Te gusta

Estambul

Estambul es un lugar mágico para comer, descansar y beber una rica copa de Raki.

En Estambul, la ciudad más grande de Turquía y una de las más habitadas de Europa, la fusión de culturas, razas y religiones crea una experiencia gastronómica única, en la cual la cocina de todos los días es un verdadero acontecimiento culinario.

Estambul es una de las ciudades más visitadas y seductoras del mundo, ya que al haber sido capital de tres imperios, ofrece al turista un mundo de culturas, religiones, sabores, mercados, callejones, bares, restaurantes, tiendas, mezquitas, templos, y una vista única, al estar situada en el medio de Asia y de Europa a la vez.

Caótica y serena, con 15 millones de habitantes, Estambul es un destino de puros contrastes al ser una ciudad completamente oriental y al mismo tiempo una ciudad cien por ciento europea. Moderna y tradicional, antigua y cosmopolita, Estambul se encuentra en todo su esplendor entre el mar de Mármara y el mar Egeo.

La historia de la bella Estambul empieza con la fundación de Bizancio, establecida por colonos griegos de Megara en 667 a.C. y nombrada así en honor de su rey Byzas.

A través de los años, la ciudad estuvo en manos de los persas que la ocuparon y la destruyeron en el siglo V a.C. Fue recuperada por el espartano Pausanias en el año 479 a.C. y reconstruida en el año 478 a.C.

Estambul ha pasado por muchas culturas, razas y religiones entre ellos judíos, musulmanes, católicos y africanos.

La combinación de imperialismo y posición estratégica hizo que desempeñara un papel importante como encrucijada de dos continentes (Asia y Europa), y más tarde como un incentivo para África y otros territorios en términos de comercio, religión, cultura y gastronomía.

Estambul es una ciudad multifacética exaltada por la belleza de sus enigmáticos contrastes y coloridos matices.

El turista que viaja a esa hermosa ciudad tendrá que contar con mucho tiempo, ya que Estambul es enorme y cuenta con varias facetas y lugares mágicos que descubrir. Es un lugar que ha conservado su ángel. Es un lugar insólito y paradojo.

Lo primero que vemos al llegar a Estambul es el Bósforo. El Bósforo es un estrecho que divide en dos partes la ciudad, conectando al mar de Mármara con el mar Negro, mismo que separa literalmente a Asia de Europa. Hay dos puentes sobre el estrecho; el puente Bogazici de 1074 metros de largo y el puente FSM de 1014 metros. Estos dos puentes unen a Estambul con las vecinas ciudades asiáticas de Uskudar y Kadikoy, las cuales se han conurbado con Estambul durante la segunda mitad del siglo XX.

Estambul es el encanto y el dilema de una ciudad que ha vivido al cruce de múltiples civilizaciones. Sus callejones suben como por un laberinto misterioso hacia el gigantesco Bazar, con sus hermosas puertas de madera, las fachadas multicolor, los miradores hacia el estrecho, los artesanos, las tiendas, las mezquitas, los palacios, los puestos de la exquisita gastronomía típica y los cafés donde se sientan los hombres para ver pasar el tiempo mientras toman una taza de café turco o una copita de Raki; encuentros llenos de rostros fascinantes, Estambul cautiva por su gente y por sus raíces.

Es una ciudad marcada por su pasado de intrigas a lo largo de los siglos y por su situación geográfica que la hacen un lugar de paso entre Europa y Asia. Estambul es una novela misteriosa de grandes avenidas y pequeñas calles que unen a la gente y a los emigrantes clandestinos que han venido de todo el mundo y esperan su hora para cruzar el estrecho. Los intelectuales se inspiran en su belleza para escribir libros, componer música y pintar cuadros.

Ciudad que ha albergado tres grandes imperios a lo largo de 3,000 años de historia, juega un papel muy importante en la literatura turca y universal, y no en vano fue elegida como la capital cultural de Europa en el 2010.

Estambul es sin duda uno de los destinos más exóticos a nivel internacional; una extraña y extraordinaria ciudad; su gastronomía, su colorido, su hospitalidad y su clima, la convierten en uno de los lugares más interesantes para el viajero.

Su belleza natural es única. Su personalidad es arrogante y melancólica. Uno comienza a enamorarse de esa divina ciudad desde la primera vez que pisa su suelo, pues la arquitectura antigua y moderna, contemporánea y vieja, llena de colores y elegancia, está diseñada a la perfección por el mejor arquitecto del mundo. “El Bósforo es la mejor vista del mundo, el que lo niega insulta a Dios” escribió Admondo de Amicis en su obra Constantinopla.

estambul

Un Placer Gastronómico

La gastronomía que ofrece Estambul en sus restaurantes típicos es un placer aparte. Una joya culinaria inventada por varias culturas, razas y religiones, la comida turca ofrece al sibarita una amalgama de sabores y gustos inmersos en ingredientes y productos elaborados por los mejores cocineros y los más altos Chefs que han hecho de ese patrimonio un alimento nacional que ha pasado a ser una aventura culinaria a nivel mundial.

