Te gusta

¡La barra ideal en casa!

Una guía básica, práctica y sencilla para recibir invitados y servirles lo que les gusta. Para tener una barra ideal en casa no hace falta mucho.

Las bebidas, ese lado divertido tan importante como cualquier otro elemento en una celebración, suelen depender de la generosidad de los invitados. Ahí radica la importancia de tener un buen bar en casa. Y es que, en esta época de compartir, no hay nada como brindar con el trago favorito de tus visitas sin tener que correr a una tienda para conseguir algo faltante.

 

Antes de empezar

  • Define tu presupuesto: nunca vas a tenerlo todo. Mientras más te sumerjas en el mundo de los destilados, más etiquetas querrás incorporar a tu bar. Establece una cantidad e inicia con lo básico.
  • Conoce a tu gente: lo más importante es saber qué te gusta a ti y qué les gusta a tus invitados. No hay necesidad de ofrecer un gran whisky a personas que no están acostumbradas a beberlo.
  • No hay prisa: es común que quieras comprarlo todo al principio, pero te sugerimos esperar. Evita los licores que se tienen que mezclar o que sólo tomarías en ocasiones particulares.
  • Dos de cada uno: no querrás usar un ron de 12 años para servir cubas libres, créeme. De ahí el valor de contar con al menos dos etiquetas de cada destilado en tu minibar.
  • Menos es más: te recomendamos optar por los mezcladores (refresco y agua) en presentaciones pequeñas: la carbonatación se pierde menos, se dosifica mejor y tu barra se verá más sofisticada.

 

Los esenciales

  • Ron: su versatilidad y carácter lo hacen uno de los favoritos, ya sea blanco para mezclar o con un añejamiento para tomar en las rocas. En gustos se rompen géneros, el origen es tu decisión.
  • Whisky: hay un whisky para todos, pero una buena etiqueta escocesa nunca falla. Si te atreves a mezclarlo, opta por un bourbon o rye de Estados Unidos.
  • Tequila: no importa cómo lo quieras servir, el tequila es imprescindible. Busca uno blanco para momentos casuales y alguno reposado para consentir a tus seres queridos.
  • Gin: aquí es importante la experiencia y saber lo que te gusta; los hay con notas florales, herbales y hasta frutales. Ten en cuenta que va a ser uno de los más solicitados.
  • Vodka: la cuestión es más sencilla cuando se trata de este fantástico destilado. Busca una etiqueta que tus invitados conozcan y ofrécela a quienes opten por un trago más tranquilo.
  • Mezcal: no hay nada como servir una ronda de mezcal tras una cena memorable. Si tus amigos no son amantes de este destilado, convéncelos de lo contrario con agaves cimarrón o cupreata.

Las frutas deben ser frescas, así como los jarabes de calidad y la cristalería variada, versátil y atractiva (dos o tres piezas de cada copa o vaso, es más que suficiente). Si quieres adquirir equipo, inicia con un shaker y una cuchara bailarina, importantísimo un recipiente lindo para hielo y unas pinzas, ¡jamás lleves la bolsa completa en cubeta a tu fiesta! El resto lo comprarás conforme lo necesites. Para entonces, ya serás todo un experto en la mixología casera y un anfitrión memorable con quienquiera que llegue a tu casa.