitario Politécnico Barquisimeto, que es donde se encuentra la destilería. Cuando estudió Ingeniería Química, trabajó en Licorerías Unidas, A.C., antecesora de Destilerías Unidas, A.C. Al culminar sus estudios, siendo Venezuela un país productor de petróleo, como ingeniero químico lo más común o lo que se acostumbraba hacer, era trabajar en una refinería; él no fue la excepción y entró a una donde trabajó alrededor de 6 años. Por razones familiares (se había casado y cada uno tenía que vivir en lugares diferentes) tuvo que regresar a la región donde estudiaba. Después de seis años de ir y venir, se hizo muy cansado y más que suficiente.

Él dice que “el amor de una mujer, le dio pie a enamorarse del ron”. Cuando regresó a su ciudad natal, su primera intención era buscar trabajo en esa destilería donde hizo su pasantía (DUSA), fue así como lo logró, y entró a esa destilería cautivadora, y atractiva que está inmersa dentro de un plantío y hacienda de caña de azúcar, donde pasa el río por un costado, todo lo opuesto a una refinería de petróleo, y en donde se está rodeado de humo, tuberías y concreto. Al entrar ahí, lo hizo en el área de fabricación de destilados y bebidas y ya tiene más de 25 años trabajando ahí. Así creció profesionalmente en lo que es el arte de hacer ron, donde pasó por los diferentes departamentos como jefe de destilería, gerente de elaboración, también manejó control de calidad, suministros, e inclusive administró la hacienda de caña de azúcar y la parte legal. Fue de esta manera en que en este recorrido conoció al dedillo lo que es la industria del ron y sus diferentes procesos y se fue formó como maestro ronero; él dice que este título se hace en gerundio, porque se forma haciendo ron, porque no hay una universidad o una academia en la que te puedas graduar como tal.

 Captura de pantalla 2014-07-22 a las 11.42.27

Sus inicios como maestro ronero

Este nombramiento lo obtuvo en el 2011 y este año también. En Venezuela por muchos años no existía ese término, porque no se estilaba; simplemente, si tú hacías ron, eras llamado gerente de producción o gerente de calidad, no obstante que hacías muchas funciones del maestro ronero, cuyo título se formalizó en los últimos 7 u 8 años, con ese cargo en especial y existente en la empresa. Entonces cada una de las casas del ron designó su propio maestro ronero y más o menos todos tienen perfiles parecidos, son profesionales en el área de Química y tienen un desarrollo de la empresa por muchas áreas, a diferencia de otras fábricas de ron o de este ámbito. Un maestro ronero, no sólo mezcla la bebida final, sino que se involucra en cada una de las etapas del proceso de elaboración de la bebida hasta obtener el producto final, lo cual es más amplio.

Para Tito Cordero, hacer un buen ron se asemeja al arte, y como todo arte, requiere primero el dominio de la técnica. Él hace la comparación con una paleta de colores y un lienzo en blanco, según se mezclen esos colores se obtendrán distintos matices en el cuadro, para que el resultado final sea una obra de arte, que es lo mismo que espera un pintor; al hacer un ron se tiene una concepción de lo que se quiere y de los ingredientes que se tengan, así como de las diferentes añadas y de cómo se combinan en función de tener el perfil que se ha buscado.

Captura de pantalla 2014-07-22 a las 11.42.49

El ron es una bebida que tiene la personalidad de un hombre y sus marcas expresan los diferentes momentos de la maduración de éste. En el caso del Ron Diplomático Añejo, menciona: “tenemos un ron liviano, pero con el ímpetu y la fuerza de la juventud, ideal para tomarse con refrescos de cola y jugos; con el Reserva, tenemos uno más estructurado, pero también se pueden preparar algunos cocteles con jugos; con el Reserva Exclusiva, llegamos a una etapa de gran madurez, más sobria, más compleja, más profunda, y donde es mejor tomarlo solo o en cocteles donde la base es el bourbon, pero en vez de éste utilizas el ron; finalmente, cerramos con broche de oro con Ron Diplomático Ambassador, que es el producto más insondable, memorable, elegante, complejo, untuoso y fino, un ron que no se compara a ninguno por su paso de maduración en barricas de roble americano y barricas españolas de Pedro Ximénez; es un ron ideal para tomarse solo y despacio, pero con una muy buena compañía”, puntualizó.

Artículo publicado en la sección “Entrevista Destilados” del número 36 de la revista El Conocedor.