Te gusta

Un placer desconocido: cocteles de queso

¿Un coctel de queso? Sí, que acompañe los mejores destilados. Ahora, la tendencia en cocteles es reinventarlos, agregándoles otros ingredientes (en esta ocasión, diferentes estilos de quesos).

La palabra cóctel o coctel proviene del inglés cock’s tail que significa “cola de gallo”. La leyenda nos cuenta que dichas bebidas se popularizaron en la época de la reina Victoria allá por el siglo XVII en Campeche, México. En ese entonces solían preparar los tragos con ron u otro alcohol, pero los mezclaban con una cuchara de metal, lo que generalmente les daba mal sabor. Fue idea de un marinero inglés quien, al preparar su bebida, la batió con una planta que tenía forma de cola de gallo; al preguntarle qué planta era esa, simplemente respondió “cock’s tail y lo demás ya es historia.

Otra anécdota curiosa también nos remonta al México del siglo XVIII, donde se dice que los estados del norte aún obedecían a un emperador de nombre Axólotl VIII. Dichos pobladores presentaban disputa con el ejército estadounidense y, después de varias afrontas, decidieron tener una tregua y llegar a una reconciliación, por lo que decidieron celebrar una reunión diplomática en el palacio del emperador. Axólotl, haciendo gala de diplomacia y hospitalidad, le invitó una bebida al general estadounidense, a lo que a su llamado apareció una mujer sosteniendo una sola copa para ambos, lo que ponía en riesgo las pláticas de paz en el sentido de quién sería el que bebería primero, pero la muchacha hizo gala de su inteligencia y se bebió el contenido; posteriormente llevaron dos bebidas y todo se resolvió. El general preguntó el nombre de aquella prodigiosa chica que salvó la situación y el emperador le respondió que era su hija, de nombre “Coctel”. Sin importar cuál sea la historia verídica, el aspecto a resaltar es que tiene origen mexicano.

Cocteles con quesos: ligeros y frescos

Es hora de que platique acerca de cocteles preparados con quesos; actualmente se estilan como aperitivo, para acompañar una entrada, algún platillo o el postre. Son ligeros, frescos y acompañan a platillos aún más frescos. Imáginate disfrutar de un delicioso coctel de frutas, un coctel de camarones, un gazpacho de fresas acompañado de un coctel de queso, preparado al estilo piña colada, mai tai, es así que los bartenders a cada instante reinventan la coctelería; suena extraño, pero hoy en día, hay un boom en el consumo de los cocteles y la gente busca algo novedoso, gourmet, que envuelva a su paladar y que lo llene de grandes aromas y sabores.

Pero no sólo se crean cocteles con quesos, sino que el queso es la guarnición o la estrella que está presente en cada platillo.

queso1

Propuestas de cocteles

Voy a crear un escenario, por ejemplo, la recepción de una boda en la playa, en donde el ruido del mar, el aire salado, la música de fondo y la compañía te hacen adentrarte; a la llegada del evento una serie de meseros te esperan con unos vasos para jaibol rellenos de fruta fresca como melón o piña, un poco de jugo y, para adornar dicho coctel, cubitos de queso panela; para hacerlo más atractivo cortaron la corteza de la piña e hicieron pequeños vasitos, formaron perlas de melón, cortaron el queso en cubos pequeños para insertarlos en unas brochetas, junto con el melón y la piña restante y las acomodaron en el vaso hecho de piña, creando todo un conjunto de sabores para ti.

El coctel un mai tai, preparado en un shaker, se prepara con hielo, ½ onza de triple sec, ½ onza de jugo de limón, 1 dash de jarabe, 1 dash de granadina, 1 onza de ron blanco y 1 onza de ron añejo. Se mezclan todos los ingredientes en el shaker, se vacían en el vaso de piña y se decora con la brocheta de queso panela, piña y melón.

queso4

Con lo anterior aprendes que los cocteles no sólo se toman, sino que también se comen, como el siguiente, que es un coctel de camarones con surimi, queso crema y gelatina de limón. Para prepararlo necesitas: 200 g de camarón pacotilla, 200 g de queso crema, nata, un sobre de grenetina sin sabor, ½ taza de jugo de limón, una lechuga y una rama de perejil; en un colador lava perfectamente los camarones y déjalos escurrir, posteriormente hierve en agua y cocínalos por aproximadamente dos a tres minutos (recuerda limpiarlos muy bien antes de cocinarlos). Aparte, en un molde mezcla el queso y la nata hasta que se incorporen. Hierve agua en un recipiente, vacía el sobre de gelatina o grenetina y el jugo de limón y una vez frío, vacíalo en copas y mételas al refrigerador. Una vez que ha cuajado, rellena las copas con la mezcla de la nata y el queso, después añade la lechuga, los camarones y por último, dale un toque refinado con ramitas de perejil.

Por último, no puedes perderte el gazpacho de fresas con brocheta especial de queso de yogur que rinde para cuatro personas. Necesitarás 400 ml de clamato y 10 fresas; para las brochetas: 4 bolitas de queso mozarella, 8 fresas más o menos del tamaño de las bolitas de queso y cebolla frita deshidratada para rebozarlas. Para preparar: lava las fresas, deja escurrir bien, corta las hojas y la parte blanca y pon en un vaso de batidora, agrega el clamato y tritura todo junto hasta que quede bien mezclado. Si no te gustan los restos de las fresas, cuela antes de servir en vasos de cristal, deja escurrir el queso mozarella hasta que quede sin humedad. Pincha en cada brocheta una fresa, una bola de queso rebozada y cierra con otra fresa. Por último, sirve el gazpacho de fresa en vasitos y encima la brocheta especial de queso.

Como has visto, cocteles hay muchos, pero momentos hay más, así que te invito a experimentar nuevos sabores, aromas, a cambiar los rituales y a ampliar tus horizontes.

¡Salud y buen provecho!