Te gusta

Ramsés Viazcán; talento mexicano

Siempre es un buen momento para reconocer y conmemorar el talento que existe en nuestro país. En esta ocasión presentamos a Ramsés Viazcán, diseñador industrial originario de la capital del país que, en poco tiempo, se ha destacado por su trabajo e investigación en los procesos e interés de incidir positivamente en la sociedad a través de los objetos.

Paulina Chavira

 

No obstante, su trabajo no sólo se ha reflejado en piezas y procesos, sino que este joven creador ha sido galardonado por diversas instituciones y medios referentes a las industrias creativas. Por mencionar algunos, se encuentra el 1er lugar en el Premio Nacional de Diseño: Diseña México 2019, el Premio Nacional de Cerámica y el Premio a! Diseño; así como sus menciones en el Premio Clara Porset 19 y por el Consejo para Prevenir la Discriminación en la Ciudad de México.

Por si fuera poco, sus obras han sido expuestas en el Museo Nacional de Arte, además en ferias especializadas, como el Abierto Mexicano de Diseño, la Feria Campamento, Inédito de Design Week, entre otras.

Una interrogante constante para este diseñador, es ¿cómo dar significado a la materia? A partir de este cuestionamiento, Ramsés dibuja una nueva forma para ella, rodeándose de personas nuevas y distintas que puedan contribuir y lograr cosas espectaculares en cada proyecto. “Mis objetos son preguntas abiertas a los objetos”, afirma.

La docencia también forma parte de su expertise, ya que ha impartido clases en la Universidad CEU Cardenal Herrera, en Valencia, España, y actualmente es profesor de Taller de Diseño 3 y 4 en el CIDI de la UNAM.

Cuencos de México 

Esta obra es una expresión gastronómica al resultado de un paisaje cultural determinado. Es el conjunto de ingredientes, modos de preparación y formas de consumir un platillo en una creación particular con atributos propios e individuales.

Los alimentos y los objetos en su conjunto, son manifestaciones tangibles de la expresión de una cultura. Sin embargo, ante la homogeneización cultural y alimentaria como consecuencia de los nuevos estilos de vida y la industrialización del sistema alimenticio, se debe analizar la importancia de la relación entre los alimentos y las manifestaciones culturales que los acompañan.

El pozole verde

Varias preguntas surgieron al empezar el proyecto, las cuales no giraron en torno a la comida, sino al pensamiento y al análisis, llevando a Ramsés a centrarse en un platillo típico que se disfruta en esta época del año: el pozole verde, un manjar mexicano que se acompaña de pollo, limón y un par de rábanos.

Este guiso se sirve en plato de cerámica, pero no se trata de cualquiera, sino en ese plato elaborado de cerámica blanca, que nos remonta al olor a tierra mojada y nos transporta a recuerdos que culturalmente tienen un significado.

El concepto de esta pieza no sólo quedó ahí, se llevó a formas donde el acervo cultural quedó plasmado, ya que este
plato -inspirado en un sombrero de charro- concibe las formas de comer con una superficie que arropa tanto al platillo principal como a los complementos que lo condimentan. Sin duda, es una pieza que conmemora y celebra nuestra identidad nacional. Además, cabe destacar que esta vajilla fue elaborada para el restaurante Dulce Patria y obtuvo una mención honorífica en el Premio Clara Porset.

Objeto frontera 

Este proyecto fue galardonado con el primer premio en la Bienal Nacional de Diseño México 2019, además obtuvo menciones honoríficas de Diseño y Sostenibilidad, Diseño Industrial en la Bienal Iberoamericana de Diseño 2020 y también fue galardonado por el Copred.

Frontera surge de un racional que mezcla la historia y realidad de México, dos temas que se han debatido a lo largo de la historia; la relación entre la tradición y el progreso es un tópico muy asociado a las poblaciones indígenas y a sus producciones culturales.

De la mano de la diseñadora industrial Ana Luz Chamú y la artesana Rufina Ruiz, del Taller Ruiz López, Ramsés Viazcán trabajó el posicionamiento de un objeto como una estrategia simbólica que converge y abre un diálogo entre las dos verticales. Frontera es el lugar conceptual donde se reconoce lo mejor de ambas ideas, embonando y cuestionando la narrativa histórica de nuestra identidad. Este enfriador portátil disminuye la temperatura del agua contenida hasta 7º C en menos de 45 minutos, a través del proceso de enfriamiento evaporativo, el cual es posible gracias a las propiedades físicas del barro Atzompa y la forma del enfriador.

Santa María Atzompa es un municipio de Oaxaca y el segundo centro productor de cerámica de dicho estado, donde se encuentra el Taller Ruiz López. De esta manera, el proyecto forma parte de una estrategia de reposicionamiento sobre los significados del barro y las artesanías, estableciendo otros sentidos simbólicos a través de nuevas utilidades contemporáneas.

____________________________________________
ramsesviazcan.com