Te gusta

La herencia de los tequilas ultra Premium

El destilado mexicano por excelencia se ha ganado un lugar entre las mejores barras del mundo, al lado del whisky y el champagne, pero ¿qué significa que un tequila sea premium?

Gran parte de los elementos que conforman la gastronomía mexicana suelen tener orígenes humildes; platillos vinculados a celebraciones regionales y bebidas enaltecidas por los habitantes de las localidades en que se producen, son comunes en los recorridos por todo lo largo y ancho del país. Como el tequila, que hasta hace unas décadas poseía un carácter festivo y su calidad pocas veces se reconocía al lado de otros destilados reconocidos en el mundo.

Pero las cosas cambiaron hace poco más de treinta años. La apertura de México a los mercados extranjeros (y la fascinación de éstos por esta bebida) motivó a que la industria tequilera creciera de manera enorme y dejara de enfocarse en satisfacer sólo la demanda existente para dar el siguiente paso: ofrecer un destilado de carácter único.

Así nacieron los tequilas Premium, elaborados 100 % de A. tequilana weber y sometidos a un proceso de maduración, demostrando que podían competir con las grandes bebidas espirituosas del mundo. Se tiene registro de que las ventas de tequilas de esta categoría aumentaron en un 652 % en 2015, sin embargo, año con año se añaden nuevas marcas a la lista, sumando aún más a un mercado altamente competitivo.

Es por esto que las marcas líderes en la industria han adquirido perfiles exclusivos y han pujado por lanzar creaciones más extravagantes, así como también han incorporado nuevas tecnologías para mejorar sus procesos de elaboración, combinándolas muchas veces con métodos artesanales (como el uso de tahonas, en donde se trituran las piñas de agave).

Hoy es más fácil que nunca conseguir la etiqueta ideal según cada presupuesto, y si bien hay muchas marcas que ofrecen mucho más de lo que en realidad sirven, también existen casas honestas que cuidan hasta el mínimo detalle de su tequila con un linaje de excelencia y que están comprometidas con la calidad de sus productos.

¿Qué define a un tequila como premium? 

Además de la utilización al 100 % de agave azul, tienen que ver muchos factores: como su calidad, los métodos para producir el destilado y el proceso de maduración (uso de distintos tipos de barriles y tiempos de guarda), todo esto interviene en el precio de un tequila de categorías Premium y ultra Premium. Muchas casas optan por la utilización de métodos tradicionales que reducen la producción, así como la implementación de barricas utilizadas para jerez o coñac, las cuales llegan a costar hasta diez veces más que una que fue empleada para bourbon (hecha de roble americano).

El tequila que no se bebe en caballito 

Si bien este destilado es reconocido como uno de los más sofisticados por la delicadeza de sus notas aromáticas y de sabor, como un whisky single malt o un coñac XO, los tequilas Premium y ultra Premium se beben a sorbos, y de preferencia en una copa de boca cerrada, para evitar la volatilización innecesaria de los aromas. Vale la pena degustar cada uno de los seiscientos componentes aromáticos que posee este destilado y que tienen un tiempo de evaporación dis- tinto en una copa diseñada especialmente para ello.

Con escalas a las capitales del mundo

La mercadotecnia juega un papel protagónico en el comercio de etiquetas de la más alta categoría. El surgimiento de nuevas tequileras, muchas de ellas propiedad de celebridades internacionales y enfocadas al mercado estadounidense (el mayor consumidor de este destilado después de México), ha creado un vacío en el que se aíslan los trabajadores de la marca y se sobreexplotan los agaves para obtener un líquido diseñado para una variada colección de marcas y etiquetas.

Sin embargo, el camino hacia las mejores barras del mundo no es sencillo. Para elaborar una botella de tequila, el agave puede tardar hasta diez años en madurar, y la adicción por el tequila Premium que las grandes capitales han demostrado, significa un verdadero reto para una producción anual.

Después de todo, no cabe duda de que el tequila se ha ganado un lugar en el salón de la fama de los destilados, siendo cada vez más personas las que gustan de beber a pequeños sorbos uno de calidad, por lo que podemos sentirnos orgullosos de que nuestro país exporte una de las bebidas espirituosas más importantes en el orbe. No obstante, es pertinente la invitación de que al disfrutar cada copa se tenga el conocimiento de que detrás de cada sorbo, se resguarda la historia de una planta que tenía más de una década de existencia.