Uno de los mejores placeres de la vida es comer, y la comida turca lo refleja. La gastronomía turca corresponde al conjunto de costumbres culinarias de sus habitantes. Es una cocina antigua que ha rebasado fronteras, y hoy en día está considerada como los mejores artes culinarios a nivel internacional. Es conocida por sus características puente entre la cocina persa, la árabe, la india y la occidental. El deleite por la cocina turca empezó durante el auge del Imperio Otomano y ha desempeñado un papel importante en la vida de la realeza y de la corte, ya que el Sultán Mehmet II, quién conquistó Estambul en 1453, le gustaba la comida exótica, condimentada y original.

En el siglo XXI la cocina turca está teniendo un lugar muy importante en el mundo y está considerada entre las mejores.

La cocina típica turca es muy sabrosa y ofrece mucha variedad, ya que gracias al desplazamiento de diferentes pueblos, se han intercambiado costumbres y recetas entre civilizaciones que se cruzaban al azar.

En una entrevista que le hice al Chef ejecutivo del hotel Conrad Estambul, Savas Özkiliç, comentó: “Dicen que probar comida turca es degustar el resultado de laboriosas recetas del pasado y aunque hoy en día tenemos que presentar nuestros platillos de una manera moderna y contemporánea, la idea es seguir la tradición de nuestras abuelas y presentar platillos hechos con Shish Kebab, Lüfer, Bulaza, Kuskus y por supuesto la berenjena”.

20140322-130022

La gastronomía turca se caracteriza por emplear una gran variedad y diversidad de ingredientes en la elaboración de sus platillos. Se puede decir que casi todos ellos son muy equilibrados desde el punto de vista nutricional. Los ingredientes preferidos de los turcos son el aceite de oliva, arroz, frutas secas, verduras, legumbres, especies, yogurt y carne de cordero.

Uno de las comidas más típicas del país es el Döner Kebab; este es un plato de comida rápida con contenido de carne asada sobre un eje giratorio (Döner en turco significa girar y Kebab significa carne asada). Se le puede comparar con un taco gigante. El Döner Kebab se come con arroz o con Kuskus, un alimento a base de sémola de trigo.

Y por supuesto que en una mesa de comida turca no puede faltar el Raki. El Raki es la bebida nacional de Turquía; es una bebida hecha a base de Anís y es la bebida por excelencia que consumen los turcos. Tanto a la hora de comer como a la hora de cenar, el Raki rara vez podría faltar. La manera correcta de servir el Raki es en dos vasos lisos y cilíndricos. En el primer vaso se sirve el Raki y en el segundo se sirve agua muy fría o helada. Se toma un trago de Raki del primer vaso y un pequeño sorbo de agua del segundo vaso, como si fuera un chaser. La botella de Raki tiene que estar fría, entre 8 y 10 grados.

Para pasarla bien en una tertulia con amigos, se recomienda empezar la velada con Meze (entremeses o canapés) y continuar con un platillo fuerte como un Shish Kebab o una rica berenjena.

El Raki también es sabroso a la hora del postre. El postre turco más famoso es el Baclava, que es un pastel hecho a base de miel, fruta seca, nueces y pistachos, y marida muy bien con el Raki.

¿Qué es el Raki?

El verdadero origen del Raki no es conocido, sin embargo se puede pensar que deriva del Arak, una bebida árabe muy conocida. Es obtenido del mosto, destilándolo con las semillas del Anís verde en los alambiques de cobre tradicionales de hasta 5,000 litros. El mosto que se utiliza en la producción del Raki es el de uva pasa destilada hasta un máximo de 94.5% para conservar el sabor y el aroma. El Raki nada más es producido en Turquía y contiene menos de 10 gramos de azúcar por litro.

raki-turkish

Cerrar con broche de oro

Estambul es una ciudad maravillosa, una ciudad intensa que vive las 24 horas y tiene mucho que ofrecer.

Entre las atracciones que no hay que dejar de visitar en la bella Estambul están el Palacio Topkapi, un edificio increíblemente grande y lujoso que data desde el año 1465; La basílica de Santa Sofía, la Mezquita Azul, el Gran Bazar que es un mercado compuesto por más de 4,000 tiendas, y por supuesto las 100 mezquitas que están salpicadas por toda la ciudad.

Para cerrar el viaje con “broche de oro” la mejor recomendación es entrar a un Hammam que son los baños turcos típico que ofrecen al cliente una hora de relajación y bienestar para un cuerpo cansado y estresado.

El Hammam es parte de la vida social de los turcos. Es una modalidad de baño de vapor que incluye limpiar el cuerpo y relajarlo a lo máximo.

Un mosaico de mezclas coloridas y divertidas, Estambul es un lienzo de colores, sabores y aromas, tradiciones, culturas e historia.

 

 

Anaïs de Melo