Te gusta

#Entrevista Daniel Ovadía, la trascendencia del lujo

Un buen trago, la mejor de las comidas y una estancia inolvidable, son ejemplos de lo que un conocedor aprecia y sabe disfrutar; pequeños detalles que en suma se vuelven un lujo que trasciende en nuestras vidas.  

Despedimos el año con tres elementos que representan nuestras pasiones: bebidas, sabores, placeres.. tres pilares que marcan el rumbo y la esencia de esta revista. Por eso invitamos a tres protagonistas: Emily Cassignac de La Europea, Thomas Jecklin de St. Regis y Daniel Ovadía de Bull & Tank, quienes, desde su trinchera, hicieron un balance del año y nos platicaron sobre las tendencias de la nueva etapa que comienza.

Brindemos con ellos por más experiencias memorables, ¡salud!

Daniel Ovadía
Chef propietario, Bull & Tank Restaurant Group

En el judaísmo siempre se brinda por la salud, y yo creo que si hay salud, hay todo. De la salud se deriva que puedas tener amor, dinero, suerte, estar con tus seres queridos. Por eso en hebreo se dice ¡Lejaim! (¡por la vida!), porque cuando hay vida, hay todo.

¿De qué forma destacó este año?

Creo que hubo una fuerte tendencia en llevar el lujo hacia otro lado; si ponemos atención podemos notar que cada vez hay menos restaurantes fine dinning, y más restaurantes sencillos donde los comensales pueden disfrutar sin tanto protocolo ni acartonamiento. La gente quiere pasarla bien, tanto los locales como los extranjeros buscan en México sitios donde puedan comer muy rico y beber muy bien.

Fue un año con muchísimo crecimiento: tuvimos aperturas como dos Peltre en Palacio de Hierro y Frenchie y Tajaná en Polanco, ampliamos al doble de capacidad Punta Corcho y tenemos en puerta dos aperturas más de Peltre, en Río Lerma y La Mexicana. Fue un año difícil pero fue muy noble, ya que si tienes un buen impulso, buen equipo y si has sabido hacer las cosas bien los años atrás, el año no podía haber marchado mal.

¿Con qué tendencias llega 2019?

Viene mucha comida al centro, y lo podemos notar en los apartados de entradas en los menús que cada vez son más grandes; la gente quiere pedir más para compartir y probarlo todo con porciones más abundantes. Veo una tendencia fuerte hacia los cocineros que regresan a presumir sus técnicas de cocción y selección de ingredientes, a lo mejor un poco la desaparición de tecnologías en la cocina. Eso es lo que estamos buscando en Frenchie: mostrarle a la gente que detrás de nuestros restaurantes tenemos cocineros con mucha experiencia y estudio.

También viene fuerte el uso de los braseados, estofados, carbón y leña, tal como lo hacemos en Nudo Negro, Tajaná, Punta Corcho y Frenchie, donde predominan estas técnicas. Además veo una buena unión entre coctelería y comida que, aunque comenzó hace tres años, cada vez viene más firme. Antes los mixólogos se encontraban solo en los bares, ahora los vemos también en los restaurantes y eso me encanta, porque crea un vínculo increíble que ofrece cosas muy interesantes. Por supuesto, también llegan lugares donde la gente pueda divertirse y comer delicioso como Alboa.

¿Qué retos vendrán el próximo año?

Creo que 2019 será un año de consolidación. Después de algunos años de crecimiento, llegó el momento de fortalecer y mejorar lo que tenemos. No habrá aperturas grandes en 2019, pero nos centraremos en afianzar nuestras propuestas y en trabajar nuevos proyectos. Será un año muy divertido.

Para Bull & Tank Restaurant Group, ¿qué es el lujo?

Nuestra filosofía siempre ha sido que, sin importar el restaurante al que nos visiten, la experiencia debe ser un lujo. Ya sea un pan dulce en Peltre o una comida de varios tiempos en Merkava, si los comensales deciden visitar nuestros restaurantes debemos dar todo para lograr una experiencia inigualable. Que cada visita sea un verdadero lujo.