Te gusta

Vino en tiempos de Covid

Ante una situación sin precedentes en el mundo, se ha intentado buscar respuestas para poder adaptarse y responder mejor al comportamiento del mercado. 

Por José Luis Umaña

Durante esta época de pandemia, un factor común identificado en varios países es que el consumo de bebidas alcohólicas, incluyendo el vino, se ha relacionado directamente con la ansiedad generada por el encierro y por la enfermedad misma, aunándose a la incertidumbre laboral, familiar y económica.

A primera vista suena como una noticia alentadora para las vinícolas, sin embargo, contrario a lo que se supone, el número de compradores no ha aumentado de la misma manera. ¿A qué se debe este fenómeno?

Entre los factores relacionados a ello, en primer lugar tenemos la disminución de los canales de adquisición. A excepción de las compras en línea, las tiendas de conveniencia, supermercados, departamentales y de especialidad han restringido sus horarios, incluso en algunas ciudades la venta de alcohol no se ha permitido.

Desafíos y fortalezas en la industria vinícola

En temas de derrama económica -y entendiendo al vino como una industria integral-, el enoturismo también va a cambiar, pues pocas personas están dispuestas a viajar. De acuerdo con diversos reportes recientes sobre adaptación a los nuevos negocios, la mayoría de los viajeros estarían dispuestos a hacerlo en su automóvil, lo cual aumentará el turismo local debido a que un menor porcentaje estaría dispuesto a subirse a un avión y un número reducido haría un crucero.

Las bodegas de vino deberán entonces estar preparadas para optimizar las visitas, cuidar de las condiciones de salud e higiene, y tratar de que el turismo contribuya a la recuperación económica por la baja en las ventas. Otro reto importante que tienen es que la vendimia en el hemisferio norte se acerca y habrá que continuar con la producción. En tiempos de cambio, es importante concentrar esfuerzos en lo que hace sólidas a las empresas. La tecnología es, sin duda, una de las fortalezas de este tiempo. El comercio electrónico se ha vuelto más eficiente y esto ha generado un canal importante que, si bien ya se explotaba, no se había considerado de una forma tan clara, pues una pandemia no formaba parte de la lista de amenazas para las empresas.

La industria del vino tiene retos importantes que está enfrentando de diversas formas, pero con un mismo objetivo: mantenerla viva y productiva. Visitar vinícolas nacionales es una manera de reactivar juntos la economía.