Te gusta

Orgullo y respeto para el Valle de Guadalupe

Hans Backhoff *

El Valle de Guadalupe es mi casa, es el hogar donde crecí y es un lugar al que le tengo mucho amor y respeto. Me siento orgulloso de que sea reconocido en México y el mundo, pero es una responsabilidad mayor. La gastronomía y el turismo han detonado su desarrollo de la mano de la industria vinícola. Tenemos una línea cultural perfectamente definida y hemos aprovechado nuestras materias primas para convertirnos en una región gourmet como la mediterránea en Europa.

Los grandes protagonistas de la enología y la gastronomía mundial han viajado a Baja California para descubrirla. Les voy a contar tres historias. La primera nos habla sobre el chef Rick Bayless, quien cada año se instala una temporada en Ensenada, junto con su equipo de trabajo, y recorren desde los tacos de mariscos hasta los restaurantes más sofisticados de la ciudad para replicar las recetas en sus prestigiados restaurantes en muchas ciudades de Estados Unidos. En el año 2012, Rick Bayless fue condecorado por el gobierno mexicano con la Orden del Águila Azteca por haberse convertido en un embajador honorario de nuestra cultura gastronómica. La segunda historia relata un maravilloso viaje realizado por otro chef, Anthony Bourdain, quien documentó para su programa de televisión No Reservations las bondades de la ruta del vino en Baja California. Sus conclusiones fueron contundentes: esta región es “la nueva Toscana”. La tercera historia es la crónica del periodista Michael Schachner, para la revista Wine Enthusiast, quien mediante sólidos argumentos, aseguró que es en Valle de Guadalupe en donde ha iniciado la revolución del vino mexicano.

Una historia llena de pasión y conocimiento

Los socios fundadores de Monte Xanic, identificaron el Valle de Guadalupe para el desarrollo y creación de vinos y hoy, después de 26 años, ha sido un éxito: la empresa es resultado de una historia de genuina pasión, conocimiento y experiencia. Vivirlo ha sido increíble, único. De hecho me tocó vivirlo. Estar siempre involucrado en la industria del vino y ver cómo ha evolucionado me da mucha satisfacción; sé que vamos por buen camino, porque la experiencia adquirida en estas dos décadas nos permite ser cada día mejores y cumplir con nuestra principal promesa: la calidad.

Nuestra tierra es muy rica, nuestros mares, generosos. No es una casualidad que Ensenada exporte atún de aleta azul (el más caro del mundo) a Japón, también camarones, mejillones, ostiones y almejas. La agricultura ha crecido muchísimo y no sólo con el cultivo de la vid. Los vegetales baby, los tomates cherry o las zarzamoras son de primera calidad y se exportan. Los quesos y los patés también se han ganado reconocimiento. Pero los vinos llevan la batuta de todo este crecimiento que nos ha puesto en la mira internacional.

Es ahora cuando debemos ser muy cautelosos para cuidar nuestra tierra, nuestro valle. Nosotros llevamos en el corazón este sentimiento. En el Valle de Guadalupe somos una familia. Hemos crecido en él y con él. Desde luego queremos protegerlo y para lograrlo debemos crear conciencia, en México y en el mundo. Trabajamos con las instituciones que reglamentan lo necesario, para salvaguardar lo que es y significa esta tierra. En lo personal, tengo un fuerte sentimiento de pertenencia: creo en mi valle, lo quiero y lo cuido.

Captura de pantalla 2014-07-29 a las 11.47.53

* Enólogo e ingeniero en Industrias Alimenticias, Hans Backhoff es director general de la casa productora de vinos mexicanos, Monte Xanic, pionera en el segmento de vinos Premium. Contacto: twitter: @hbackhoff  

Columna publicada originalmente en el número 36 de la revista El Conocedor.