1

El precursor, historia del vodka

Disputa de países, fue Polonia o Rusia el precursor de la Vodka, mucho se ha hablado, pocos lo reconocen, pero la verdad es que la historia del vodka, se originó en Moscú, Rusia se originó esta bebida que enriquece el paladar de muchas personas alrededor de todo el mundo.

No es una historia de chismes del espectáculo, de ficción o un cómic hecho por Marvel, es la historia detrás del mito, de lo que pudiera ser una verdad escondida y poco conocida, en sí es donde la historia y la leyenda se entremezclan. Habiendo dos versiones de los hechos, un monje y un embajador genovés.

Cuenta la primera, que el Monje Isidoro, monje griego de la ciudad de Fesalia, que formó parte de una delegación eclesiástica rusa en 1438, llevó a cabo en Rusia la primera destilación artificial. Isidoro acudió a Florencia, a Venecia y Ferrara, fue a visitar distintos monasterios; en esos tiempos, la delegación religiosa se encontró con destilerías que producían con fines medicinales una sustancia alcohólica llamada aqua vitae (el agua de la vida en latín) en una época en que los monasterios eran centros de la ciencia.

Por apoyar al Papa, a su regreso a Moscú fue encerrado en el monasterio Chudof. Es ahí donde la historia se junta con la leyenda. Se dice que se permitió al monje realizar diversos experimentos, entre ellos destilar valiéndose de granos. Fue así que elaboró la primera vodka. En 1441, con este invento, hizo dormir al guardia, huyendo a la ciudad de Tvier y dejando a su paso y suerte, el primer destilador hecho en el país. Más tarde, el monje se dirigió a Roma y luego a Constantinopla, donde llevó a cabo negociaciones para mantener la ciudad fuera del alcance de los turcos.

Finalmente se estableció en Quios, una isla a la que llamaban la Isla del vino. En  Constantinopla los monjes rusos brindaban con vino destilado, brebaje que habría causado tal impresión entre los rusos que regresando a la patria comenzaron a crear el primer destilador casero. El alcohol se producía de granos, ya que la uva no crecía en el país. El líquido resultante, aqua vitae, se constituyó un antecedente de la vodka.

Por otra parte, se afirma que el primero en llevar esta aqua vitae a Moscú fue el embajador genovés de la ciudad, quien la trajo de un viaje por asuntos comerciales desde Lituania. La bebida no fue del interés de la corte rusa, por lo que la emplearon exclusivamente para uso medicinal.

Entre 1448 y 1478 la industria alcohólica en Rusia presentó un desarrollo tecnológico que se reflejó en el proceso de destilación de alcohol de cereal a partir de materias primas domésticas. En este último año, Iván III introdujo el primer monopolio estatal en la producción de “vino de granos”. Asociado con esto, surgieron los primeros establecimientos para beber, que llevaban su nombre en tártaro, Kabak. En 1533 apareció la primera taberna en Moscú. En 1885 la vodka se vendía en baldes de 12,3 litros.

En tiempos de Yekaterina II (Catalina la Grande) finalmente se logró elaborar vodka de elevada calidad. Recibir un vodka como obsequio era un regalo digno de un monarca. Catalina se percató de que los nobles, para evadir el monopolio del Estado, destilaban vodka en sus tierras y por tanto introdujo un impuesto sobre la producción del vodka. Cada persona que deseara producir una bebida alcohólica por su cuenta tenía que pagar una gruesa cantidad de dinero al tesoro público.

A lo largo de esta época apareció una gran variedad de tipos de vodka. En tiempos del reinado de Aleksandr II y de su sucesor Aleksandr III, como también de Nikolai II, Rusia aumentó sostenidamente su influencia en la economía mundial, en la segunda mitad del siglo XIX la vodka rusa alcanzó reconocimiento mundial.

Como ya se ha mencionado, el químico ruso D.I. Mendeleyev (autor de la tabla periódica de los elementos), calculó la combinación ideal de agua y alcohol que creaba la vodka más sabrosa de todos los tiempos. En 1894 la creación de Mendeleev fue patentada como Moscovita especial.

A  principios del siglo XX, la adicción al alcohol en Rusia adquirió ribetes de epidemia, por lo que en 1914 el gobierno prohibió la producción y venta del vodka, que se extendió por casi 10 años.

Stalin levantó en 1924 la prohibición sobre el alcohol. Introduciendo el concepto de los 100 gramos para los soldados del ejército soviético, ayudándoles a sobrevivir. En tiempos de Stalin la fabricación de vodka alcanzó hasta 1 millón de decalitros anuales.

En 1985, Gorbachev -el primer Secretario general que no bebía- estableció la ley seca, que estuvo vigente hasta 1990.

Mercado actual de la vodka en el mundo

Su volumen es de 520 millones de decalitros y crece a un ritmo anual promedio de 1.5 por ciento.

Rusia  produce más de 3 mil tipos, destacan las marcas Stolichnaya y Smirnoff. Polonia, insiste en afirmar que él fue el precursor de la vodka, hoy en día elabora 150 millones de litros de vodka, produciendo dos tipos de vodka, el primero, denominado puro, que no posee un aroma y un sabor marcado y el segundo, de alta calidad, que es ligeramente aromatizado.

Suecia produce en el sur de su territorio la marca más conocida Absolut, que se comenzó a elaborar en 1879.

Finlandia, en 1958, vio nacer a la marca Koskenkorva, que reinó por mucho tiempo hasta que surgió en 1994, la vodka Finland, la cual se exporta a todo el mundo.