Te gusta

Góndolas de esquí salvan a restaurantes de cerrar por la pandemia

El frío de las montañas de Colorado complica a los restaurantes ofrecer cenas al aire libre; una de las normas sanitarias de la nueva normalidad. Pero para un problema, una solución: las antiguas góndolas de esquí están cobrado nueva vida para ayudar a los restaurantes a ofrecer una distancia entre los visitantes.

En el verano es más fácil extender las mesas en el gran patio del restaurante Mountain Tap Brewery, ubicado en Steamboat Springs; y abrir las puertas del garaje del edificio. Pero llegando el invierno, incluso con calentadores y fogatas; es muy difícil mantener una temperatura cálida constante. 

Pensando cómo salir del problema, el contador del lugar propuso convertir las góndolas de esquí en cabinas privadas para cenar al aire; con poca gente y todas las medidas de seguridad. Y calientes. 

Gran idea, pero sin la cantidad de góndolas necesarias

Pero incluso en un pueblo de montaña dedicado al turismo, las góndolas de esquí usadas son difíciles de conseguir. Por fortuna para todo el pueblo, conocieron a Dominique Bastien, el dueño de The Gondola Shop; un taller de reparación y renovación de góndolas que tenía serios problemas debido a la pandemia y contemplaba la quiebra muy de cerca. 

A esta racha de buena suerte se sumó una mujer que había estado comprando flotas enteras de góndolas de esquí usadas en los últimos años; con la esperanza de algún día transformarlas en otra cosa.

Implementando la idea

Las góndolas de esquí permiten que los restaurantes amplíen sus asientos y ofrezcan cómodos comedores al aire libre durante el invierno; cada una puede albergar entre cuatro y seis adultos, los cuales deben venir juntos. Una vez terminado cada servicio, la góndola se limpia y ventila. 

En septiembre, el pueblo de Mountain Village cerca de Telluride, Colorado; quería adecuar cinco vagones de góndola en espacios privados para comer; que pudieran compartirse entre los 12 restaurantes en la base de la estación de esquí de Telluride. En dos semanas, aumentaron su pedido a 25.

___________________________

“Las góndolas nos han salvado este invierno con seguridad”, afirmó Wendy Tucciarone.

___________________________

La noticia se corrió rápidamente y consultas de restaurantes en Cleveland, Washington, D.C., St. Louis, San Francisco, Park City, Utah y Sun Valley; Idaho llegaban todos los días.  El equipo de The Gondola Shop, que incluye un pintor, un soldador, un carpintero y varios otros artesanos, comenzó a producir góndolas de comedor personalizadas lo más rápido posible.

Aunque los últimos seis meses han sido caóticos, Bastien, dueño de la empresa, asegura que está feliz de hacer algo que importa; que puede ayudar a que algunos restaurantes se mantengan en el negocio durante la pandemia.

En las afueras de Cleveland; cinco vagones de góndola están ayudando al restaurador John Owen a mantener las luces encendidas en Rocky River Wine Bar and Market; dos de los siete restaurantes que posee en la región.

___________________________

“Es divertido ver las caras de la gente; si alguien cancela, es, ‘Oh, puedo conseguir una góndola’. Se emocionan. Y eso es lo que les falta ahora a los restaurantes es ese poquito de alegría “ completó Owen.

___________________________