Te gusta

Nueva Zelanda, la próxima meca del vino

El Sauvignon Blanc puso a Nueva Zelanda en el mapa del vino; sin embargo, la diversidad y la complejidad de su cartera de estilos han seducido mundialmente a los amantes del vino.

A pesar de que el vino se ha producido en Nueva Zelanda desde la llegada de los primeros colonizadores europeos, hasta años recientes años es que creció rápidamente su industria. La Tierra Media está siendo conocida por producir vinos de buena calidad. Produce menos del 1 % de vino del mundo, pero ofrece una impresionante gama de variedades y estilos.

El país se extiende 1600 km desde la tierra subtropical del norte (36° S) a la región de crecimiento de uva más meridional del mundo, Central Otago (47 °S). Los viñedos se benefician del efecto moderador del clima marítimo (ningún viñedo está a más de 120 km del océano) con largas horas de sol y noches refrescadas por la brisa marina.

craggy-range-winery

Craggy Range Winery

La expansiva costa de Nueva Zelanda permite tener éxito con una gama de variedades y estilos: desde los de clima más cálido, como mezclas de estilo Burdeos y Syrah, cultivadas en Hawke’s Bayy, más al norte, hasta vinos de clima mucho más frío, como el Pinot Noir y Riesling, que se cultivan en las regiones del sur.

El vino de la región neozelandesa se distingue por su dinamismo, intensidad y pureza. El periodo de maduración largo, resultado de temperaturas frescas, permite el desarrollo del sabor, conservando fresca acidez, un equilibrio de los vinos reconocidos del país kiwi. Las principales bases de su éxito son la temperatura y el clima marítimo de la región, así como la pasión inquebrantable de los productores y la naturaleza altamente distintiva de los estilos de vino.

Son 10 las principales regiones donde se producen vinos de calidad que son reconocidos mundialmente; cada área tiene un clima particular y terreno, que produce un distintivo tipo de vino.

Centro de la Isla Norte

La zona central de la Isla Norte es uno de los mejores lugares para descubrir la comida maorí tradicional. También es famosa por sus excelentes vinos, huertos de árboles frutales y productores de alimentos.

Dos rutas turísticas serpentean el centro de la Isla Norte y las dos terminan en Hawke’s Bay, un destino de comida y vino de primer nivel. La carretera Thermal Explorer Highway conduce a los camarones cultivados en agua geotérmica y la comida hangi tradicional, mientras que la carretera Pacific Explorer Highway permite seguir la costa para descubrir mariscos, frutas y vinos estacionales.

Hawke’s Bay. El alojamiento boutique en los viñedos permite sumergirse en la cultura gastronómica y del vino de la región. Otra opción es hospedarse en un hotel histórico restaurado, donde cada comida es una obra de arte.

Los cultivadores locales y los productores de alimentos artesanales mantienen inspirados a los chefs de la región con sus ingredientes excepcionales; la ruta gourmet lleva a descubrir quesos, miel, aceitunas, chocolate y mucho más. Una atracción semanal es el tradicional mercado de productores en Napier, una ciudad reconocida por sus construcciones art déco. Los suelos aluviales y un clima claramente mediterráneo producen tintos sofisticados y concentrados, y vinos Chardonnay vigorosos y finamente estructurados. Alquilar una bicicleta de montaña es una forma innovadora de recorrer las viñas.

Captura de pantalla 2015-07-30 a la(s) 16.47.33

Hamilton, Waikato.

Camino al sur desde Auckland hacia la región de Hamilton, Waikato, es recomendable hacer una pausa en Mercer, una parada en la carretera que se conoce por el tocino y los helados. Una vez en esta región, dos atracciones imperdibles son Hobbiton y las cuevas de Waitomo. En las locaciones de grabación de El Hobbit se pueden visitar los lugares icónicos de La Comarca e incluso tener un festín al estilo hobbit en la taberna The Green Dragon.

En Waitomo se puede recorrer el laberinto subterráneo de las cuevas de piedra caliza decoradas con brillantes luciérnagas. Si bien las diversas formas de espeleología constituyen la principal atracción del lugar, el histórico hotel Waitomo Caves ofrece alojamiento muy cómodo y una variedad de restaurantes.

Rotorua. En Rotorua, se puede organizar un tour de gastronomía indígena con Charles Royal, un innovador chef maorí que usa su conocimiento de los métodos de cocina tradicionales y hierbas nativas para compartir con los visitantes. Para vivir una experiencia histórica auténtica, reserva un tour al pueblo maorí Tamaki. Un banquete hangi, cocinado en un horno en la tierra, es parte de la diversión.

Por otra parte, se puede ver el vapor que sale de áreas geotérmicas casi en cualquier parte de Rotorua a donde se vaya. En el pueblo de Whakawerawera, esta energía subterránea se usa para cocinar, una tradición que comenzó hace unos 600 años cuando los maoríes recién se asentaron en la región.

El pueblo lacustre de Taupo también cuenta con atracciones geotérmicas y es el único lugar del mundo donde se pueden comer camarones cultivados en agua temperada geotérmica. Como los populares destinos turísticos que son, tanto Rotorua como Taupo tienen una excelente selección de restaurantes y cafés.

