Te gusta

Pasta 101, ¡pasta para todos!

Sin importar el estilo, la técnica o los ingredientes, la pasta es y será siempre, uno de los platillos favoritos, pero una vez que hayas probado pasta fresca, no hay vuelta atrás. ¡Manos a la masa y pasta para todos!

Por Christian Martínez

Dicen que no hay mejor forma de transmitir amor, que a través de la cocina. Y sin duda, hacer pasta fresca desde cero, es una excelente forma para que los sabores y las texturas expresen el amor hacia nuestros seres queridos.

Así, con el amor como ingrediente principal, surgió el proyecto de Casa M, en el que el chef Maycoll Calderón y Marifer Durán se dieron a la tarea, durante los días más crudos de la cuarentena, de crear una marca que llevara la mejor pasta fresca directo a casa.

Desde su creación, Casa M ha evolucionado para convertirse incluso en una plataforma de clases en línea, con toda una serie de productos como salsas, pesto y hasta arequipe, pero en la base de todo está la pasta. La maravilla de este alimento de tradición italiana, es que además de reunirnos en la cocina y en la mesa, es un arte al alcance de todos del cual el equipo detrás de Casa M nos comparte cinco claves:

Harina

Existen tantos estilos de pasta como de harinas e ingredientes, que lo ideal es probar con distintas recetas hasta encontrar tu favorita. Desde las harinas más refinadas hasta la sémola, pasando por ingredientes como el huevo, sin duda transforman el resultado final de acuerdo a cómo pienses usarla.

Amasado

La forma básica de integrar los ingredientes es con las propias manos, pero gracias a la tecnología que hoy en día se tiene en casa, una batidora convencional es una gran aliada.

Forma 

Pastas cortas, largas, de moño, codito o ravioles, gran parte de su forma está determinada por los utensilios con los que cuentes, aunque la forma más básica de espagueti, fetuccini o papardelle son fáciles de lograr con una máquina para pasta manual.

Cocción

La mayor ventaja de una pasta fresca, además de su sabor, es que realmente es rápida de cocinar: por lo general sólo basta con pasarla un par de minutos por agua hirviendo con sal para que esté lista para comerse.

Salsa

Finalmente, una vez que la pasta está lista, su versatilidad permite que sea una entrada o una sopa, que un plato fuerte. Todo depende de lo que tengas a la mano para hacer una salsa clásica de tomate, un pesto a base de nueces o alguna creación cremosa.