Te gusta

Los vinos del mar

A varios metros de profundidad, bajo el mar, evolucionan vinos de gran personalidad. Resulta toda una aventura disfrutar las notas que se desarrollan en condiciones únicas.

Hace poco tiempo tuve oportunidad de entrevistar a Miguel Ángel Cerda, enólogo de Ánima Negra, la bodega que ha revolucionado la viticultura de la isla mayor de las Baleares. Una de las tantas cosas que me comentó es que Mallorca es un territorio de buenos vinos, una tierra vitivinícola desde el año 123 a. de C.

Miguel Ángel comenta, con ese estilo desenfadado tan suyo, que él produce vinos de mar por la importante influencia que tiene éste en el viñedo al otorgarles una peculiar personalidad. Sin embargo, más allá de estos comentarios o definiciones, la realidad es que existen varias bodegas de España bajo el agua.

Se ha demostrado que las botellas antiguas encontradas en el fondo del mar producto de naufragios, están en perfectas condiciones y que el envejecimiento bajo las aguas marinas no perjudica al medio ambiente. Las condiciones ahí, la temperatura y la presión del agua, son relativamente constantes, así como la inexistencia de luz y ruido. Parece ser que el vino ha evolucionado muy lentamente ofreciendo vinos frescos y jóvenes, además que la salinidad marítima les da un toque mineral.

Así descubrimos que la Bodega Luis Pérez, en Cádiz, es el primer vino submarino elaborado en Andalucía. Después de ser embotellado, se sumerge a 12 metros de profundidad, en ánforas. En Bilbao, se encuentra Crusoe Treasure, con vinos sumergidos a 15 metros. Otros ejemplos son Enrique Mendoza y Vina Maris en Alicante, quienes ofrecen la oportunidad de explorar la bodega submarina. En las Islas Canarias se encuentra la bodega Palmera Castro y Magán, ubicada en las cuevas de la montaña de Bellido y sus cavas submarinas están al oeste de la isla de La Palma en mar abierto.

Estos descubrimientos subacuáticos han revolucionado la enología. Los expertos afirman que los vinos energéticos y potentes son los mejores para aguantar la marea, la influencia de la luna y los cambios de presión y temperatura.

Antonio Palacios, enólogo de Crusoe Treasure, comenta que actualmente están experimentando con nuevas variedades que tengan características adecuadas para soportar el buen envejecimiento bajo el mar. Por su parte, Portugal, Italia, Francia, Chile y California, comienzan a realizar esta interesante práctica, convirtiéndose ya en una actividad más de enoturismo al hacer posible navegar en un barco, sumergirse y elegir la botella que, ya en la superficie, se degustará en el mismo navío con un maridaje planeado para el efecto.

No cabe duda que el mundo del vino siempre nos seguirá sorprendiendo.