Te gusta

Hacienda Tequila Patrón

 

El proceso para obtener Patrón comienza en el campo con la jima del agave y termina con el embotellado y etiquetado artesanal. En su majestuosa hacienda surge la personalidad de las distintas variedades de Tequila Patrón.

Hacienda Patrón es un lugar imponente por su arquitectura y extensión. Se encuentra enmarcado por un cielo azul y los Altos de Jalisco, en Atotonilco el Alto. En este espacio producen un tequila reconocido en el extranjero por su constante calidad y diferentes opciones, para consumirlo solo, o bien en coctelería de primer nivel.

Patrón surgió en 1989 con la intención de elaborar un tequila Premium, y en estos años de crecimiento conserva detalles artesanales que le otorgan esa esencia cosmopolita y a la vez tradicional. Su maestro tequilero es Francisco Alcaraz, quien junto con su equipo crean destilados de personalidades distintas, muy cotidianas o verdaderas experiencias de lujo.

patron4

Agaves a la destilería

El recorrido comienza en los campos de agave de los altos de Jalisco, donde la altura y la tierra permiten la maduración de agaves con concentraciones superiores de azúcares y notas herbales provenientes de la tierra. Son necesarios ocho años de cuidado para que el agave alcance su maduración óptima.

Esta primera etapa consiste en una selección de los mejores agaves tequilana weber variedad azul y continúa con la cosecha manual donde la experiencia del jimador tiene un papel determinante. Las piñas son jimadas y trasladadas a la Hacienda Patrón, donde comenzarán el proceso para convertirse en tequila.

En la destilería comienzan con la cocción de las piñas en hornos de ladrillo. Luego, se aplastan con una rueda tahona de piedra volcánica, que pesa dos toneladas, y un molino de cilindros. La mezcla que surge se fermenta durante tres días en depósitos de madera, se destila en tanques de acero y, para la producción de los tequilas añejos, se coloca en barriles artesanales. Se añeja durante un mínimo de dos meses y hasta siete años en el caso del Añejo 7 Años.

Después la bebida se embotella de forma mecánica y las etiquetas son numeradas y colocadas manualmente. Todo el proceso de elaboración del tequila se lleva a cabo en la Hacienda Patrón, donde trabaja un gran equipo de mexicanos originarios de los poblados cercanos.

Un valor importante de la empresa es cuidar el ambiente donde se encuentran. Cuentan con un sistema ecológico de riego y reciclan el desperdicio del agave que consumen. El cuidado y los detalles se aprecian en cada parte del proceso. El resultado: un tequila 100 % agave azul de calidad sobresaliente, con diferentes versiones, precios y características, el cual ha ganado prestigio en países como Estados Unidos.

patron3

La Hacienda

En el edificio central de la hacienda se encuentran la destilería, las oficinas principales, salas de conferencia, una capilla, el comedor y habitaciones para huéspedes.

La destilería incluye los grandes hornos para cocción lenta de las piñas, la tahona para prensarlas y las cubas de madera donde fermentan la bebida con la levadura especial de Patrón. En la hacienda también se ubica una segunda destilería donde producen tequila mediante el método de molino de rodillos y la sala de barricas donde añejan algunos tequilas.

Otro edificio fue construido con 20 habitaciones para huéspedes; es un lugar exclusivo para invitados de la hacienda llamado La Casona, el cual cuenta con un bar para probar distintas creaciones con mixólogos de Patrón y un restaurante con un menú internacional. Un detalle impactante es el gran candelabro de la recepción inspirado en abejas (el logo de la empresa), y miel de agave.

Los hermosos jardines son decorados con flores y agaves decorativos y cada invitado es tratado como si estuviera en casa por todo el fraternal equipo de Patrón.

patron2

Tequilas

Patrón cuenta con las líneas Patrón, Gran Patrón y Licores, además de sus ediciones limitadas Patrón X Guillermo del Toro y Lalique. Todos 100 % agave.

Patrón. Silver, un tequila blanco sin proceso de añejamiento; Reposado, el cual es añejado al menos dos meses y Añejo, con 12 meses en barrica.

Gran Patrón. Platinum, un tequila blanco con tres destilaciones y paso por barrica de roble; Piedra, añejado más de tres años; y Burdeos, un tequila añejo de lujo terminado en barricas de vino de Burdeos.