Te gusta

Infusiones a la mexicana

Sommelier y tea sommelier Marcela Celis

[email protected]

Twitter: mars_ce

Facebook: Mars Ce 

 

         

La historia de las hierbas y plantas en la humanidad ha sido de gran trascendencia hasta nuestros días; se han usado con carácter terapéutico, preventivo, así como alimentario, ya que el hombre siempre ha estado en relación íntima con la naturaleza.

 

Bien lo explicaba el filósofo griego Hipócrates en su famosa frase “que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina”, porque de las plantas y frutos se pueden realizar infusiones (que en México se conocen como tés). Sin embargo, la verdadera tradición del té y cultura encuentran su origen en China, que se expande a otros países como Japón, Turquía, la India, Marruecos, por mencionar algunos. Tanto cultural como botánicamente se le denomina al té sólo a aquella infusión que proviene de la Camelia sinensis, por lo que si bien el té es una infusión, no todas las infusiones pueden ser té.

Es importante conocer la herbolaria heredada desde la época prehispánica en nuestro país y llamarla como tal, eso generará un respeto por nuestras tradiciones y por la cultura gastronómica de otros países.

 

La herbolaria

De acuerdo con nuestra historia, es el uso de plantas y flores que en diversos procesos se consumen para prevenir, evitar o curar alguna enfermedad. Estos procesos son:

  1. La infusión, que implica agregar la planta al agua previamente hervida reposándola por 10 min. El cocimiento es cuando la planta se hierve a fuego lento desde un principio.
  2. La maceración, en la cual la planta es triturada o molida en agua.
  3. La compresa o fomento, que implica la cocción de la planta, y antes de que se enfríe, se pone en la parte afectada.
  4. El gargarismo, que implica cocer la planta, colarla y dejarla entibiar para hacer gárgaras.

Hierbas

Los hombres mesoamericanos consideraban a los alimentos como medicinas, pues tenían una gran diversidad climática que les proveía de recursos de flora y fauna que, sumados a la sabiduría cultural, permearon un gran saber y uso medicinal. Nezahualcóyotl mismo expresaba “¡Lo he comprendido al fin: oigo un canto; veo una flor: oh, que jamás se marchiten!”, pues reconocía la importancia de su entorno natural con el saber botánico del pueblo.

Después de la Conquista, fueron los religiosos quienes, interesados por reunir estos conocimientos redactaron manuscritos, como el Libellus de medicinalibus indorum herbis, que es conocido como el Códice Badiano y que recopila “las hierbas medicinales de los indios”, y el famoso Códice Florentino o Historia general de las cosas de la Nueva España, de Fray Bernardino de Sahagún.

Plantas con propiedades curativas. Es en este punto de la historia que las infusiones que ahora permanecen en la dieta del mexicano son resultado del mestizaje y adaptación de plantas tanto autóctonas de México como de Europa y Asia, de las que se estiman existen más de 250. De las autóctonas u originarias de México están:

–           Cuachalalate, infusión para las úlceras por su propiedad cicatrizante.

–           Damiana, por cocimiento se usan las flores y las hojas como desinflamatorio y un excelente afrodisíaco.

–           Flor de manita (de uso ritual), toronjil morado y flor de tila, que actualmente tratan enfermedades de los nervios y del corazón.

–           Gordolobo, resulta una infusión ideal contra la bronquitis y el dolor de garganta.

–           Hojas de guayaba, se bebe para combatir el vómito y la diarrea.

–           Pelo de elote y cola de caballo, su consumo ayuda a tratar problemas de las vías urinarias, así como del riñón.

–           Vainilla, cuya vaina en cocimiento ayuda contra las fiebres muy altas.

–           Epazote, regula la menstruación y se bebe para expulsar parásitos intestinales.

–           Yoloxochitl o flor del corazón, esta infusión facilita la circulación sanguínea.

yolox

 

De las extranjeras y adaptadas en México se infusionan:

–           Flor de azahar, usada para tratar la presión arterial alta y darle sabor al pan de muerto.

–           Manzanilla, hierbabuena y zacate de limón, infusiones tradicionales que combaten dolores de estómago; el zacate también se bebe para adelgazar.

–           Romero, alivia los dolores musculares.

–           Jengibre, es un tubérculo que en cocimiento da una infusión que estimula la digestión y ayuda a eliminar los gases intestinales.

–           Eucalipto, sana la bronquitis y cura úlceras tanto en boca como encías.

–           Diente de león, infusión tónica, revitalizante, pero también laxante.

 

dientedeleon

Es importante destacar que el consumo de plantas autóctonas y su conservación como especie depende de nosotros, ya que actualmente hay varias que se encuentran en peligro de desaparecer como la flor de manita, la flor del corazón, la lechuguilla, el ixcate, el palo de Brasil, o la valeriana, ya que se prefiere usar más otras plantas como la hierbabuena, la albahaca y el romero, porque además de medicina, sirven como condimento. Por tanto, está en nosotros conocer los usos de dichas plantas medicinales para obtener sus beneficios y preservar la cultura alimentaria ancestral.