Te gusta

Gabriela Ruiz: tabasqueña, apasionada y talentosa

Esta es la historia de éxito de una joven chef tabasqueña que pasó de tener un pequeño restaurante en Villahermosa, a ser un referente de la cocina mexicana actual.

No ha pasado ni una década desde que Gabriela Ruiz se adentró en el mundo de los negocios restauranteros con Gourmet MX, sin embargo, ha sido tiempo suficiente para que la chef tabasqueña se convirtiera en una de las mujeres representantes de la cocina regional mexicana.

Su origen, entre el cacao y el plátano, forjó en ella una cocina que es, al mismo tiempo, tradición y vanguardia. A través de todos sus proyectos, esta chef busca usar ingredientes de su tierra natal y utiliza técnicas ancestrales que combina con sus estudios culinarios que resultan en sabores francos y memorables.

Talento local

Corría el año 2012 cuando Gaby estableció una pequeña casa de comida y banquetera en una bodega abandonada en Villahermosa, un proyecto que tomó forma hasta convertirse en Gourmet MX, un epicentro gastronómico en la capital tabasqueña. Casi sin darse cuenta, su sueño se había cumplido: operaba su propio restaurante e iniciaba un camino ascendente en la escena culinaria nacional.

Fue reconocida semifinalista internacional en Young Chef de San Pellegrino, gracias a su puchero tabasqueño, platillo que robó el corazón de varios jueces del certamen. Fue aquí en donde se consolidó como uno de los rostros culinarios preferidos de cámaras y periodistas, porque la chef Ruiz cautiva a todos los que se cruzan con ella.

Tiempo después fundaría Chata Pandal a un costado de Gourmet MX, un bistró con notas de las cocinas japonesa y española que sirve tapas y bocadillos, así como atractivos y originales cocteles. Este establecimiento sería el golpe maestro para convertir ese olvidado pasaje de bodegas en Villahermosa, en uno de los más atractivos corredores gastronómicos de la región.

Aquí mismo, en su estado natal, fundaría Macario BBQ, un enorme local a imagen y semejanza de los restaurantes barbecue de Texas y la Costa Oeste de los Estados Unidos, con una zona recreativa para niños y un goloso menú basado en costillas, pollo asado, brisket ahumado, puré de papa y brownies de chocolate muy bien preparados.

Las historias de Carmela

Hace dos años conquistó a la Ciudad de México con la coquetería, juegos y apetitosos engaños de Carmela, en el restaurante que llevaría este nombre: Carmela y Sal, un mágico sitio ubicado en Virreyes que la consolidó como la gran cocinera que hoy es. Este sofisticado espacio, inspirado en los cacaotales que tanta admiración provocan en Gaby, logra transmitir la esencia de su entidad.

En tono romántico, musical y con algo de nostalgia, Carmela acompaña en la aventura culinaria de comer de la mano de Gaby Ruiz. Su cocina dista mucho de la de sus colegas y vecinos, es independiente y adopta sabores de su tierra, vestidos de texturas y colores novedosos y atractivos. Sus recetas estimulan los sentidos y ella lo sabe; trabaja un juego en el que dos o más de ellos se relacionan en formas inimaginables y que se materializa a través de platillos inspirados en canciones.

En Carmela y Sal se pueden probar platillos hechos con plátano maduro, uno de ellos inspirado en las historias que de niña le contaba su padre para que despertara su apetito. Pero la estrella son sus tostadas de mentiras, hechas con coco, pero que engañan al comensal y le hacen creer que se trata de carne. Además, su carta de bebidas resulta tan interesante como el concierto que son sus alimentos.

Estrella nacional

Ya con cuatro negocios en sus manos, Gabriela fue reconocida como Mejor Chef del Año por la edición 2019 de la Guía México Gastronómico de Culinaria Mexicana, mientras que Carmela y Sal estuvo presente entre los mejores 120 restaurantes de todo el país. La chef está segura de que la disciplina y el respeto por el equipo de trabajo son la clave para lograr ser un gran cocinero y persona.

Chef y empresaria

Esta cocinera emprendedora sabe que, siendo tan joven, tiene en sus manos la gran responsabilidad de poner el nombre de México muy en alto. Coincide en que su éxito no ha sido cuestión de suerte, sino de esforzarse mucho para estar en el lugar correcto, en el momento adecuado y con la gente indicada. Por eso, afirma constantemente que el trabajar duro en lo que más te apasiona siempre traerá excelentes resultados, pues la suerte la crea uno mismo.

Estamos seguros de que el tiempo hará de la chef Gabriela Ruiz una cocinera excepcional, embajadora de México en el mundo, mientras tanto, podemos disfrutar de cada una de sus creaciones en Carmela y Sal y, ¿por qué no?, planear un viaje a Villahermosa, Tabasco, para conocer de primera mano la naturaleza que inspiró a esta mujer para convertirse en un referente de nuestro país.

 

Carmela y Sal

Torre Virreyes, calle Pedregal 24 

Contacto: 7600.1280

Instagram: @carmelaysal