Te gusta

Tendencias de consumo: Wellness líquido

Beber un exquisito coctel sin sacrificar el cuidado personal, es posible y emocionante.

Lorena Tirzo

La tendencia del consumo natural y el cuidado personal ha evolucionado cada aspecto de la vida, con un cambio en la manera en que apreciamos los sabores. La alimentación ha sido influenciada, en general, por estas preferencias, y ha mejorado las opciones de los menús para incluir alternativas que satisfagan a todos los clientes.

La coctelería no podía quedarse atrás: los mejores bares y las bebidas más atrevidas han experimentado modificaciones para adaptarse a todos los paladares, así como a las exigencias de los nuevos hábitos de consumo, sin perder la diversión durante el proceso.

Actualmente se han incluido ingredientes probióticos, líquidos fermentados y jugos orgánicos, con la intención de crear cocteles con menos calorías y menos alcohol, pero sin dejar de aportar cualidades interesantes. La magia sigue presente en la mezcla ideal de componentes y en la reformulación de preparaciones para obtener una copa inigualable, sin nada que envidiar a las preparaciones más tradicionales.

La introducción de tés, infusiones, kombuchas, tepaches y pulques tiene esa meta: integrar un perfil natural lleno de aromas y texturas. Jugar con estas posibilidades es un reto divertido en la barra y una aventura sensorial para los amantes de la coctelería.

______________________________________________________

No se trata de usar menos azúcar o sólo utilizar jarabes ligeros, sino más bien de emplear de manera inteligente los componentes y aprovechar su dulzor original.

______________________________________________________

Menos alcohol, más creatividad

Uno de los criterios que ha ganado terreno es la reducción del grado alcohólico en las bebidas. Al contemplar que la prioridad es cuidar del cuerpo y evitar un consumo irresponsable, se revisa la alta calidad de los ingredientes y de las
técnicas más allá de la cantidad en el vaso. Como consecuencia, el volumen de alcohol del contenido total -o ABV, por sus siglas en inglés-, se disminuye para resaltar otras características de la receta.

Las oportunidades para experimentar con licores de menor sensación alcohólica son infinitas; las bases livianas se imponen ante un nuevo perfil de consumidores, el cual prueba más creaciones durante las comidas.

Los spritz han sido un llamativo inicio de esta corriente, refrescantes y burbujeantes copas que se pueden tomar de día en compañía de alimentos o para pasar un rato divertido entre amigos. Aperitivos, vinos y sidras han tomado fuerza, al incluir una graduación de entre 5 y 20 %; bebidas nobles de las que parten en la barra para elaborar interesantes cocteles.

Al natural

El uso de ciertos ingredientes endulzantes ha sido importante para conseguir preparaciones más honestas y de menor contenido calórico. Ahora, la preocupación por elegir las opciones más saludables cambia la manera de mirar a la coctelería y abraza la elaboración con productos de origen y de características cuidadas.

Para esto, el profesionalismo de los expertos juega un papel vital, pues zumos y reducciones son usados en cantidades medidas y emparejados con exactitud, para dar el mejor resultado y que pueda disfrutarse sin preocupaciones.

La tendencia a un consumo local y orgánico llevó a que las alternativas se ampliaran, con la integración de cáscaras, semillas, hojas o mieles (que por lo general no se tenían presentes con facilidad), por lo que hoy los cocteles pueden integrar una fruta completa de diferentes maneras en un solo trago.

Los aromas también juegan una parte importante, la intensidad cítrica, frutal y herbal está presente más que nunca, llenando el bar de una vitalidad única. Líquidos infundidos con llamativos insumos, como el alcohol botánico y con especias, son preparados para dar un giro inesperado.

Motivar a la industria a prestar atención a los ingredientes que se combinan, ha sido un desafío del que se puede encontrar equilibrio, un cambio que a la larga da paso a redescubrir sabores sutiles. Indudablemente, este nuevo formato ha llegado a romper lo clásico para revitalizar las bebidas y obtener resultados geniales.