1

Maridajes con cerveza oscura

La cerveza no solamente sirve para refrescarnos, esta bebida amada por casi todos nosotros también tiene propiedades alimenticias y nutricionales. Contrario a lo que se piensa, cuenta con un contenido calórico discreto, entre 38 y 45 kilocalorías, según el estilo. Además, contiene minerales como potasio, magnesio y fósforo; vitaminas como el ácido fólico y propiedades antioxidantes, lo que la hacen muy saludable.

Y además de todos esos nutrientes, es una bebida que puede armonizar con muchos tipos de alimentos  a través del maridaje.

Antes de darte las recomendaciones de platillos y estilos de cerveza de Cerveceros de México, te damos algunos consejos para maridar: las cervezas ligeras, de trigo, con poco lúpulo, van mejor con platos más sutiles. Las cervezas tostadas, con mayor cuerpo y lúpulo, se llevan mejor con platos más salinos y con más grasa.

¡Ahora sí! Te dejamos algunas opciones para que acompañes tus cervezas oscuras favoritas:

Brown Ale

Maltas y caramelo.

Los sabores a caramelo y a chocolate son característicos en este estilo cervecero. La combinación ideal es con platillos de sabores suaves pero con aromas intensos que permiten a la cerveza expresar sus maltas y amargor de la mejor manera.

Taco de chicharrón de camarón

Su textura crea una sensación suave en el paladar y deja que se desprendan los sabores dulces de la cerveza.

Tlayuda con tasajo

La Brown Ale refresca el paladar, los ingredientes de este platillo oaxaqueño maridan muy bien con los aromas profundos y dulces de esta cerveza.

shutterstock_140276470

Barbacoa

El sabor y aroma intenso de la barbacoa acompañan perfecto este estilo. Con el cuerpo medio de la Brown Ale la sensación en boca es muy agradable y deja notas más cítricas.

shutterstock_160836230

Munich

Especias y texturas.

Un estilo cervecero complicado para el maridaje, pues sus cualidades son muy discretas. Las comidas especiadas, picantes, ácidas y caldosas hacen una buena pareja, ya que ayudan a expresar sus sabores.

Relleno negro

La combinación de chiles y especias presentes en este platillo ayudan a percibir las maltas tostadas de la cerveza munich y crea sensaciones dulces que combinan con la carne.

260615327c966d9

Chile relleno a la oaxaqueña

El contraste del sabor ahumado del chile ancho, relleno de carne de cerdo con almendras y los sabores frescos de una munich son una combinación que tienes que probar. El mole coloradito de Oaxaca hace notar el amargor de la cerveza pero también lo dulce de las maltas.

Carne en su jugo

La baja acidez de la cerveza acompaña muy bien a este platillo típico de Jalisco.  La carne de res se cocina en un caldo con jitomate, cilantro e incluso cerveza,  lo que resalta las maltas tostadas.

carne-en-su-jugo

Stout

Tostado y tatemado.

Sus aromas tostados se encuentran  desde la nariz y en boca permiten llevarla a platillos con chocolate  o ingredientes tatemados como el mole. Con los postres también hace buena pareja, ya que su balance de acidez y dulzor dan el toque perfecto.

Ostiones a las brasas

Lo tostado de las maltas de una stout hace una interesante conexión con lo ahumado de los ostiones. La mantequilla, ajo y aceite de oliva se disfrutan con el cuerpo medio e intenso de esta cerveza.

shutterstock_490086112

Mole negro oaxaqueño

Las notas dulces y amargas del mole resaltan las cualidades de la stout. Los aromas que predominan en la boca son los de los chiles quemados y los ingredientes ahumados, que van perfecto con las maltas de este estilo.

shutterstock_81209905

Arroz a la tumbada

Un platillo típico de Veracruz elaborado a base de arroz blanco especiado con perejil y ajo. Estos ingredientes junto con la cerveza crean suavidad en la boca. El secreto del maridaje está en las notas ácidas de la cerveza.