Te gusta

El universo virtual de los Wagner

La llegada de la pandemia transformó no sólo la forma en la que nos relacionamos, sino también en la que vivimos nuevas experiencias. Mauricio Lamadrid y Ana Luisa Suárez encontraron la manera de conectar de forma profesional -y real- con clientes en todo el país, y lograron a través de las pantallas compartir la cultura del vino a otro nivel.

________________________________________________

“Nos apasiona impulsar el consumo de vino en México, y lo hacemos a través de la cultura: desde charlas muy básicas, hasta seminarios especializados a los que invitamos a verdaderos expertos como el enólogo Jesús Díez. De esta forma nos aseguramos de no caer en lo convencional y ofrecer lo mejor en nuestras catas virtuales”. Mauricio Lamadrid.

________________________________________________

Ana

El 28 de enero de 2020, Mauricio se subió al coche y me dijo, “Ana, algo va a pasar, las cosas en China no van bien”; la verdad es que yo no le di mucha importancia hasta que sucedió el primer lockdown, cerraron todo y mandaron a los niños a casa. Para ese momento, Mauricio ya había evaluado el contexto y tenía un plan, y es que cuando se le activa el área creativa nadie lo puede parar.

Mauricio

En la situación en la que nos encontrábamos, con el cierre de bares y restaurantes, tuvimos que actuar rápido y analizar lo que haríamos los siguientes meses. Claro que ya existía el tema de las catas virtuales y los lives en Instagram no habían parado, pero lo que hicimos fue innovar e ir un paso adelante en el tema logístico. Al día de hoy, hemos logrado una de las catas virtuales más grandes e importantes; y es que reunir a 300 asistentes, todos con entrega personalizada en tiempo y forma, requiere una logística muy, muy grande.

________________________________________________

“Es increíble abrir la sesión y que todos comiencen a contactarse. Nos resulta maravilloso entrar -de manera virtual- a la casa de nuestros clientes, conocer a sus familias e interactuar con ellos a la distancia. El resto es innovar y seguir ofreciendo experiencias atractivas que los sorprendan”. Ana Luisa Suárez.

________________________________________________

Ana – Comenzamos de forma más local, con clientes cercanos y amigos con paquetes de vinos blancos, tintos y rosados, y a la gente le encantó. Al poco tiempo teníamos sold out en la página de vinos Wagner, porque además es muy sencillo comprar, sólo hay que seleccionar el paquete e ingresar la dirección de envío y nosotros nos encargamos del resto. Pero teníamos que elevar la experiencia a un nivel superior, digno de los vinos que presentamos.

Sinergias con chefs

Mauricio – Hemos hecho catas-maridaje en alianza con chefs muy reconocidos, como Sonia Arias (de Jasso), Gaby
Ruiz (de Carmela y Sal), y en el futuro nos encantaría trabajar con Ana Martorell y Estudio Millesime. Nosotros nos encargamos de la logística de transportar los vinos, y ellas de crear platos que resaltan las notas más interesantes de cada etiqueta, logrando una sinergia increíble. Siempre nos adecuamos al presupuesto y al tipo de experiencia que los asistentes quieran vivir: hemos hecho catas en las que enlazamos los vinos con quesos o chocolates, y también ha sido muy enriquecedor.

Ana – Las catas tradicionales no tienen nada de malo, ¡al contrario, son fascinantes!, pero nosotros nos esforzamos en llevar la experiencia más lejos, porque además nos respaldan vinos increíbles. Los Wagner están encantados de que en México estemos explotando de esta forma el mundo virtual, así que tenemos todo el apoyo de Chuck, Charlie, Jenny, de Luis Rodríguez y de los Hope. Hemos hecho una mancuerna muy padre con las bodegas para poder transmitir en tiempo real lo que está sucediendo en el campo.

Compartir el conocimiento

Mauricio – La inmediatez nos ofrece la posibilidad de platicar, minutos antes de que entremos al aire a una cata virtual, con enólogos en California, y eso enriquece de forma maravillosa la experiencia, porque tenemos conocimiento de la  etapa exacta en la que se encuentra la vid y cómo se ha ido comportando la cosecha. Eso nos ha acercado muchísimo y nos ha hecho parte de la parte productiva en los viñedos. Y es que el tema de los vinos es infinito: mientras más estudias, más te das cuenta de todo lo que te falta por aprender y conocer.

Ana – Para nosotros, 2020 fue un año muy productivo. ¡Nunca paramos de trabajar y 2021 ha sido igual! Mientras ideábamos nuevas formas de salir adelante, encontramos la fórmula para no parar. Mau es el responsable del empuje y la energía para hacer grandes cosas, de sacarnos de la caja y lograr todas las entregas, que en ocasiones se nos complicaron un poco por la ley seca.

