1

Las 11 de las pastas frescas

  1. El origen de la pasta es incierto y polémico. Probablemente surgió de forma paralela en diferentes partes del mundo. Existen teorías que establecen su origen en China, India, en el mundo árabe y en el Mediterráneo, en distintos momentos históricos.

2. En un principio la pasta se comía con las manos, sin ningún aliño ni queso. Como los tenedores de la época tenían sólo dos dientes, se les agregó un tercero para poder enrollar mejor los spaghetti.

3. Para obtener una pasta de buena calidad es clave partir de la harina adecuada. El secreto está en usar harina procedente de granos de trigo duro, hasta obtener la semolina. pasta24. Se puede preparar pasta fresca casera con harina de trigo y huevo, a veces se le añade un poco de agua o aceite de oliva. La regla general es de un huevo por cada 100 gramos de harina. Es necesario mezclar y amasar perfectamente para después dejar reposar media hora.

5. La masa está lista cuando tiene una textura suave, elástica y firme. No se debe ver muy seca ni muy pegajosa. En caso de que esté seca, se agregan unas gotitas de agua o de aceite, y si está pegajosa, un poco más de harina.

pasta3

6. Si no se cuenta con laminadora o sobadora (máquina para pasta), se puede extender con un rodillo y después cortar con un cuchillo bien afilado para obtener tallarines del ancho que se prefiera.

7. Es recomendable dejar secar la pasta 30 minutos antes de cocinarla. Si se desea conservar más días se puede congelar hasta tres días. Tomemos en cuenta que al tratarse de pasta fresca tendrá menos tiempo de conservación.

8. La pasta se debe cocer siempre en abundante agua (puede ser salada). Se calcula generalmente un litro de agua por cada 100 gramos de pasta.

9. Cuando el agua comience a hervir será el momento exacto para añadir la pasta, manteniendo siempre la temperatura de cocción. No debe agregarse la pasta antes de que el agua esté burbujeante.

pasta1

10. La pasta debe comerse al dente, lo que significa que la parte central de la pasta no estará cocida del todo, “suave por fuera, firme por dentro”, así mantendrá su forma original.

11. Para acompañar: las salsas cuya base sea el aceite se usan básicamente con pastas largas, mientras que las salsas basadas en crema suelen emplearse con pasta corta. Las salsas de tomate en sus diversas formas, pueden acompañar a ambos tipos.