Te gusta

Los secretos para el home office perfecto

El home office es un tema antes y después de la crisis sanitaria que afecta hoy en día. La propuesta de trabajar desde casa siempre ha estado presente, sobre todo después de que en diversos países de Europa logró tener resultados que benefician tanto a las empresas como a los empleados en cuanto a producción y aprovechamiento de tiempo se refiere.

Debido a las medidas de prevención que se han tomado, una gran cantidad de personas que nunca habían tenido que trabajar desde casa han tenido que adoptar esta modalidad, sin embargo, este cambio no tiene que presentar un problema. Te damos algunos consejos para incorporarte exitosamente al trabajo desde casa.

El espacio ideal

De acuerdo, has llegado a casa, ¿dónde es el lugar apropiado para empezar? Es difícil concentrarse si alrededor están la televisión o tu compañero can o felino; incluso puede que el celular robe tu atención.

Busca el espacio adecuado para ti, en donde puedas trabajar de manera cómoda, pensando siempre que los horarios de oficina se aplican también en esta modalidad.

Tener lo necesario a la mano

Puede que ya te haya ocurrido, necesitas un lápiz y sin saber la manera, terminas en la cocina haciendo una cosa totalmente diferente. Desde plumas hasta los monitores que utilizas en la oficina, es necesario contar con todos los elementos que requieres cerca de ti, esto evitará distracciones, además de facilitar tu labor (agregar tus toques personales, desde plantas hasta figuras no está de más).

Permite que la tecnología te ayude

Almacenamiento en la nube, videollamadas o incluso la mensajería instantánea, hay más de una manera de poder lograr los resultados, desde estar en comunicación con compañeros o incluso mostrar los avances de proyectos en los que trabajan, ¡aprovecha todos los recursos!

Las pantallas pueden llegar a robar tu atención

Desde la serie que no puedes dejar de ver, hasta la última actualización en el estado de tus familiares, es bueno hacer una lista de las cosas que te roban la atención y procurar estar lejos de ellas durante el tiempo que dura el trabajo, Además puedes aprovechar el ancho de banda de tu conexión a internet que quedará libre.  

La limpieza es una prioridad

Puede sonar como una broma, pero tomar un baño antes de empezar a trabajar nunca está de más, todo lo contrario. Mantener todo limpio y ventilado no sólo hará un bien a tu salud, además cambiará tu estado de ánimo. Además intenta despertar antes de bastante tiempo antes de que inicie tu jornada, para que puedas despejarte y dejar atrás la cama.