Vendrán tiempos mejores

Mauricio – El eje de nuestras catas siempre fue la esperanza y transmitir que venían tiempos mejores. Hoy nuestro reto es hacer catas virtuales de forma simultánea en distintas sedes; lo hemos logrado ya con el Ipade, transmitiendo en distintas pantallas, conectando con quienes están de manera presencial en las aulas y, al mismo tiempo, con quienes están vía remota en otros sitios.

Ana – Esto lo hemos logrado gracias a que Overclockers nos ofreció Cisco Webex, una plataforma de colaboración segura en la nube que funciona de manera extraordinaria con el equipo Cisco Desk Pro, gracias a la cual podemos estar en tres estados de la república en tiempo real, imagina el alcance que tenemos: ¡300 personas de forma simultánea!

Herramientas digitales interactivas

Mauricio – Lo que más nos apasiona de trabajar con el software de Cisco es que podemos interactuar con el monitor, lo cual nos sirve muchísimo para los mapas y pizarrones, en donde podemos trazar regiones, rutas, diagramas y explicaciones. La nitidez de la imagen es muy buena, la sesión no tiene tiempo límite, por lo que podemos extendernos sin necesidad de volver a entrar a un nuevo link, y lo más importante, la seguridad de la información está altamente protegida.

________________________________________________

Vinos Wagner ha conquistado 67 ciudades alrededor de todo el país, con una propuesta enriquecedora de catas virtuales, en la que no sólo la calidad delos vinos y su transportación es excepcional, sino que la tecnología de conexión, de la mano de Cisco, resulta impecable.

________________________________________________

Interactividad y alta tecnología

Ana – Otra cosa que me encanta, y que resulta muy interactiva, es que si nosotros (los ponentes) nos movemos, la cámara nos sigue, es como tener un camarógrafo en el set que sigue tus movimientos y enfoca lo que estás haciendo. Al momento de explicar o presentar detalles sobre alguna botella, es muy bueno que la cámara nos enfoque en tiempo real.

Mauricio – Para mí la nitidez es muy importante en una cata, ya que en varias ocasiones hemos sumado a Riedel y gracias a Cisco ha sido posible describir los vinos y ver en el monitor su color real y su densidad, es una interacción muy cercana. Así como tenemos vinos de altísimo nivel, para nosotros es súper importante llevar la experiencia de cata a un grado profesional; la cata de los vinos debe ir de la mano de la calidad de la tecnología que empleamos.

Logística internacional de entrega

Mauricio – La transportación de los vinos también es todo un reto. Tenemos el compromiso de entregar los paquetes en un lapso de 24 horas, por eso diseñamos un empaque especial que, además de verse muy bonito, nos ayuda a conservar la temperatura. Son cajas de foami herméticas que ayudan a evitar choques térmicos hasta por 36 horas.

Ana – Desde que salen de Napa, California, los vinos viajan refrigerados, cruzan la aduana y llegan a nuestro almacén en Sonora a un cuarto frío, ahí se preparan para salir a la Ciudad de México donde los espera de nuevo un cuarto climatizado. Nuestro programa de entrega es de lunes a jueves para librar la posibilidad de que cualquier vino quede varado en el almacén de los servicios de paquetería. Desde las oficinas en Sonora y Ciudad de México monitoreamos la trayectoria de cada uno de los paquetes enviados, y así podemos tomar decisiones inmediatas en caso de que surja algún contratiempo.

Mauricio – Una de las catas que más recuerdo fue una corporativa en la que nos enlazamos en varios estados del país y con España; éramos más de 300 personas en distintas regiones y, aunque ya lo habíamos hecho antes, cruzar a otro continente me pareció impresionante. Cada conexión implica un reto, por ejemplo, presentar los vinos a gente que se dedica a la tecnología o de corporativos ajenos al mundo gastronómico de pronto tiene cierto grado de dificultad, pero afortunadamente tenemos todo a nuestro favor para hacerlo impecable.

Catas a gusto del cliente

Ana – Cada una de nuestras catas es distinta, porque tenemos la posibilidad de crear diferentes combinaciones a partir de un portafolio súper rico e interesante; a veces elegimos puros blancos o comparamos uvas, otras jugamos con añadas y ensambles, y cuando tenemos lanzamientos, dedicamos catas enteras a describir a profundidad ese vino. Diseñamos experiencias para todos los gustos y todos los presupuestos.

Mauricio – No hay mayor satisfacción que ver a todos los asistentes a través de sus cámaras brindando a la distancia con nosotros y apreciar sus sonrisas. Es un reto enorme que la gente se sienta en confianza y encienda sus cámaras. Dentro de lo virtual, debemos de crear ese ambiente de cercanía, con la enorme ventaja de que nuestros vinos son buenísimos por sí mismos, así que todo se da de manera natural.