Te gusta

Hotel Sin Nombre, de Oaxaca para el mundo (y de regreso)

Durante la última década, una de las tendencias que más ha marcado la gastronomía mundial es la búsqueda de alternativas y modelos de alimentación más saludables. Dentro de este camino, hemos sido testigos de cómo los grandes cocineros en México se han volcado, por ejemplo, a la cocina vegetal como Edgar Núñez en Sud 777, o a un menú completamente pescetariano en Pujol, de Enrique Olvera.

Por Christian Martínez

Los restaurantes veganos, plant based, vegetarianos o hasta gluten free, comienzan a surgir por todos lados, y si de algo podemos estar seguros, es que darán mucho de qué hablar en el futuro. Pero la realidad es que esta predicción tiene fundamentos profundamente históricos y fuertemente anclados en el pasado, en especial en nuestro país y en toda la América precolombina, un continente en el que todos sus habitantes mantuvieron por siglos una dieta libre de gluten, simple y sencillamente porque en sus tierras no existía el trigo.

Oaxaca, lugar que aloja al concepto

Bajo esta visión surge hoy en Oaxaca -la ciudad que probablemente mejor representa el sincretismo cultural de México-, una propuesta gastronómica tan innovadora como tradicional. En el Hotel Sin Nombre, se aloja la cocina del chef Israel Loyola, y su estandarte es justamente crear y recrear lo mejor de la cocina tradicional oaxaqueña, bajo un estricto régimen libre de proteínas animales y de gluten.

No es una moda: es un vistazo al pasado. Es una oda a la comida que justamente en casa del chef Loyola -y en la de millones de mexicanos-, se ha comido por generaciones. Y nadie mejor que él para cristalizarlo, porque a pesar de su juventud, este chef ha trabajado en Nueva York, en todos los rincones de México y de la mano de las más celebradas y reconocidas personalidades del ámbito.

Desde los desayunos más completos hasta un menú de degustación de siete tiempos, en la cocina del Restaurante Sin Nombre brillan los productos de temporada. Moles, vegetales y hierbas recrean platillos totalmente oaxaqueños y universalmente vigentes, como un aguachile de aguacate tatemado, las carnitas de setas o la coliflor en mixiote, sin faltar por supuesto las tetelas, las memelas y las tlayudas.

Un espacio arquitectónico espectacular

Y si los sabores triunfan en el Hotel Sin Nombre, la arquitectura merece una reflexión aparte. La increíble casona del centro de Oaxaca esconde un ambiente similar al de un riad marroquí que transporta, entre sus amplios espacios y divertidos rincones, a latitudes igual de espectaculares que los platillos de su restaurante. Oaxaca, sus sabores y sus espacios son, sin duda, universales.

_________________________________

Hotel Sin Nombre / Restaurante Sin Nombre
20 de noviembre 208, Centro, Oaxaca. Ig: @hotel_sin_nombre  Tel: 951 126 4706