1

Viñedos Llano Colorado

Para apasionados del terroir mexicano.

En el Valle de San Vicente nacen algunas de las uvas más afortunadas de Baja California, pues emergen del trabajo de su característico terroir que, de un color rojo arcilloso, ofrece viñas, viñedos y uvas de envidia.

Todo vino debe expresar las características de su origen y uva, por eso dentro del vino mexicano, Viñedos Llano Colorado es una referencia de uva de calidad, una característica que los consumidores y enólogos cada vez más valoran, y que los amantes de nuestro vino exigen.

Llano Colorado tiene historia: años de tradición y trabajo que parten de los misioneros jesuitas, quienes lograron producir uva en la región para el consumo local. Posteriormente, en los años 60, volvió a florecer la viticultura que ha continuado por más de 70 años. Hoy existen más de 1200 hectáreas dedicadas a la producción de uva para vino, de las cuales poco más de 550 conforman Viñedos Llano Colorado.

En este lugar encontramos paradisíacos paisajes y una variedad de uvas que son la base de los vinos producidos en Baja California. Hemos constatado la extraordinaria geografía, clima y diversidad de sus suelos, además de una nueva generación de viñedos que fortalecerá la vitivinicultura de México.

Viñedos Llano Colorado agrupa cuatro extensiones:

  • Viñedos Agrícolas San José: son 260 ha de Barbera, Merlot, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Grenache.
  • Llano Colorado y Viñedos Agrícolas San José: son 490 ha con viñas de hasta 70 años y otras con 25 años en promedio, cuyas uvas, sujetas a una renovación constante, son Nebbiolo, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Syrah, Barbera, Merlot y Grenache, así como Viognier, Chardonnay y Sauvignon Blanc.
  • Campobaja: con 75 ha de Verdejo, Grenache, Chardonnay, Syrah y Merlot, entre otras.

En este último proyecto se encuentra un viñedo experimental, que en conjunto con uno de los viveros más importantes de Montpellier, Francia, sigue desarrollando la viticultura nacional como parte de uno de los pilares que ha marcado a los propietarios por más de tres generaciones.

Surco Rojo es un vino agradable y ligero, elaborado con una mezcla de Nebbiolo y Cabernet Sauvignon; mientras que Ancón San Vicente, fue creado con la misma combinación, pero a través de un proceso distinto. Ambos reflejan la calidad y excelencia que se puede lograr en el vino mexicano.

Como apasionados de esta bebida debemos conocer y honrar el origen, la singularidad de las zonas vitivinícolas de los valles, los varietales y las uvas, características que se reflejan en el buen vino.