Te gusta

La hora del aperitivo

Hablar de bebidas italianas puede parecer abrumador: tantas opciones, estilos, historias, religiones… pero hay una hora que reúne a todas estas delicias y que simplifica el explicar lo que la cultura etílica italiana significa: obviamente el aperitivo.

Por José Luis León, Director de bares en RitualH, al frente de Limantour, Baltra y Xaman.

Lo que sucede entre las 6:00 y las 9:00 pm en prácticamente toda Italia, es uno de los fenómenos más atractivos en el sentido gastronómico, ya que conjuga tradición, comida, bebida y convivencia. Como su nombre lo indica, el aperitivo supone el acto de disfrutar una bebida alcohólica (siempre) que estimule el sistema digestivo y las papilas gustativas, previo a la cena, y que se acompaña de platillos pequeños o bocados que generalmente vienen incluidos en el precio del trago. La regla no escrita dice que un aperitivo debe ser seco y amargo, sin embargo, hoy en día la oferta ha evolucionado y dado paso a nuevas propuestas como los spritz o una nueva tendencia de bebidas bajas en alcohol.

Las raíces del aperitivo

El aperitivo, se dice, surgió de la mano de una marca de vermut, creada por la familia Carpano a finales de 1700 que, con la intención de promocionar su producto, regalaba alimentos en la compra de una copa. Dicha práctica se fue extendiendo de Turín -hogar de los mejores vermuts italianos- hasta el resto de Italia. Hoy, esta hora no se puede entender sin cocteles cuya base es este fortificado, como el Negroni y sus variantes más ligeras, el Americano y el Milano Torino son, sin duda, iconos de esta tradición.

Respecto a la comida, dependerá mucho del sitio donde decidas estacionarte, ya que a diferencia del aperitivo español que es muy de “marcha”, el aperitivo italiano supone quedarte en un solo lugar, y pasar el tiempo entre charlas, risas y choques de copa. Las opciones gastronómicas podrán ir desde una gran barra llena de bocadillos como sucede en Cantine Isola, o una torre de éstos (más al estilo de la hora del té), como la que sirven en la terraza Aperol en la plaza del Duomo de Milán.

La evolución del aperitivo

Tal es el impacto de este gozo, que ha surgido en tiempos recientes una nueva modalidad llamada “apericena”, en la que las bebidas se acompañan de un buffet con opciones más vastas que permiten al cliente cenar en forma, sin tener que cambiar de lugar.

Lo verdaderamente mágico que yo encuentro en este ritual llamado “la hora del aperitivo”, es que si lo observas a detalle, encuentras mucha similitud con el estilo de vida italiano: relajado pero elegante, delicioso sin pretensión, y sobre todo cálido y humano.

Afortunadamente este fenómeno se está repitiendo en muchas ciudades, y gracias a la globalización, es muy fácil pedir cualquiera de los cocteles representativos de este momento en cualquier bar. Por eso te invito a sentarte en tu bar de confianza a las seis de la tarde, sobre todo ahora en otoño, pidas unas aceitunas, cierres los ojos y sientas que estás en tu ciudad italiana favorita (y para aderezarlo acompáñalo también con tu persona favorita).

Me agradecerás después. Salud.