Te gusta

Gastro Bar, un must para disfrutar en verano

Martín Berasategui es, en sus propias palabras, un facilitador de felicidad. Por eso en su última visita a México repartió sonrisas bajo el pretexto de un menú en Gastro Bar.

Un restaurante que se renueva de forma constante es una invitación a vivir nuevas experiencias, y si se encuentra dentro de un celestial hotel en el Pacífico mexicano, resulta una visita casi reglamentada para gozar este verano. Por ello viajamos a Paradisus Los Cabos, donde saboreamos uno de los espacios consentidos del chef Martín Berasategui, quien orgulloso presentó el menú totalmente renovado del restaurante estrella del complejo, Gastro Bar.

Su concepto es por demás particular; como si se tratase de un verdadero laboratorio de sabor, el maestro (como es llamado cariñosamente el cocinero) deja el corazón en cada elemento del menú. “Yo le pongo alma a la tecnología y los bancos de creatividad son los que dictan el rumbo”, explica al preguntarle sobre la esencia de esta cocina.

Gastro Bar reúne lo mejor de dos mundos. Por un lado, la historia de vida de Berasategui, llena de sentimientos y tradición en el viejo bodegón familiar; y por otro, un cúmulo de respuestas a la experimentación culinaria que parten del arte, la innovación y la vanguardia.

“Hay que dejar en claro que lo más importante que se ha escrito sobre gastronomía, lo ha hecho la naturaleza, y ese libro hay que mirarlo todos los días. Pero luego están la tecnología y la técnica dedicadas en cuerpo y en alma a la cocina, al sumarse con los productos que nos da la tierra en cada sitio del mundo; es lo que impulsa a mis equipazos a ser generosos en el esfuerzo e inconformistas como cocineros, para poder cocinar hoy mejor que ayer y mañana mejor que hoy”, remata.

Para la inauguración de la nueva temporada de Gastro Bar, Martín Berasategui compartió la mesa con grandes amigos mexicanos que le inspiran y le quieren, entre ellos la chef Mónica Patiño y los chefs Marco Carboni, Jorge Idelfonso y Javier Plascencia. Así el salón se vistió de gala para recibir una carta conformada por seis platos que acompañarán el andar del restaurante durante los siguientes meses.

¡Garrote!