Te gusta

Tips para reiniciar los viajes

Desde el 09/11 el turismo no se había enfrentado a un reto tan grande como el que ahora tienen por el Covid-19. Poco a poco se reduce la cantidad de enfermos en el mundo, pero de la poca información que tenemos algo si sabemos: en cualquier momento podrían empeorar los contagios. Esta situación no la desean aerolíneas, hoteles, restaurantes o sitios de entretenimiento, pues muchos de ellos no tendrán una segunda oportunidad. 

Las aerolíneas bajan sus costos, los centros turísticos ofrecen descuentos y los hoteles y restaurantes preparan paquetes especiales. Todo está listo para volver a viajar, solo debemos ser muy conscientes de la situación y evaluar cuando es más conveniente planear nuestro siguiente viaje y el destino al que llegaremos.

Y es que la pandemia por Covid-19 cambió nuestras vidas y la forma en que nos relacionaremos con los demás en adelante, lo que repercute completamente en la interacción con otras culturas y los traslados a otras ciudades. Debemos estar preparados para tomar medidas de seguridad para viajar durante los próximos años, sin importar el destino, así como mantenernos informados de las variantes que sucedan mientras no exista una cura. 

Empieza poco a poco, los destinos no se irán.

Reanuda poco a poco tus planes para explorar el mundo. Inicia con destinos cercanos considerando que la reactivación de los viajes se dará en tres etapas.

La primera etapa se refiere a los viajes locales donde las personas puedan percibir la seguridad de su misma zona y conozcan los riesgos sanitarios que existen ahí. Después de unos meses se pasará a la segunda etapa con los viajes regionales. Esta etapa requiere de mucha precaución, ya que llegará la temporada de la influenza estacional, que a su vez podría generar un incremento en los contagios de COVID-19. Para la tercera etapa se destinan los viajes intercontinentales, que seguramente veremos más cotidianamente hasta el siguiente año.

Además, El turismo mexicano necesitará de todos para conseguir retomar lo perdido. Prepara un plan que incluya esos lugares que no conoces del país, procurando iniciar con los que menos gente pudieran atraer; considera que todos estamos pensando en playa y seguramente desbordarán gente en los siguientes meses.

Precauciones pre-viaje.

La medicina preventiva va a adquirir mayor relevancia, pues la prevención es punto clave para evitar el contagio. Es muy recomendable adquirir un seguro de gastos médicos para viajes que incluya la atención de COVID-19, adicional a todas los requisitos y exámenes previos que muchos países pedirán a los extranjeros.

La obtención de pasaportes y visas también se atrasará, por lo que debemos informarnos previamente sobre lo que solicitarán los destinos de llegada para hacer el proceso con tiempo. A la fecha de publicación de esta nota, México y los países latinoamericanos no pueden ingresar a Europa como turistas y las citas para pasaportes mexicanos no se normalizan.

Durante el viaje.

Debemos llegar con más tiempo de sobra al aeropuerto o central de autobuses de donde partiremos, ya que los tiempos previos al abordaje se incrementarán debido a la implementación de filtros sanitarios. En estos lugares se estarán tomando muchas decisiones sobre la salud de los viajeros; debemos participar y acatar los lineamientos, ya que son por la salud de todos los viajeros.

Debido a que aún existen muchos cabos sueltos sobre la enfermedad y que su descubrimiento ha puesto en duda la sanidad de muchas tradiciones ancestrales (como el comer animales exóticos), procuremos no participar en ciertos rituales folcóricos del lugar al que visitemos, principalmente en lo que a comidas exóticas se refiere y a los que involucren una cercanía excesiva con los lugareños.

Después del viaje.

Es un hecho que de ahora en adelante será esencial estar al pendiente de nuestra salud, tanto antes, durante y posterior a un viaje. Principalmente en los primeros momentos de la reactivación, debes recordar que el virus todavía está circulando, por lo que tienes que permanecer alerta durante los 14 días después de tu viaje para detectar cualquier signo o síntoma de enfermedad.

Una recomendación siempre válida es no automedicarnos y acudir a un médico ante cualquier indicio de enfermedad, así como evitar el contacto con personas de alto riesgo, pues, aunque no tengamos síntomas, podemos ser portadores de este virus.

Al ser un virus nuevo no se conoce por completo la forma en la que éste se va a comportar, por lo que las medidas de seguridad e higiene deberán de ser permanentes y crecientes. 

Al menos por los próximos dos años los protocolos de salud en viajes estarán agudizándose, debemos ser muy conscientes y acatarlos para evitar un mal mayor.