2

Malbec: un representante argentino

Cuando se habla de Argentina, sin dudas lo primero que se menciona es futbol, tango y vinos, por cualquiera de las tres razones que mencionen, hay inmensos representantes, pero me enfoco en lo mío, el vino.

No soy amante del Malbec, yo no lo amo, pero tampoco lo odio, estoy en ese camino que busca comprenderlo, porque sin dudas el Malbec es un gran representante de nuestra cultura, un inmigrante que llegó de Europa a buscar un mejor porvenir, como la mayoría de nuestros antepasados, y el Malbec de la mano de estos, logró establecerse y ser nuestra variedad emblema.

Podemos encontrar grandes vinos de esta variedad, en todas las gamas de precios, calidades y estilos, desde el norte hasta el sur de Argentina; el Malbec se supo adaptar y logró conquistar mercados, tanto internos como externos. Sin dudas esta variedad, es el vino que buscan todos los que deciden visitar Argentina, por sus cualidades amables, a nadie deja de enamorar.

Algo de su historia

El Malbec tiene origen en la antigua provincia de Quercy, cerca de Cahors, donde es conocida como Côt. Surge de un cruzamiento entre Magdeleine Noir de Charentes X Prunelard. Monsieur Malbeck la introduce en Sainte-Eulalie d’Ambarès, en el departamento de Gironde, de donde toma el nombre con el que hoy se conoce.

En Argentina fue introducida en 1853 por Michel Aimeé Pouget, un agrónomo contratado por Domingo Faustino Sarmiento (Presidente de la nación) para llevar adelante la dirección de la Quinta Agronómica de Mendoza. Siguiendo el modelo de Francia, esta iniciativa proponía incorporar nuevas variedades de cepas como medio para mejorar la industria vitivinícola nacional.

El 17 de abril de 1853, con el apoyo del gobernador de Mendoza, Pedro Pascual Segura, se presentó el proyecto ante la Legislatura Provincial, con vistas a fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura. Este proyecto fue aprobado con fuerza de Ley por la Cámara de Representantes, el 6 de septiembre del mismo año.

A fines del siglo XIX y de la mano de los inmigrantes italianos y franceses, la vitivinicultura creció exponencialmente y con ésta, el Malbec, que se adaptó rápidamente a nuestra geografía donde se desarrolló, incluso, mejor que en su región de origen.

Es la variedad más cultivada en el país, siendo éste el primer productor mundial de Malbec, seguido por Francia (5.300 Has), Italia, España, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

El 86 % del Malbec argentino se encuentra en Mendoza, donde está la primera DOC (Denominación de Origen Controlada) de América: Malbec Luján de Cuyo.

malbec copia

Maridajes

El Malbec acompaña muy bien a carnes rojas a la parrilla, como el típico asado Argentino, también es ideal para acompañar quesos duros, o semi duros, pastas rellenas con salsas rojas, puede acompañar comidas simples, o más elaboradas.

Como mencioné antes, el Malbec es un vino que conquista, y en cada copa degustada, se puede encontrar un nuevo vino que despierta la pasión por esta variedad.

Brindo por el Malbec, por su amable misterio que tanto nos representa en el mundo.

Salud y ¡buen vino!