2

Tall Horse, Wellington Sudáfrica

En el lugar donde habita Tall Horse el paisaje es espectacular, un sin fin de viñedos que rodean y decoran en relieve la gran familia de montañas. En esta época es fácil apreciar los pesados racimos de uvas que cuelgan de las vides, la vendimia había comenzado una semana atrás.

Tall Horse “La Jirafa”

Sin duda los vinos sudafricanos Tall Horse se han convertido en una revolución en el mercado internacional y podemos deducir que llegaron a México por una larga temporada. Tall Horse o “la Jirafa”, como sus consumidores la llaman, son vinos para todos los días y cualquier parte del día, vinos alegres, dinámicos para un martes de “Big Bang Theory” o domingos futboleros, vinos sin pretensiones ni esnobismos y que a su vez logran entrar tanto en el gusto del gran conocedor como del que quiere serlo. Vinos para ocasiones especiales y para hacer de cualquier día una ocasión memorable, de gran valor y que invitan a coleccionarlos o conservarlos para la mesa de centro.

Pero, ¿cómo un vino desde una tierra tan lejana ha logrado posicionarse junto con toda la estampida a esta gran velocidad? Para saberlo tenía que comenzar este gran Safari en la búsqueda de esta enigmática jirafita, sus orígenes, su tierra y quiénes son los guardabosques que se encuentran detrás de este gran mamífero camelopardalis.

 100_0771

Sudáfrica, Ciudad del Cabo

Después de un par de conexiones y poco más de 24 h desde mi salida en México D.F. por fin llegué a la maravillosa Sudáfrica desembarcando en la Ciudad del Cabo.

Sudáfrica es un país maravilloso, el sol parece brillar con más intensidad que en cualquier otro rincón del mundo, el cielo es más azul, sus vientos son poderosos y su gran riqueza y diversidad cultural la han posicionado fuertemente como una verdadera nación arcoíris.

Ciudad del Cabo es una muestra concentrada de los atributos del país. No sólo es el puerto más conocido sino que es absolutamente enigmático. Bares, restaurantes, arte y cultura residen a las orillas del océano. Pero la vida en esta ciudad gira en torno a algo más grande; la magnífica Table Mountain, que se puede apreciar desde cualquier punto de la ciudad y que constituye uno de los monolitos más hermosos del mundo. Es justo detrás de esta montaña donde se encuentra el objetivo principal de esta expedición.

 Los viñedos y la caza

A sólo 50 minutos de Ciudad del Cabo se encuentra la zona de viñedos. Conduciendo en dirección al distrito de Paarl tomé la desviación a Franschhoek y continué rumbo a Wellington, lugar donde habita Tall Horse. El paisaje es espectacular, un sin fin de viñedos que rodean y decoran en relieve la gran familia de montañas. En esta época es fácil apreciar los pesados racimos de uvas que cuelgan de las vides y que parecen disfrutar de los intensos rayos de sol y vientos frescos. La vendimia había comenzado una semana atrás.

Al llegar a la bodega de Wellington me recibieron el enólogo Jaco Potgieter y su equipo. Es fácil entender de dónde proviene el colorido, dinamismo y excentricidad de este vino al momento de conocer a Jaco, el creador. Jaco es un enólogo nato nacido en la región vitivinícola del Cabo y muy bien familiarizado con todas las uvas y viñedos de la región. Supo elegir audazmente cada uva del viñedo más adecuado para crear Tall Horse:

“Fui de cacería por todo lo largo y ancho de la región para obtener la suprema expresión africana de la madurez frutal para equilibrarla con su intrínseca acidez natural. Un acertado sello distintivo en los vinos Tall Horse”.

Él explica que la grandeza de los viñedos de esta región radica en las bondades del clima; largos y calurosos veranos acompañados por inviernos húmedos y fríos además de contar con uno de los suelos más antiguos y variados del mundo.

durbanville08

Las Variedades

Como parte de esta excitante aventura Jaco me invitó a una expedición por los sabores de las divertidas jirafas:

Sauvignon Blanc: Un ágil vino blanco con un toque de aromas y sabores a verdes praderas que galopan a través del paladar desplegándose hacia un placentero y fresco final.

Chardonnay: Un vino blanco encantador con aromas a safari de frutos tropicales y cítricos cuyos sabores permanecen con gran soltura y frescura.

Shiraz: Una excitante expedición de sabor a moras salvajes cubiertas por intrigantes especias de roble y taninos suaves que con elegancia se desplazan hacia un largo y frutal final.

Cabernet Sauvignon: Un delicioso viaje por sabores y fragancias de sublimes zarzamoras balanceadas por la seducción de las notas de cedro y taninos suaves que permanecen con agradable intensidad.

Merlot: Un reluciente Merlot de cuerpo medio con reflejos de jugosas e intrépidas cerezas y ciruelas con un toque de roble muy bien integrado.

Pinotage: De color rojo intenso con aromas de frutos rojos. En boca tiene suaves y dulces taninos con sabor a frutos secos. La madera bien integrada aporta café y chocolate en nariz y boca.

Pinotage Rosé: Un atardecer rosado de África con un suave galope de aromas a fresas y frambuesas que migran al suculento sabor de moras de verano terminando en un largo y frutal final.

Sólo me quedó agradecer a Jaco por su gran hospitalidad y generosidad que se manifiestan tanto en su trato como en sus vinos. Sin duda Sudáfrica es un país de gran riqueza que se refleja en sus maravillosos vinos y que está listo para mostrarlo al mundo.

Vinyard-grapes-close-up

La historia de Tall Horse

Tall Horse está insipirado en una historia singular. En 1824, el sultán de Egipto presentó al rey de Francia una jirafa como un obsequio diplomático. La jirafa fue enviada al Nilo por bote y navegó a través del Mediterráneo donde desembarcó en el puerto de Marsella; el viaje continuó, cruzó Francia andando hasta que llegó a su destino en París.

Miles de personas se agolparon en las calles de la ciudad para presenciar la asombrosa escena mientras arribaba la criatura de imponente altura. La jirafa, apodada Tall Horse, provocó un frenesí de interés científico y cultural. Algunos dicen que fueron su elegancia y gracia las que inspiraron la construcción de la Torre Eiffel…y ahora, la creación de estos vinos.

Hay muchas similitudes entre la jirafa que viajó de Egipto a París y los vinos que han venido a compartir su nombre. Ambos nacieron bajo los cielos de Western Cape y nuestro Tall Horse viaja a lo largo y ancho llevando consigo un poco de África.