1

Piedras preciosas: los diamantes

Los diamantes están constituidos por un material que posee gran dureza a base de carbono cristalizado a altas temperaturas y presiones. Transparente y algunas veces incoloro. Los colores de los diamantes se originan por defectos de red e imperfecciones, accidentales o provocadas, como la inclusión de ciertos elementos (introducidos durante el crecimiento de éste), y hacen que los diamantes tengan una tonalidad amarilla, azul, escarlata o marrón.

Suelen encontrarse en la corteza terrestre y en varios casos fueron la base de antiguos volcanes. Actualmente existen también diamantes que son manufacturados en laboratorios, generando así un diamante sintético, de menor dureza y calidad que los “naturales”.

Pero vayamos al objeto central del deseo: el destello de los diamantes, el cual ha captado la atención desde hace tiempo; nos trae misticismo puro, testigo del poder y la avaricia; parte de la gran fortuna de los reyes más acaudalados y de las máximas tragedias.

anillos

En la Historia

El diamante tiene su origen en la antigüedad, se dice que su origen data de 3000 millones de años, antes de que los dinosaurios habitaran el planeta. El primer hallazgo de diamantes se encontró en la India; gracias a estos se crearon y abrieron grandes rutas comerciales, convirtiendo a Venecia en la República mercantil más importante del mundo Occidental.

En 1725, se descubrieron yacimientos en Brasil; actualmente este país produce una cantidad exorbitante de diamantes para uso industrial.

Con el paso del tiempo y el descubrimiento de diferentes técnicas de corte y pulido, los diamantes han capturado cada vez más la atención de las personas.

En 1866, en Sudáfrica, se encontraron yacimientos diamantíferos en Vaal, Orange, Jagersfontein, Dutoitspan; Bultfontein, Kimberley; Congo Belga, Bahía Luderitz, en la Costa de Oro ¨Ghana¨, Lichternerg, en la pequeña Namaqualand y en la Sierra Leona, entre otras.

ANILLO-PLATA-DIAMANTE-ok

El grande sudafricano

Sudáfrica ha sido testigo de uno de los más grandes acontecimientos en la historia, el descubrimiento del diamante Cullinan. A raíz de esto, se ha aumentado su producción y se han abierto nuevas minas; es un hecho que en Sudáfrica hay una riqueza viviente.

Aquí nació una de las empresas más sobresalientes que controla el mercado de diamantes en bruto; y que está al servicio de la promoción de estos: De Beers, Consolidated Mines Company, distribuye el producto a proveedores de Londres que pueden adquirir un diamante de esta compañía.

El resto de los diamantes en bruto son producidos y vendidos en Brasil, Australia, Canadá, Botswana, Angola y Rusia y se comercializan en Amberes, Bélgica.

Resistente al rayado y a la devaluación

Se dice que un diamante es bruto ó en bruto cuando es extraído de la tierra y no ha sido facetado, labrado o pulido. Habitualmente los diamantes que son reservados como adorno o accesorio personal, llamémoslo “Joyas” tienen un valor muy variable en sus quilates, color, claridad y corte.

No tendrá cambios en su dureza, porque el diamante es el material más duro que se conoce por estar hecho de un solo elemento: el carbono. Su dureza hace que sea muy resistente al rayado y a cualquier imprevisto.

Es por eso que el diamante es una joya que se ha convertido en la piedra preciosa más anhelada por los joyeros, proyectando su majestuosidad en anillos de compromiso, brazaletes, aretes, coronas, cetros, mancuernillas, collares, broches, dijes, entre otros.

Diamonds

Los diamantes siempre serán una buena inversión, nunca se devalúan y con el paso del tiempo su valor aumenta, convirtiendo estos en una gran manera de salvar y soportar cualquier crisis económica.

Así mismo, el diamante, por ser el material más duro que se conoce en la historia del hombre, es ideal para herramientas de cortado, pulido y erosión, frecuentemente se realizan brocas y sierras con punta de diamante.

