Te gusta

Chanel presenta su nuevo artículo de lujo: vino blanco y rosado.

 El año pasado La Maison adquirió esta etiqueta de vino orgánico cultivado en una isla; es ahora que celebra y presenta la primera cosecha.

 

Los conglomerados de moda siempre han estado diversificando su oferta para expandirse en diversas áreas del mundo luxury, donde los vinos y licores tienen mucha presencia. Pero el tema vinícola no es algo por lo que la casa de moda sea identificada. En 2019, Chanel adquirió la etiqueta de vino blanco y rosado Domaine de l’Ile del enólogo y marinero Sébastien Le Ver, resultando en la cosecha 2019 creada bajo la supervisión de de Nicolas Audebert, gerente de Château Rauzan-Ségla, Châteaux Canon y Berliquet, también parte del portafolio Chanel.

 

 

Isla Porquerolles, espacio ideal para una cosecha excelente

Domaine de l’Ile inicia en 1910 cuando el francés François-Joseph Fournier, un hombre inmensamente rico por el descubrimiento de la veta de oro más grande de México, compró la isla Porquerolles en Hyères, Francia; de 1,254 hectáreas en una subasta como regalo de bodas para su esposa Sylvia, quien devolvió el esplendor agrícola a esta pequeña isla. En 1957, el terreno de llanuras fue repartida entre las cuatro herederas Fournier. Lélia Fournier, esposa de Le Ber, fue la única que no revendió al estado y luchó por conservar su tierra y plantar viñedos para heredarlos a Sébastien Le Ber (nieto de François-Joseph Fournier) quien cerró la negociación con Chanel.

 

 

La salinidad de la isla está presente en ambos vinos.

El entorno de la isla de Porquerolles es perfecto y preciso para obtener vinos blancos y rosados 100% orgánicos. El sabor principal del vino blanco es de fruta blanca madura con matiz floral y una variación de notas secas y frescura. El vino rosado tiene notas dulces, un toque de frutas y aroma floral con un toque salino de la isla.

Chanel actualmente es propiedad de los hermanos Alain y Gerard Wertheimer, criadores de caballos y dueños de viñedos en Provenza y California.