Te gusta

Pater Noster, el hotel para aislarte del mundo

Es muy común escuchar en la publicidad de los hoteles que te aislarás del mundo al visitarlos. Ninguno más real como el hotel boutique Pater Noster, ubicado en Suecia, específicamente en la isla Hamneskär.

Antes de tener un hotel, esta diminuta isla de la costa Oeste de Suecia, vecina de la isla de Marstrand, contaba con un faro, construido en 1868 y aún en pie. Este faro fue llamado Pater Noster —“padre nuestro” en latín—, como tributo a las oraciones de los marineros.

La isla cuenta con difíciles condiciones geográficas y climáticas; además de aguas peligrosas rodeándola, lo que incrementó el deseo de aventura por acercarse a ella durante años. A finales del siglo XIX se construyó una casa para el cuidador del faro, misma que ha estado albergando a varias generaciones de maestros fareros, que fueron forjando una pequeña sociedad en la isla. 

Llegar a Pater Noster es una aventura

Es imposible arribar a la isla en un bote o yate ligero; se requiere de una embarcación rígida probada en aguas abiertas. Es más sencillo llegar en helicóptero desde la isla de Marstrand o Gotemburgo.

Una vez iniciada la aventura, se llega a un lujoso hotel boutique de nueve habitaciones y capacidad máxima de 18 huéspedes. La adrenalina de sentir un entorno hostil, combinado con un hospedaje con todas las comodidades, son el valor más alto para quedarse unos días rodeado, literal, de naturaleza. 

Una experiencia cautivante 

El hotel cuenta con un restaurante con especialidades marinas, un bar y una cafetería al aire libre, donde la inmensidad permite enfocarnos en nuestros pensamientos. Su propuesta de experiencias es genuina y honesta; pescar en alta mar, navegar, hacer kayak o bucear resulta atractivo para los más aventureros. Clases de cocina sueca y visitas al faro son opciones atractivas para quienes desean una estadía más introspectiva. 

Concepto interior y confort 

El estudio de diseño sueco Stylt fue encargado del concepto interior, creando un grupo multidisciplinario de empresarios, hoteleros, restauradores, diseñadores y marineros para crear la propuesta de hospedaje; soberbios interiores y el confort de los visitantes como eje. 

“Durante mis 30 años en el negocio de la hostelería, rara vez me he encontrado con un destino tan único”, afirma Erik Nissen Johansen, fundador y socio de Stylt. 

Convertir a Pater Noster en uno de los principales destinos de Suecia es el objetivo de Stylt y sus inversionistas. Y con la apuesta por una aventura que mira a la introspección a pesar de rodearse del peligro, seguramente lo conseguirán.