2

Tipos de crianza y clasificación de vinos (parte1)

El vino es una materia viva en constante evolución, que mejora sus características durante su crianza, pero ¿qué es la crianza y qué tipos de vino existen?

Los invito a leer la nota para entender un poco más de crianza y la clasificación de los vinos.

La crianza del vino, se define como el envejecimiento, añejamiento, maduración, o afinado; como la fase en la vida del vino durante su elaboración, sea en depósitos, barricas o en las botellas, que hace que el vino evolucione y mejore sustancialmente sus cualidades, debido a complejos cambios que suceden con el paso del tiempo en el vino causados por reacciones químicas y oxidativas, así como fenómenos de origen físico y biológico.

Podemos decir que no todos los vinos mejoran con la crianza, ya que para que esto suceda tienen que ocurrir múltiples factores interrelacionados entre sí, que además deben estar compensados. Para una adecuada crianza los vinos deben poseer un alto contenido alcohólico y de acidez, también presentar una buena carga tánica y niveles de azúcar residual adecuados, que tengan ausencia de contaminantes y los taninos bien ensamblados, vinos que sean estables y elaborados o almacenados siempre bajo la temperatura correcta.

A diferencia de los vinos de mesa que se elaboran con la intención de que queden listos para beber lo más pronto posible. Estos vinos jóvenes tuvieron un ciclo de elaboración corta. No pueden afrontar la prueba del tiempo porque no fueron preparados para ello. Es un error conservarlos más de un año, lo ideal es tomarlos apenas los compramos, y no guardarlos más de cuatro meses.

Cada vino tiene su propio ciclo de vida y envejecimiento que por lo general, se originan en la viticultura y dependen del suelo, condiciones climáticas, mantenimiento del viñedo, la vendimia, variedades empleadas, proceso de elaboración y condiciones de almacenamiento o guarda.

No hay un solo tipo de crianza para los vinos, que pueden ser realizados en distintos envases y sometida a diferentes condiciones de envejecimiento.

shutterstock_154434581

Crianza oxidativa

Los vinos envejecen largo tiempo en condiciones de oxidación, con presencia de oxígeno, generalmente dentro de envases de madera, siendo a menudo encabezados con alcohol vínico como factor de estabilidad biológica para su crianza. Como es el vino Oporto, o encabezados

Crianza reductora

Los vinos evolucionan en ausencia casi total del aire, aplicando técnicas que impiden la oxidación de los vinos, siendo conservados en depósitos herméticos y más tarde en botellas bien cerradas, y donde sus caracteres se desarrollan por lo tanto en un ambiente reductor. Este tipo de crianza responde más bien a vinos septentrionales y especialmente elaborados a partir de variedades blancas aromáticas. Para estos vinos se dice que “el oxígeno es enemigo del vino”. 

Crianza mixta

Este sistema de crianza predomina en casi todo el mundo. Se trata de un sistema de envejecimiento que participa de los dos anteriores, primero siendo el vino sometido a una crianza ligeramente oxidativa en envases de madera, generalmente bajo el formato de barricas de 225 a 300 litros de capacidad, y luego a un período más largo de crianza reductora en botella, donde los vinos terminan de alcanzar toda su plenitud. Esta crianza también corresponde a los vinos septentrionales, generalmente tintos de determinadas variedades, aunque a veces también se pueden envejecer con este sistema algunos vinos blancos. En este tipo de vinos se aplica la norma de “el oxígeno es necesario, pero solo en pequeñas cantidades”.

Leer parte 2… AQUÍ