Te gusta

El lenguaje del vino a través de una copa (parte 2)

Un buen vino en una buena copa

La copa se compone de tres partes: pie o base, tallo o columna y cáliz o copa. Cabe señalar que la forma adecuada de tomar una copa es de la base, ya que de esta manera evitamos empañar el cáliz de la copa o bien transmitirle temperatura al vino. Una buena copa nos permite degustar las virtudes del vino, aporta importancia a la ocasión y viste una mesa de buen gusto.

Por otra parte, la forma también es determinante, ya que actualmente su diseño puede potenciar y resaltar los aromas, las texturas, los sabores y la complejidad de cada vino y varietal, es por eso que la forma de cada copa varía entre tipos de vino y variedades. Por ejemplo: los vinos de Chablis, cuyo varietal es la Chardonnay se sirven en una copa diferente a los vinos tintos de Bordeaux.

6449-67_veritas_03_black-II

Elegir la copa indicada

Para escogerla, primero debemos tomar en cuenta el material con el que está hecha, y sin duda el cristal es la mejor opción. El segundo paso es conocer el tipo de vino que se va degustar para saber el tipo de copa a utilizar. Actualmente la clasificación básica de copas para vino tinto, blanco, espumoso y rosado, es sólo una división primaria. Los amantes del vino y sus gadgets pueden encontrar copas para Pinot Noir, Cabernet Sauvignon y Merlot, Chardonnay, Riesling, o para vinos más jóvenes y de consumo inmediato, para lo cual existen líneas más divertidas como la “O” de Riedel, la cual carece de base y tallo.

Al parecer, la inversión para adquirir las copas debe ser proporcional a la inversión que se hace para adquirir un buen vino; esto no quiere decir que entre más caro el vino sean más caras las copas, sino que es referente a la calidad del vino: si vamos a descorchar un Gran Reserva lucirá y se expresará de mejor forma en una copa de globo amplio y cristal.

Las copas además, visten nuestra mesa, es por eso que se recomienda utilizar copas con tallo para cenas formales y sin tallo para cenas informales, esto nos facilitará seguir el protocolo del servicio del vino de acuerdo con la ocasión y tipo de evento que hagamos.

Algunas colecciones sobresalientes[1]
  1. Someliers 1973: en 1973, Claus Riedel presentó en Orvieto la primera serie de copas a escala mundial para gourmets. Para diseñarla contó con la ayuda de la Associazione Italiana Sommelier (AIS).
  2. The O wine tumbler 2004: Maximilian Riedel (11ª generación) presenta su primera serie de vasos que sorprenderá a los a los amantes del vino ya que no tiene ni pie ni base. Resulta un diseño divertido e innovador para el uso diario y el consumo relajado del vino.
  3. Grape and Riedel 2006: esta línea de copas adaptadas a las características de los vinos se une a las colecciones sommeliers Vinum, Vinum Extreme y “O”, y culmina los esfuerzos para crear copas que transmitan el mensaje del vino a los sentidos del ser humano.
  4. Vitis 2007: las copas, adaptadas perfectamente a vinos procedentes de distintas variedades de uva destacan por su base larga que combina en perfecta simbiosis, elegancia, encanto y funcionalidad.
  5. Sommeliers black tie 2008: el diseño sorprendente y creativo de la copa consiguió inmediatamente el “gran premio”. Poco después, el Museo de Arte Moderno de Nueva York seleccionó la copa, considerada como un diseño importante de los años 60, para incluirla en su colección permanente.
  6. Vinum XL 2009: la colección abarca aquellas formas de copas más importantes para variedades tan destacadas como Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc, y la bebida de las celebraciones por excelencia en todo el mundo: el champagne.
La copa de degustación

Se trata de una copa de cristal para uso en catas de vino a nivel profesional. Esta copa fue acreditada en 1977 por la Asociación Francesa de Normalización y responde a la Norma Internacional ISO 3591-1977. Sus características son:

  • Material: cristal transparente e incoloro y con un porcentaje máximo de plomo del 12 %.
  • Altura total: 155 mm.
  • Altura del balón: 100 mm.
  • Altura de la base al pie: 55 mm.
  • Diámetro en la parte más ancha: 65 mm.
  • Diámetro en el borde superior: de 46 mm.
  • Diámetro de la base: 65 mm.
  • Grosor del balón: 0.8 mm.
  • Grosor del pie: 9 mm.
  • Capacidad: 215 cc.
¿Las copas son sólo una moda?

Para algunos restaurantes y productores las copas con diseño y funciones específicas es una prioridad ya que no sólo visten las mesas con elegancia y glamour, sino que además salen al servicio cuando el vino lo vale.

Sin embargo, como consumidores habituales de vino, no siempre podemos adquirir copas de precios tan elevados y conservar una para cada variedad. Mi recomendación es simplemente utilizar una copa de cáliz de globo amplio para vinos tintos y una menos amplia para blancos, de preferencia de cristal; además no hay que olvidar que para disfrutar el vino sólo necesitamos abrir nuestros sentidos y disfrutarlo al máximo.

Copas épicas

La copa de Néstor: descubierta por el arqueólogo alemán Schliemann entre 1874 y 1876 en una de las tumbas de la antigua ciudad griega de Micenas. Al parecer es la copa de oro que pertenecía al rey Néstor, la cual tenía características similares a la descrita en la obra épica La Ilíada. Esta copa tenía forma de tronco cónico apoyado sobre un alto pedestal con dos asas que se unían en la base. Fue datada en el siglo XVI a. de C.

Copa de la marquesa: entre leyendas que rodean al personaje de la marquesa de Pompadour, amante del rey Luis XV de Francia, se dice que propició el consumo del champán en el rey, al cual le decía que la bebía porque sentía que aumentaba su belleza. Entonces el rey ordenó a sus artesanos crear una copa de champán modelada sobre el seno perfecto de la marquesa.

[1] Información tomada de www.riedel.com