Te gusta

¡Vendimia Viva! en Bodegas Domecq

Una de las vinícolas más grandes e importantes del país celebró la vendimia en un evento muy íntimo, en donde la conexión con la naturaleza fue prioridad y la deliciosa comida de Ensenada acompañó a los vinos de la marca, a 49 años de su llegada a México.

La vendimia es la culminación de las actividades en el viñedo y el momento en que se percibe el resultado de la suma entre las bondades de la naturaleza y la estrategia del binomio enólogo-agrónomo. A estas alturas apenas iniciarán los trabajos en bodega, pero hay muchas razones para celebrar este paso en el ciclo del vino.

Tuvimos la enorme fortuna de acompañar a la bodega en esta vendimia y cosechar con nuestras propias manos los frutos de uno de sus viñedos más emblemáticos: vides de Cabernet Sauvignon de cinco décadas de edad que darán vida a los vinos de Vasija y Viñas Viejas.

Langosta y vinos blancos

La primera parada de esta experiencia fue para almorzar en La Casa de la Langosta, un emblemático lugar de Puerto Nuevo con más de 50 años de servicio, donde pudimos disfrutar los vinos blancos de la bodega, en un maridaje delicioso y casual.

  • XA Blanc de Blancs: sopas de ostiones y sopecitos de marlín.
  • Chateau Domecq Blanco 2020: langosta con mantequilla, frijoles, arroz y tortillas.

Cena en medio del viñedo

Para la primera noche, Alberto Verdeja, winemaker de Bodegas Domecq, nos recibió en una pérgola cubierta de luces en medio de uno de los viñedos de la marca.

El menú estuvo a cargo del chef Roberto Alcocer, del restaurante Malva, quien ofreció platillos elaborados con productos de la región, acompañados de una selección de vinos de la casa hecha por Verdeja.

  • Chateau Domecq Blanco y Chateau Domecq Rosado: mejillones con limón y almeja chocolata
  • Chateau Domecq Tinto y Reserva Real Viognier: pulpo adobado y pescado zarandeado
  • Reserva Real Sirah: panna cotta de cítricos y tartaleta de chocolate con helado de vainilla

Además, después de probar por primera vez el Reserva Real Viognier, Alberto nos compartió un espumoso en el que se encuentra trabajando, el cual apenas había sido embotellado.

Recibiendo el amanecer en el viñedo

El segundo día inició a las 5:00 am en el viñedo de Cabernet Sauvignon. Iniciar a esta hora permite recolectar la fruta más fresca, además de evitar trabajar bajo el intenso calor de mediodía de Valle de Guadalupe.

Una vez explicado el proceso de corte de los racimos, inició la actividad. A petición de Alberto, probamos las uvas que cortamos en sus distintas etapas de maduración, percibiendo la variedad de sensaciones y su profundidad en boca. Al completar dos contenedores de 20 kg se procedió al despalillado y al resguardo del producto en la Bodega de las Misiones, donde se colocó en una vasija de barro antiguo, similar a la utilizada por Verdeja para crear su tinto Vasija, uno de los grandes lanzamientos de este año.

___________________________________________

“La habilidad del equipo elegido para la cosecha será el factor clave para llevar a bodega la base de grandes vinos; es el momento especial en el que cerramos un ciclo vital para la vid y vemos nacer grandes historias de vino” – Alberto Verdeja.

___________________________________________

Una vez que la uva se encontró en la vasija para su vinificación, pudimos probar Vasija Blanco, la nueva creación próxima a lanzarse del winemaker de Bodegas Domecq.

Después de un arduo trabajo en el viñedo, Alberto Ayala, chef de Lienzo Domecq, ofreció un delicioso brunch con los vinos de casa como pilar, y el mar y la montaña como inspiración. Una refrescante paleta helada en una copa de XA Blanco nos recibió en la cómoda terraza con una hermosa vista panorámica a todo el valle.

Chateau Domecq Rosado y Blanco

  • Almeja reina en leche de tigre
  • Ostras en chiles fermentados y botarga
  • Pancetta rostizada, brioche en crema de queso y frutos
  • Borrego braseado en salsa de chiles ahumados, huevo y verdolagas
  • Brioche con queso mascarpone, jalea de canela y frutos rojos

Cata de vinos en la cava subterránea

Una de las marcas de vinos más antiguas de México cuenta con mucha historia y toda ella está guardada en su impresionante cava, un espacio bajo tierra donde se cuidan etiquetas de décadas atrás, pruebas especiales y barricas de vinos elaboradas por todos los enólogos que han pasado por la casa.

Alberto Verdeja, el primer responsable mexicano de la bodega en toda su historia, dirigió una cata de Chateau Domecq, Reserva Real y Reserva Magna, en la que platicó sobre su creación y resolvió todas nuestras dudas.

Cierre con cena de blanco 

La clausura de la vendimia fue una cena espectacular en la cava, donde Gianina Gabaldón, chef del restaurante Olivia, fue la responsable del menú. Sus platillos se mantuvieron en la misma línea, dando prioridad a ingredientes locales.

  • ChateauDomecq Blanco: tostada de pulpo ahumado con erizo y tomate deshidratado
  • ChateauDomecq Blanco y Rosado: ensalada de chayote a la leña con pesto de pepita
  • Reserva Real Syrah: cioppino con naranja, alioli de azafrán y pan hogaza
  • Reserva Magna 2019, 100 % Nebbiolo: trío de mousse; chocolate, café y vainilla

Ese día, el 23 de septiembre de 2021, se cumplieron 49 años de la fundación de Domecq en México, por lo que el festejo resultó doble y con amplia confianza de que el futuro de tan importante vinícola es brillante.