 

Estándares de Valor y Calidad

Cuanto más grande sea la piedra, mayor será su singularidad y por lo tanto mayor será su valor. Si tiene fallas o imperfecciones su precio disminuirá. Para darle valor a un diamante debemos de fijarnos en cuatro estándares de calidad: quilates, color, claridad y corte.

Quilates. Determinan el peso del diamante, 1 gramo = 5 quilates, 1 quilate = 0.20 gramos y 1 quilate equivale también a 100 puntos. El quilate de las piedras preciosas no tiene nada que ver con el quilate de las aleaciones de oro y no deben confundirse.

Color. Establece la categoría a la que pertenece, entre menos color tenga más será su valor, por que será puro y transparente, para categorizar el color de los diamantes se utiliza la siguiente escala: D (incoloro), E, F (detección de color detectables sólo por los expertos), G, H (blanco con trazas de color, detectables al compararse con uno de mejor grado), I, H (blanco con detección de color, difíciles de apreciar a simple vista, diamantes con gran calidad-precio), K ( presencia de color) y N a Z (tono de color apreciable a simple vista,) suelen ser de color amarillo o marrón.

Claridad. La claridad o pureza es el que mide el número, tamaño y tipo de imperfecciones o marcas que un diamante tiene. Puede haber varios tipos de pureza, Fl (sin marcas ni imperfecciones vistas desde una lupa de 10x), IF ( sin imperfecciones vistas con lupa), VVS1 y VVS2 (diminutas imperfecciones, difíciles de ver con una lupa), VS1 y VS2 (imperfecciones diminutas apreciables con una lupa), SI1 y SI2 (pequeñas imperfecciones vistas por un experto), SI3 ( imperfecciones vistas a simple vista) y I1 y I2 (imperfecciones apreciables a simple vista que pueden afectar el brillo y la transparencia del brillante).

Corte. El corte o talla es la pieza angular de estas características; demuestra realmente la exactitud del facetado, el pulido y las propiedades de la piedra. Hay diferentes tipos de tallas de diamantes, los más usuales son marquise, pera, redonda, corazón, oval, esmeralda y princesa; actualmente se han desarrollado varias más, todo al gusto de quien los adquiere.

Puede encontrar diamantes de calidad y precio accesibles en las diferentes joyerías de la Ciudad de México, con una escala de color de la G a la J que tendrán buen color y sus imperfecciones serán difíciles de ver, y con un grado de pureza VS1 y VS2, de 25 a 35 puntos, que equivale a unos 0.30 gramos de quilates, en una montadura para anillo de oro blanco u oro amarillo que oscilan entre los $ 17,800 pesos a $ 19,300 pesos.

hope-diamond-picture

Los famosos, los deseados

Cullinan. El diamante más grande de todos los tiempos, de 3106,75 quilates en bruto, conocido como la Estrella del Sur y encontrado en Sudáfrica.

Centenario. Diamante encontrado por la empresa De Beers, en Sudáfrica, su peso en bruto era de 599 quilates, tallado por Tolkowsky.

Koh-i-noor. Conocido como “Montaña de Luz”, fue encontrado en la India, pesó 105 quilates y fue el causante de mucha sangre derramada por las disputas que protagonizó. Fue utilizado para la corona de la Reina Victoria.

Hope. Conocido como el “Diamante Azul”, pesa 42.52 quilates, perteneció a Luis XIV y fue robado durante la Revolución Francesa; actualmente se exhibe en el Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsoniana en Washington.

Cartier o de Taylor-Burton. Este diamante tiene forma de pera y pesa 69.42 quilates, actualmente encuentra en manos desconocidas.

Es así, como los diamantes han sido testigos contundentes de miles de hallazgos históricos que han rebasado los tiempos y fronteras, también han sido parte fundamental en la demostración de muchas de las emociones humanas: pasión, amor, deseo, compromiso, admiración, poder, avaricia y adoración a su hipnotizante brillo.

 

Paulina Monarrez Córdoba