Lake-Taupo-2

Foto: http://www.absolutenewzealand.com/

Coromandel. Si el viaje comienza en Auckland, una excelente partida para esta travesía para el amante de la comida es una parada en Clevedon Coast Oysters, que se encuentra en la carretera costera que sale de Auckland. Luego, se tiene que seguir hasta la península de Coromandel, donde los mariscos están siempre en la carta.

Además de los favoritos como pargo y terakihi, se puede saborear cangrejo de río, paua (oreja de mar), ostras, mejillones y vieiras. En el pueblo de Coromandel hay una fábrica de ahumados, donde se ahúman naturalmente mariscos y pescados de todo tipo. En el otro lado de la península, Tairua es famosa por su pescado con papas fritas.

Lagos del Sur

Con extraordinarios paisajes alpinos y un clima continental extremo, esta región es llamativa y cautivadora. En un paisaje de montañas empinadas, ríos estruendosos y lagos profundos, los veranos calurosos y secos y los inviernos fríos y despejados han visto pasar la minería de oro y la ganadería de ovejas; luego, huertos frutales, y ahora, magníficos vinos.

Queenstown. Desde la mesa en el restaurante, se puede contemplar un gran lago alpino a los pies de escarpadas montañas nevadas. Mientras se degusta un Pinot Noir de gran cuerpo, traen un plato de pato neozelandés preparado en dos cocciones, mientras se inhalan los tibios aromas a casis, regaliz, frambuesa y cereza que emanan del vino. Esto podría ser el paraíso.

Los restaurantes gourmet a orillas del lago, como el Wai Waterfront, reúnen los más finos ingredientes y los preparan a la perfección. Sus destacados chefs y personal de servicio llegan a Queenstown atraídos por la abundancia de ingredientes excepcionales y el aventurero estilo de vida al aire libre.

Si se adora el cordero, el Roaring Megs Restaurant es el lugar indicado. O en caso de que se quieran mejorar las habilidades culinarias mientras se está aquí, se pueden tomar clases de cocina en el Queenstown Resort College o en la escuela de cocina Ki Tao.

A corta distancia en automóvil al noreste de Queenstown, se encuentra el distrito vitivinícola del valle Gibbston. El amable personal que atiende los salones de cata en las bodegas, como la de Waitiri Creek Wines, sirve de guía a través de una degustación de vinos maravillosamente elaborados.

Captura de pantalla 2015-07-30 a la(s) 16.48.28

Los restaurantes de las viñas, como el de Gibbston Valley Wines, ofrecen frescos comedores al aire libre durante el verano y cálidos entornos junto a la chimenea para almorzar en invierno. Además del espléndido Pinot Noir, entre las especialidades de esta zona están el Riesling, de carácter ligero e intenso, y el Pinot Gris, muy aromático y fresco. Si se desea aprovechar al máximo el tiempo, hay que comunicarse con los operadores de tours vitivinícolas Appellation Central Wine Tours, Queenstown WineTrail o It’s Wine Time, para hacer un tour personalizado.

Más hacia el norte, el pintoresco pueblo histórico de Arrowtown ofrece una apetitosa variedad de restaurantes y cafés. También se pueden comprar magníficos ingredientes locales, como pescados, carnes, animales de caza, frutos secos, quesos, aceitunas, hierbas, frutas y verduras.

Hacia el suroeste de Queenstown, se encuentra Fiordland. Esta remota y prístina región de Nueva Zelanda es reconocida por ofrecer experiencias en cabañas boutique tan inolvidables como el paisaje que las rodea.

Wanaka y Cormwell

El pueblo lacustre de Wanaka es encantador y tranquilo. Los restaurantes informales con deslumbrantes vistas al lago ofrecen una deliciosa variedad de platos locales e internacionales. También se pueden encontrar ambientes elegantes e íntimos para comer en los galardonados restaurantes rurales de las afueras del pueblo. La cervecería boutique Wanaka Beerworks ofrece tours diarios y una sala de degustación en la que es posible probar las aclamadas Lager de Viena, Lager oscura y Pilsener.

El histórico Hotel Cardrona, fundado en 1863, se encuentra al sur de Wanaka y es un sitio popular para detenerse a comer o tomar una bebida. Los visitantes disfrutan de las crepitantes chimeneas en invierno y del soleado jardín en los meses más cálidos. Las cabañas boutique de lujo, como Aoturoa y CardronaTerrace, ofrecen alojamientos aislados de primer nivel en hermosos paisajes, con la opción de disfrutar en el mismo lugar de comida gourmet y vinos locales cuidadosamente seleccionados.

La cercana cuenca de Cromwell incluye reconocidas viñas y productores de alimentos selectos. Miel de tomillo, azafrán, arándanos, frutas con carozo, aceitunas, nueces y verduras frescas, son sólo algunos de los ingredientes que los chefs locales tienen a su disposición. La mayoría de los productores reciben visitantes, y muchos de ellos ofrecen tours informativos.