Te gusta

Testal

Estilo: Alta cocina mexicana de origen. Casual clásico, para ocasiones informales o semi formales, desayunos, comidas y cenas.

Lu-Ma: 08:00 a 19:00 hrs.

Mi-Sa: 08:00 a 23:00

Do: 09:00 a 19:00 hrs.

Sitio Web: testal.mx

Ubicación: Dolores #16 esquina con Independencia, Local C, Col. Centro, CP 06070, Ciudad de México, DF.

Teléfono: (55) 5510 1358

Precio: $300-600

Seguramente para muchos, lo que llama de entrada la atención es su nombre y surge el cuestionamiento inevitable de su significado; Testal es una palabra de origen Náhuatl Tixtlali, que significa masa pero haciendo referencia directa a las bolitas de masa que dan después originen a las famosas tortillas de maíz. Y así como el testal, el maíz y las raíces de la gastronómica mexicana y prehispánica, surge este lugar que da tributo a esas mismas raíces, elementos que se pueden apreciar no sólo en la cocina de Testal, sino en su decoración e interiorismo, que se cubren de pinturas sobre elementos y personas prehispánicas, además de maíces colgando del techo.

_mg_0857

El espacio fusiona de manera hábil y precisa estos elementos mexicanos de buen gusto, con elementos contemporáneos elegantes y clásicos, dando como resultado un espacio sofisticado, delicado y colorido al estilo mexicano creando un ambiente acogedor y atractivo.

Testal nace pues con la idea e inspiración culinaria de rescatar el origen de los sabores a México, a través de un menú exclusivo y apegado a la raíz de cada platillo; un lugar que sin duda alguna se ha convertido un clásico del centro histórico de la Ciudad de México y que indudablemente vale la pena visitar incluso de forma exclusiva al ir al centro.

_mg_0884

Cuando estés listo para sumergirte en el origen, empieza por las tostadas de atún con pepino y fresas, el aguachile verde de camarón o los tacos de charales con tortillas diferentes de jamaica, elote y nopal. Continúa con una deliciosa crema de chapulines o crema de chicharrón y nopales; y para el plato fuerte te recomiendo el exquisito borrego tatemado, las carnitas de atún o en todo caso ya sea el pecho de ternera al horno bañada en salsa de pulque y chile, o la pechuga de pollo en mole de zarzamora. Para el dulce cierre no te pierdas la gelatina suave de guanábana, el pastel de requesón o el pastel de chocolate picante. De la coctelería te recomiendo el temazcal de mezcal, tamarindo y sal de gusano, así como el destructor de tequila, albahaca, jugo de naranja y de limón.