Te gusta

Lo que no sabías del vino

En la última década, en México hemos comenzado a experimentar una fuerte cultura del vino. Cada vez es más común encontrar tiendas especializadas con mayor oferta de etiquetas, cartas más robustas con distintos orígenes y consumidores cada vez más exigentes. El vino mexicano comienza a tomar protagonismo generando un particular interés en conocer las novedades y la visión de aquello que muchos apuntalaban como una moda y que hoy es una realidad: 216 productores a nivel nacional y el número sigue creciendo.

Aumento del consumo per cápita de vino en nuestro país

Hacia el año 2000, nuestro país registraba un consumo per cápita de 250 ml de vino; actualmente tenemos ya un consumo 750 ml por habitante. A pesar de que la demanda de los consumidores no es suficiente para ser abastecida con vino nacional, lo cierto es que el consumidor pone especial énfasis no sólo en el precio, sino en la calidad del vino que consume, reto que comienza a apuntalar a la industria hacia un compromiso por mantener consistencia en sus vinos.

Cepas más consumidas a nivel nacional

Los consumidores asiduos de vino en México conocen regiones, cepas, intensidades y son más partícipes en eventos afines al tema enológico y gastronómico. Esto ha llevado a la evolución del consumo de cepas. Anteriormente en blancas, la Chardonnay ocupaba mayor popularidad, pero hoy en día las cepas que están ganando un terreno importante son la Sauvignon Blanc y Chenin Blanc. En tintas, después de la Cabernet Sauvignon, la Merlot, Syrah, Malbec y Tempranillo comienzan a ser protagonistas, según Wine Intelligence.

 Organizaciones que ayudan a la promoción del vino mexicano

El primer organismo en apoyar a los productores de uva en México fue la Asociación Nacional de Vitivinicultores, hoy Consejo Mexicano Vitivinícola, el cual fue creado en 1948. En Baja California, donde se produce más del 80 % de vino a nivel nacional, en el 2009 sea creó Viticultura Unida, y hacia el año 2000 Provino, una asociación civil cuyo fin promover la cultura y actividades enológicas de la región a través de distintos eventos con alcance nacional. En el año 2012, se creó la Asociación de Vitivinicultores de Querétaro, y en el 2014, la Asociación de Vinos de Coahuila.

Para el año 2010, la Cámara de Diputados creó la Comisión Especial para Impulsar el Desarrollo de la Industria Vitivinícola y Productos de la Vid, donde distintos productores a nivel nacional han participado en ponencias para solicitar al Gobierno mexicano la eliminación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que hoy día grava desde un 26 hasta un 35 % de impuesto sobre los vinos.

En los últimos años, la Sagarpa ha destinado un presupuesto importante para apoyar al sector vitivinícola nacional que cada año toma más fuerza.

Vinos mexicanos: un costo importante

La industria enológica de nuestro país se encuentra en un proceso de reconocimiento nacional y gubernamental donde los apoyos no son suficientes, aún no cuenta con subsidios y los impuestos son muy altos. Invertir en viñedos, esperar un promedio de cinco años para producir vino de calidad, invertir en equipo enológico, barricas, botellas, corchos y promoción, aunado a los impuestos, en definitiva resulta en un costo muy elevado.

Comprar una botella de vino mexicano significa no sólo apoyar a la industria, sino valorar que cada vez se producen vinos de mejor calidad que son reconocidos en los mejores concursos internacionales.

Nuevos valles en Baja California

El valle que más bodegas agrupa dentro de la zona es, sin duda, el Valle de Guadalupe; no obstante, la experiencia y visión de algunos productores ha puesto en la mira el Valle de Ojos Negros, cuyo nombre se deriva por la referencia que existió de dos pantanos ovalados que simulaban dos ojos oscuros.

Las grandes características de esta zona son suelos con mayor contenido de nutrientes, agua con menor contenido de mineralidad y condiciones climáticas más extremas, veranos muy cálidos e inviernos muy crudos, cualidades que sintetizan la producción de uva de gran calidad. En el año 2000 se instaló la primera bodega del valle, Bodegas San Rafael, y diez años más tarde, Monte Xanic decidió extender sus viñedos y apostar en uno de los valles que está comenzando a rendir sus primeros frutos, siendo acreedor a reconocimientos internacionales en sus primeras cosechas.

Productores de vino que hay en la actualidad

En el 2010 se tenía registro de alrededor de 115 productores de uva en el país, y según las cifras más recientes del Consejo Mexicano Vitivinícola, existen 216 bodegas a nivel nacional, de las cuales 150 se encuentran concentradas en Baja California, lo cual significa que la expansión de productores está llegando a más estados y municipios de la República ubicados en Chihuahua, Zacatecas, Aguascalientes, Querétaro, Coahuila, San Luis Potosí y Guanajuato.

Producto de clase mundial

Los consumidores buscan conocer el rumbo que tomará la industria en los próximos años, ya que no se trata de una moda como muchos piensan, sino de todo un movimiento a nivel nacional que a través de la creación de organizaciones locales, busca defender y apoyar a los productores para demostrar que en México podemos elaborar grandes vinos que ya compiten en los mejores concursos internacionales, y que se han hecho acreedores a más de 1000 medallas, demostrando así que hemos logrado construir bases muy sólidas en el campo de la viticultura con una enología de clase mundial.