Te gusta

Una oportunidad en el mundo

Deby Béard

Inglaterra es una plaza obligada para los vinos del mundo, con ferias ya consumadas y estrategias interesantísimas para fomentar el consumo de vino de calidad. 

Los vinos ingleses presentan una curiosa paradoja: sin haber tenido -al menos hasta ahora- una historia de producción propia  de vino (como la de Francia, Italia o España), sus habitantes son grandes consumidores y poseen uno de los más refinados y bien informados paladares de Europa. Importan grandes volúmenes tanto del Viejo como del Nuevo Mundo, e incluso han conseguido crear, en suelo ajeno, categorías casi exclusivamente británicas como el Sherry (vino de Jerez) y el Oporto.

Los ingleses empezaron a elaborar vino en la época romana, en el siglo I. Sin embargo, las vides italianas se acomodaron mal al clima frío y el país debía importar más vino del que producía. En la época de los sajones, en el siglo V, había viñas en Cambridgeshire, al este, y Gloucestershire, al oeste. Después de la conquista Normanda, en 1066, el cultivo de la vid se mantuvo durante cerca de cinco siglos en las fincas de los aristócratas y los monjes. La tradición se perpetuó hasta la Primera Guerra Mundial, que puso fin a las actividades vitícolas británicas.

La producción volvió a despertar lentamente en la década de los 50, cuando un pequeño grupo de viticultores emprendedores intentó encontrar vides capaces de aclimatarse al frío y a la humedad.

Las tierras calizas y arcillosas de buena parte del sur de Inglaterra son notablemente parecidas a los mejores suelos de la región de Champagne, que se encuentra a poco menos de 300 kilómetros al sudeste. La similitud no ha pasado inadvertida para los productores franceses, quienes desean expandir sus negocios pero se enfrentan a las estrictas normativas, las limitaciones de la tierra destinada a los viñedos y los altos costes operativos de Francia.

En nuestros días

El día de hoy, el vino de Inglaterra se está posicionando en el mundo de Baco como una gran opción, un país que hasta hace unos cuantos años no podía producir buenos vinos, ahora lo está logrando. Es que el suelo es muy similar al de las mejores regiones de Francia.

Que los mejores vinos del mundo se elaboren en España, Francia, Chile, California, Sudáfrica, Argentina, no es ninguna coincidencia. Se debe, entre otros factores, al clima. Pero el cambio climático va a alterar estas condiciones. O, mejor dicho, las va a trasladar a otras latitudes.

En el norte de Europa, debido al calentamiento global, los inviernos son cada vez menos fríos y los veranos más calurosos. En otras palabras, se van a dar las condiciones meteorológicas perfectas para producir buenos vinos. Una de las primeras regiones en beneficiarse del fenómeno va a ser el sur de Inglaterra. Quizá, dentro de unos años, en vez de pedir un Borgoña o un Rioja, se cruzará (metafóricamente) el Canal de la Mancha para pedir “un inglés”.

El calentamiento global ha hecho que el aumento de la temperatura sumara un clima ideal a un suelo óptimo. Esto aunado a cada vez más y mejores profesionales han colocado al vino de Inglaterra en la agenda de los amantes del vino.

Además de sus propios productos, Inglaterra es una plaza obligada para los vinos del mundo, con ferias ya consumadas y estrategias interesantísimas para fomentar el consumo de vino de calidad. Por ejemplo ahora los restaurantes más finos de Londres han rebajado los precios de los vinos de calidad, por lo que probar un vino resulta más barato al ir al cenar que a una vinería.

Si bien Gran Bretaña aún no está en los rankings de producción y probablemente no lo esté, ya que no tiene demasiado espacio para la plantación, el vino de Inglaterra es cada día más aceptado. Las mayores bodegas se encuentran en el sur. Incluso la familia real es dueña de una gran bodega, por ahora sin comercialización.

El vino de Inglaterra cosecha premios cada año, tal vez el más importante fue en 2010, cuando un Blanc de Blancs producido por Ridgeview Estate fue elegido como el mejor espumoso del mundo, por encima incluso de los competidores de Champagne.

Variedades y estilos de vino

Gran parte del vino inglés es blanco, ligero, con un perfume floral y con buena acidez; algunas explotaciones empiezan a elaborar vinos tintos y espumosos. La mayoría de los vinos deben beberse jóvenes; sin embargo, algunos pueden envejecer en botella hasta cerca de 10 años. Más de la mitad de las viñas están plantadas con híbridos alemanes, como la müller-thurgau, la bacchus, la reichensteiner y la schönburger. El híbrido seyval, que es resistente, cubre casi el 13% de la superficie cultivada.

De copas en Londres. ¿A dónde ir?

Te recomendamos las bodegas y tiendas de vino más prestigiosas de Londres:

  • Berry Bros & Rudd en St James’s Street, London SW1A 1EG

Histórica tienda de vinos, es una visita obligatoria. Hasta hace poco no existían botellas en exposición, simplemente el cliente hablaba sobre sus gustos con el encargado. Todavía se puede hacer esto, pero ahora hay también una pequeña selección de las botellas de la gama fuerte disponibles en los estantes.

  • Handford (South Kensington) en 105 Old Brompton Road, London SW7 3LE

Antigua tienda Vigneronne es un destino interesante para cualquier amante del vino. Portugal, Italia y Borgoña son fuertes, mientras que sobresalen los vinos del Sur de África.

  • Fortnum & Mason en 181 Picadilly, London W1A 1ER

De elegante ambiente y con el estilo del Viejo Mundo. El departamento de vino es amplio, bien presentado y de amplia gama, suma alrededor de 1,200 vinos, es excelente.

  • Lea & Sandeman en 170 Fulham Road, London SW10 9PR

Posee una amplia gama, precios justos y un buen servicio. Ofrece una gran variedad de vinos de Borgoña e Italia, pero la cobertura en otros lugares es también bastante buena.

  • Selfridges en 400 Oxford Street, London W1A 1AB

Su sección de vinos está situada en una esquina de la tienda principal. Posee una amplia variedad de vinos, será difícil decidir si se desea llevar pocas botellas.

  • Around Wine en 38-49 New Cavendish Street, London W1G 8UD

No venden vino, pero ofrecen una amplia gama de accesorios para los amantes del vino, que van desde gran variedad de sacacorchos, con casi toda la gama de gafas de Riedel  y la gama de Eurocave de sistemas de refrigeración. Ideales para comprar algún regalo.

  • Vinopolis o Ciudad del vino, localizado al sur del Támesis cerca del Teatro del Globe y la Tate Modern

Es esencialmente un enorme depósito lleno de bebidas. Aquí podemos aprender todo lo que deseemos sobre el vino, su proceso de producción, cómo elegir un vino para los diferentes alimentos, el arte de la degustación, etc. Se realizan catas de vinos regulares, degustaciones de vino, wisky y cócteles. Hay además una pequeña cervecería.

Algunas bodegas británicas:

  • New Wave Wines
  • Davenport Vineyards – East Sussex
  • Carr Taylor – Sussex
  • Wooldings Vineyard
  • English Wine – Isle of Wight
  • Carters Vineyards – Suffolk/Essex
  • The Vineyard Stockcross Berkshire
  • Bow-in-the-Cloud Vineyard – Wiltshire
  • Three Choirs Vineyards – Gloucestershire
  • Cwm Deri – Gales
  • Denbies Wine Estate – Surrey
  • Sharpham Vineyards – Devon