1

La gran historia de la cerveza

*Con información de Cerveceros de México

Una de las teorías sobre el surgimiento de la cerveza apunta que no fue inventada por el hombre, sino que fue descubierta hace 10 mil años, entre el río Éufrates y el Tigris. Las aguas de la última Edad de Hielo humedecieron y germinaron algunos granos, dando origen a una de las bebidas más apreciadas en el mundo.

Al dejar de ser nómadas, los hombres aprendieron a cultivar y tras ello a elaborar la cerveza. En poco tiempo, este líquido se volvió muy preciado. Los egipcios, por ejemplo, incluían una ración de cerveza como pago; en sus registros se encuentran hasta 17 tipos distintos de cervezas.

cerveza

Los griegos fueron los responsables de introducirla al resto de Europa. Durante la Edad Media, el folclor cervecero era inagotable, incluso era considerada parte de la dieta diaria, por lo que las mujeres debían elaborarla en casa. Con el transcurrir del tiempo, la cerveza pasó a ser bendita y sagrada, por este motivo su elaboración se destinó a las abadías y los monasterios donde se resguardaba una infinidad de recetas.

En la antigüedad la cerveza no contenía lúpulo; su incorporación ocurrió en el siglo XI en Alemania gracias una monja benedictina. Más tarde, en 1516, en la región de Baviera, se promulgó la Ley de la pureza (Reinheitsgebot), que dictaba el uso exclusivo de tres ingredientes: agua, malta de cebada y lúpulo. La levadura se descubriría un par de siglos después.

A finales de la Edad Media, la cerveza se convirtió en una mercancía muy valiosa; los cerveceros perfeccionaron sus fórmulas, en las que el tipo de agua y los lúpulos jugaban un papel fundamental para asegurar la calidad durante los largos viajes marítimos. Más tarde, la Revolución Industrial atrajo la prosperidad de las fábricas y llegaron las primeras marcas.

Al principio, esta bebida se importaba desde distintos lugares de Europa, pero en cuanto fue posible cultivar la cebada y el lúpulo, las producciones domésticas comenzaron en pequeños talleres y su elaboración se extendió.

cerveza2

La llegada a México

Para las colonias inglesas, la cerveza significó una creciente y próspera economía: la Nueva España no podía quedarse atrás. Luego de la conquista de Tenochtitlán, don Alonso Herrera, con el permiso de Carlos V, fundó la primera fábrica de América en Amecameca. La historia terminó pocos años después debido al enorme costo de producción, sin embargo, la bebida se siguió importando desde Europa.

Con el tiempo, el gusto por ella se consolidó a lo largo del país, sobreviviendo incluso a la Independencia y la Revolución. Tan pronto terminó la Guerra de Independencia, llegaron a México maestros cerveceros desde Europa para elaborar esta bebida, bajo la promesa y contrato de no revelar las recetas.

Algunos años después surgieron las grandes cerveceras de México y con ellas algunas marcas que perduran hasta nuestros días, como la cerveza Victoria creada en 1865.