Te gusta

Los fastuosos escenarios de Cappadocia reciben al Hotel Argos

Desarrollado en un antiguo monasterio y ubicado en uno de los destinos más extravagantes del mundo, Argos in Cappadocia define el hospedaje de lujo.

Renovar el monasterio, ubicado en lo alto de la ciudad de Uchisar, tomó 24 años. El complejo se levanta entre ruinas de construcciones míticas, cuevas y túneles. 

El desarrollador de propiedades Göksin Illicali tuvo como objetivo transformar una serie de antiguas viviendas derruidas en un centro de hospitalidad de alto nivel. Cuando conoció el lugar en 1996 descubrió que este era el lugar para el proyecto. Durante la renovación de la zona descubrieron un monasterio con 2,000 años de antigüedad, llamado Bezirhane, que incluía salidas a seis kilómetros de túneles subterráneos.

El lugar es un espacio histórico al que se desea proteger, manteniendo mucho de los escenarios antiguos; además de ser hogar de los monjes, Bezirhane alojó caravanas de camellos durante la Ruta de la Seda, así como una fábrica de aceite de linaza. 

Argos in Cappadocia está compuesta por 51 suites divididas en siete mansiones. Su diseño hace juego con la piedra y la madera de la edificación original. Las habitaciones cuentan con chimeneas, albercas privadas en algunas, y un  restaurante con vista al valle que incluye una cava bien surtida con vinos internacionales.

Cappadocia cuenta con un paisaje compuesto por montañas, barrancos, valles, y chimeneas de hadas, cuyo origen son las erupciones volcánicas y otros fenómenos naturales.