Te gusta

Guía para disfrutar un vermut

La tradición italiana se apodera del mundo, ¡que viva el vermut!

Los italianos son maestros de disfrutar la vida, en especial la hora del aperitivo. Cada vez con más frecuencia, países vecinos han adoptado esta cultura y la practican religiosamente. Una de las bebidas indispensables de este ritual es, sin pensarlo mucho, el vermut.

Conocido también como vermú o vermuth, esta bebida se elabora a base de vino, agua, alcohol, algunas plantas botánicas, y sólo cuando se trata de
la versión dulce, con azúcar caramelizada. La receta y las proporciones son celosos secretos que cada productor resguarda con el objetivo de ofrecer un producto irrepetible.

Equilibrio en todas sus notas 

Su encanto radica en el perfecto balance entre amargor, acidez y dulzor, y es su larga permanencia en boca lo que lo hace tan irresistible. En España suele elaborarse a partir de vino blanco, con una mezcla especial de flores y frutas que aporta notas muy particulares, mientras que en Italia hay excelentes vermuts rojos en los que destacan los sabores más dulces y amargos.

Entre de los ingredientes presentes podemos encontrar anís estrella, angélica, canela, vainilla, cardamomo, lúpulo, cáscaras de cítricos -como limón o
naranja-, tomillo, manzanilla, jengibre, semillas de cilantro y, por supuesto, el ajenjo, de quien recibe su nombre.

Aunque su origen se remonta al antiguo Egipto, donde era común añadir especias al mosto del vino o en las ánforas una vez terminado (para que adquiriera un perfil distinto), fue el médico italiano Villifranchi quien elaboraba vino con absenta para aliviar los malestares de sus pacientes. Hoy, es un aperitivo que ha conquistado las barras de bares y restaurantes en Europa, y que poco a poco gana terreno en nuestro continente.

Guía práctica

  • • Elige el que más llame tu atención. Observa su estilo, color, tradición y claro, su origen. Los vermuts italianos son muy distintos a los españoles o franceses, pero todos te sorprenderán por igual.
  • La forma clásica es servirlo en un vaso corto con hielo y agregar una rodaja de limón, o en una copa acompañado con un pedacito de naranja y una aceituna dentro (nuestro favorito).
  • Otra forma deliciosa es añadir un chorro de sifón o agua carbonatada para dotarlo de textura y frescor. Corta unas rodajas de limón amarillo y vierte en el vaso. Por último, acompaña con brochetas de aceitunas.
  • Acompaña el vermut con pequeños bocadillos: los platos de mar como boquerones o anchoasson un maridaje ideal, también funciona un platito de aceitunas o tapas a la española.